Eduardo Díaz

Actor



Fecha de nacimiento
23 de enero de 1951


Lugar de nacimiento
San Juan, Puerto Rico


Artista emprendedor de intensa labor en la escena nacional, la entrada de Eduardo Díaz García al campo histriónico sucedió por casualidad. Un acercamiento informal a la compañía Teatro del Sesenta en el que pondría a funcionar una grabadora durante un ensayo, supondría que se convertiría en técnico de sonido. Pero las puestas innovadoras escena del colectivo teatral que vió, lo llevaron a despertar el actor innato que había en él.

Sin estudios formales en actuación, Eduardo Díaz entró a Teatro del Sesenta a principios de la década de 1970 en la etapa gloriosa del exitoso “Puerto Rico fua”, que escribió y dirigió el dramaturgo Carlos Ferrari. Con ellos se expuso a experiencias en las tablas que jamás soñó. Viajó al Festival de Nancy en Francia y de regreso al País formó parte de los elencos de obras como “Los titingós de Juan Bobo” (1976), “1898: el último año de la desgracia colonial y el primero de lo mismo” (1977) y “La cocina” (1978). A estas se añadió su protagonización junto a Flor Joglar del exitoso estreno de “Amor en el caserío”. Mas como soldado de fila en esta compañía de vanguardia Eduardo se desempeñó en labores de escenografía y luminotécnica.

A finales de la década de 1970 el actor se unió al dramaturgo Carlos Ferrari y a la actriz Damaris Rodríguez para fundar la compañía Nuestro Teatro. Con dicho colectivo, trabajó en sus diversas facetas actuando en obras como “Mofongo con kétchup”, “La puerca de Juan Bobo”, “La culpa la tiene Pascual”, “Borinquen, este es mi son”; “Anda pa’l sirete” (1984) y “El insólito caso de Miss Piña Colada” (1982) que se presentaron en las salas Teatro Riviera, Teatro Georgetti y, finalmente, en la sede de la compañía Nuestro Teatro (hoy Teatro Ambasador).

Su acertada labor sobre las tablas le mereció el Premio del Círculo de Críticos de Teatro por su protagonización en la comedia “Vida y milagro de Pedro Malasmañas” en 1990. Sin embargo una de sus actuaciones más memorables en esta etapa se dio con la obra “Como chava Chendo” (1988), que más allá de la comedia abordó el tema del complejo mundo de la tercera edad.

Su empuje emprendedor lo llevó a incursionar como comerciante en el Viejo San Juan. Allí convirtió el antiguo Fonda del Callejón en un restaurante/teatro durante un periodo breve de su carrera. Igualmente, en 1993, formó parte del elenco de “Teatruras: actos de qué hablar” que dirigió Tony Chiroldes Carbia.

Complicaciones de salud, lo llevaron a canalizar sus inquietudes a través de otras facetas del arte. En 2004 comenzó a tomar cursos en la Liga de Arte de San Juan. Dos años más tarde realizó una exhibición de sus pinturas en dicho recinto artístico. En lo sucesivo ha continuado desempeñándose en la pintura y en labores fuera de la escena teatral.
Javier Santiago
Fundación Nacional para la Cultura Popular


Autor
Javier Santiago para la Fundación Nacional para la Cultura Popular
Nota
Esta biografía forma parte de los archivos de la Fundación Nacional para la Cultura Popular. En nuestro interés por difundir el conocimiento sobre nuestras grandes figuras, la misma puede ser citada como base de investigación de estudios o como asignación de fines pedagógicos, siempre y cuando se le dé crédito a la Fundación y a su autor, si el mismo ha sido indicado. Todos los derechos están reservados. No se autoriza la reproducción de la misma en medio impreso, técnico o de difusión masiva alguno, con o sin fines comerciales, sin la previa solicitud por escrito a la Fundación y su consecuente aprobación.



Regresar al Listado de Biografías
Deja un comentario