Nicky Aponte: Pasión por crear e instruir

El virtuoso multiinstrumentista se adentró desde muy temprana edad en el arte de la composición; y la responsabilidad de la enseñanza.
El afamado músico puertorriqueño Nicky Aponte se ha destacado tanto en el pentagrama clásico como en el popular. (Foto suministrada)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

La música y Nicky Aponte viajan de manera paralela por el pentagrama de la vida. Desde niño estuvo expuesto a todo tipo de expresión musical. Su progenitora lo llevó a escuchar lo clásico; y su padre contribuyó con lo popular y el jazz.

“Crecí con mucha música, pero lo que más me movía y me mueve es la clásica. Soy de Lajas, y en esos tiempos no había gran exposición a muchas cosas, solo estaban los discos. Recuerdo de niño, con siete u ocho años, ir con mi madre al Festival Casals. Fue una experiencia fuera de serie. Sentí una especie de asombro, aunque nunca hubiera pensado que yo iba a realizar algún día música así”, narró Nicky Aponte vía telefónica desde su natal Lajas.

El desatacado músico lajeño no olvida el impacto que tuvo en su formación las enseñanzas del guitarrista clásico Donald Webb en su paso por la Universidad Interamericana de San Germán. (Foto suministrada)

“A los 14 años comencé con la guitarra… Había una rondalla en la escuela y todo fue tomando velocidad bastante rápido. Cuando estaba en la escuela superior (16 años) la Universidad Interamericana (San Germán) trajo un guitarrista clásico -bastante conocido en ese tiempo- Donald Webb, quien hacía una gira musical educativa por escuelas públicas. Fue a mi escuela y quedé impactado. Yo tocaba melodías de oído y había tratado de aprender a leer música por mi cuenta, de manera no formal. Toqué música para él y me dijo que podía enseñarme”, señaló Aponte pausadamente.

Donald Webb, además de su excelencia como músico, en su tiempo libre gozaba del mar y bucear. Pasaba largos periodos en Lajas, donde disfrutaba de su pasatiempo. Momentos que aprovechaba Nicky para llegar hasta la Inter-San Germán y tomar clases con el experimentado músico. Periodo de gran aprendizaje y adelanto. Desde ese momento supo que se dedicaría a la música. Por lo tanto, la guitarra fue su primer instrumento y fuente de inspiración para su desarrollo musical. Si con la guitarra se inició en el pentagrama musical, ¿Cómo llegó a la guitarra?

Producciones como ‘Mar del Sur’ (1985) -grupo que se destacó en diversos festivales nacionales, incluso en Nueva York- ‘Life in the Big City’ (1992), -genial producción de jazz súper refrescante- ‘Fiebre de primavera’ (2002); y ‘Antología de músicas para violines’ (2013) que contiene 12 movimientos de obras de concierto compuestas entre el 1984 y el 2008 en diferentes combinaciones, documentan gran parte del trabajo de Nicky Aponte. De igual manera, el compositor posee gran cantidad de música que no ha sido plasmada en producciones discográficas.

Algunos de sus primeros arreglos no pudieron ser conservados para la posteridad. (Foto suministrada)

“El violín llegó, ya cuando entré a la Universidad Interamericana (San Germán). No había maestro de guitarra y me dijeron que seleccionara otro instrumento a lo que trataban de conseguir un maestro de guitarra. Aunque seguí con la guitarra por mi cuenta, en la universidad escogí el violín”, explicó el compositor.

Desde esa época -19 años- Aponte compuso mucha música, incluso dio algunas obras a Donald Webb, quien las tocó por otros escenarios. Años bien productivos para el músico puertorriqueño creando obras, que lamentablemente perdió muchas, porque se dañaron partituras; y no pudo recuperarlas.

De la Universidad Interamericana fue a estudiar a Estados Unidos; y había desarrollado un interés muy serio por el jazz. Oportunidad para formar varios grupos en este género.

“Fui a estudiar violín y composición en Nueva York. A mí siempre me llamó mucho la atención la parte intelectual, escribir, componer. Cuando estudiaba con Webb, lo que más le llamaba la atención sobre mí, era precisamente que todo lo que yo tocaba era de mi inspiración. Webb incorporo en su repertorio mis composiciones. Yo tendría 18 o 19 años”, recordó el guitarrista, pianista y chelista.

Durante toda la década de 1980, y parte del 1990, desarrolló grupos de jazz. Además de una gigantesca aportación en otros géneros, tiempo en que colaboró con el cantautor Roy Brown.

“En cuanto a música sinfónica, tengo obras para cuarteto de cuerdas, tres sonatas para violín y piano; varias piezas para violín solo, para cuarteto de cuerdas; una de cuatro movimientos… sonatas para dos violines, tres violines, cuatro violines; y concierto para fagot”, detalló el músico, quien ha realizado innumerables arreglos sinfónicos y para la música popular.

La enseñanza mantiene al profesor Aponte en contacto continuo con las nuevas generaciones. (Foto suministrada)

El virtuosismo de Aponte lo ha llevado a compartir sus conocimientos con otras personas desde muy joven. A los 19 años, ya se dedicaba a la enseñanza, incluso sin recibir paga.

“Puedo decir que llevo toda la vida enseñando. Me gusta mucho… Además, siempre se aprende con los estudiantes. Maestro de violín en la Inter (San Germán) en donde también enseñé cello (chelo). Me envolví mucho con el chelo… Recuerdo que llegó una estudiante bien adelantada, que fue un reto darle clase. Para su recital de graduación, me expresó el deseo de tocar una danza. Buscamos y no había nada, ninguna danza escrita para chelo. Le preparé dos arreglos para cello, me gustó como quedaron. La estudiante las interpretó en su recital; y fue cuando me puse a trabajar con arreglos de danzas refrescantes y canciones patrióticas”, dijo Aponte.

Recientemente, el destacado violista, concertista y educador Joel G. Pagán para su álbum ‘Encantos de mi Tierra’ -destacado por la Fundación Nacional para la Cultura Popular entre las 20 producciones más sobresalientes de 2023- comisionó a Nicky Aponte, las obras ‘Dos galopes’ –obra en dos movimientos- y ‘Seis seises’ música jíbara puertorriqueña bailable y estrechamente asociada con la décima. Piezas con rasgos de música puertorriqueña que Nicky plasmó espectacularmente. Una colección de diferentes seises. El seis influenciado por las culturas española, africana y taína. Al igual, que otra música jíbara, asociada con la Navidad, festivales folklóricos y otras grandes celebraciones.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Estampas del Bronx

El bajista Carlos Henriquez plasma en el disco ‘The South Bronx Story’ lo vivido en su barrio.
Leer más

Piloto que ha dado cátedra

El renombrado actor de teatro, televisión y cine Daniel Lugo se despide de su primer gran amor con la obra ‘Aeroplanos’, junto a Carlos Esteban Fonseca.
Total
0
Share