De luto el pentagrama musical

El maestro Quique Talavera deja un extenso legado de más de cinco décadas llevando su arte a hoteles, programas de televisión, discos y anuncios comerciales.
El maestro Enrique ‘Quique’ Talavera trabajó por muchos años en clubes, hoteles y programas de televisión. (Foto suministrada)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El legado de Quique Talavera (Santurce, 6 de diciembre 1948-3 junio de 2024) es un caudal de experiencia y trayectoria que comenzó como baterista de la Orquesta Antemar de Pilo Suárez, Orquesta Ingeniería y Moncho Usera. Además, su trabajo es recordado por la intensa actividad en hoteles de San Juan, junto a Mickey Juarbe, Atilio Bruni, Pijuan y su Sexteto; y la orquesta del Club La Concha, dirigida por Nino Silva.

La aportación del director de orquesta y arreglista sobrepasó los 55 años en el pentagrama musical con diversas aportaciones que transitan desde orquestas de bailes; la era dorada de los hoteles y clubes; producciones discográficas; revistas musicales; programas de televisión y ‘jingles’ para anuncios comerciales.

Talavera fue responsable de la dirección musical de  magnos conciertos y bohemias que ofrecía el Municipio Autónomo de Carolina a la comunidad. (Foto suministrada)

Inició su carrera como músico profesional en 1965 tocando con orquestas de bailes, hasta que en 1968 dio su paso exitoso para los hoteles de Puerto Rico. Se desempeñó como baterista junto al organista Mike Juarbe, que amenizaba en el Miramar Charter House. Posteriormente tocó en el anexo del Condado Plaza; El Flamboyán y San Gerónimo, alternado con el inolvidable Tito Rodríguez.

Tras grandes experiencias como baterista de un trío en Hotel La Concha, múltiples bailes, acompañar a varios artistas; y la realización de una serie de proyectos, se unió a Nino Silva para tocar en el Hotel La Concha.

A partir de ese momento comenzó a dar los primeros pasos como arreglista y acompañar artistas como Sophy y Carmita Jiménez. Más tarde, debutó junto a Sophy en su primera presentación en Caribe Hilton; lo que le permitió continuar el trabajo como director y arreglista de distintos cantantes.

Talavera continuó realizando arreglos para grabaciones y llegó una oportunidad para viajar a Ecuador, donde permaneció por tres meses produciendo proyectos discográficos para diferentes artistas de ese país. Tras su regreso a Puerto Rico, colaboró con Julio Ángel y Los Condes en una serie de presentaciones, hasta que se presentó la oportunidad de convertirse en director musical de la Orquesta del Club Caribe, del Caribe Hilton. Fue participe de las dos producciones navideñas de Julio Ángel; además de viajar como director musical del cantante Basilio, Olga Guillot y Roberto Ledesma por mencionar algunos.

Es recordado por su excelente labor musical dirigiendo a figuras como Carmita Jiménez (en la foto), Chucho Avellanet, Marco Antonio Muñiz y Sophy, entre otros. (Foto FB/QT)

Fue director musical de las presentaciones de Tony D’ Astro y su revista musical; y también, director de su programa de televisión en WIPR. En 1996, dio inicio el Show de Chucho en WIPR y se convirtió en el director musical del programa. Junto a Chucho Avellanet trabajó casi cinco décadas.

Arreglista & director musical de presentaciones personales y  más de (45) discos; y artistas como: Iris Chacón, Cheo Feliciano, Tony Croatto, Blanca Rosa Gil, Yolandita Monge, Gilberto Monroig, José Luis Monero, Marco Antonio Muñiz, Gilberto Santa Rosa, Pijuan, Trío Borinquén, Lucecita, Basilio, Flor de Loto, José Luis Rodríguez, Armando Manzanero y Wilkins, entre otros.

En los últimos años, el músico legó dos documentos extraordinarios; el álbum ‘Quique Talavera y sus amigos’ (2020) y el libro ‘Metamorfosis musical de Puerto Rico de 1959 al presente’. El disco formó parte de la selección de la Fundación para la Cultura Popular de las 20 producciones más sobresalientes de 2020.

El álbum es un fabuloso trabajo rodeado por grandes amigos; y el libro un documento histórico que incluye 400 fotografías que recogen momentos, presentaciones de artistas e imágenes de cómo era la actividad musical en ese momento en hoteles y clubes.

Tres grandes del pentagrama musical puertorriqueño: los maestros Pedro Rivera Toledo, Quique Talavera y Raymond Torres-Santos. (Foto FB/RTS)

También, fue director de la Orquesta de Concierto de Carolina, y se mantuvo liderando ‘Quique Talavera y su Orquesta’, por más de dos décadas.

“Como maestro de música, como ser humano, un líder extraordinario… su trabajo era una dedicación al respeto del músico. Cuando regañaba lo hacía con elegancia y tesón. Explicaba qué era lo que deseaba… una gran persona”, dijo Jesús ‘Chucho’ Maldonado, percusionista de la Orquesta de Quique Talavera por más de 25 años.

“Trabajé junto a Quique con Marco Antonio Muñiz y Chucho Avellanet…lo conozco desde hace mucho tiempo. Desde la década de 1970… Acompañamos por mucho tiempo a Chucho en el canal 6”, detalló Maldonado, quien expresó que la Orquesta de Quique Talavera, se mantenía bien activa. Recordó que, el maestro dividía su trabajo con su banda y la Orquesta de Concierto de Carolina. La última presentación de la Orquesta de Quique Talavera fue en el Castillo Serrallés de Ponce.

 

Talavera (quinto de izquierda a derecha, línea lateral) junto a los integrantes de su orquesta. (Foto suministrada)
Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Total
0
Share