Cautivado por el folclor boricua

El japonés Yoshiaki Ito, mejor conocido como ‘Mofongo-Ito’, es un hijo adoptivo de Borinquen que divulga nuestra música en la ‘tierra del sol naciente’.
Yoshiaki Ito vivió en Puerto Rico en la década de 1990. (Foto Javier Santiago / Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

La expresión facial y sonrisa que emana Yoshiaki Ito (Mofongo-Ito) al escuchar algún ritmo folclórico boricua no tiene precio. Es una afinidad que parecería innata e inexplicable. Un japonés enamorado y cautivado por el folclor boricua.

Por un periodo de cinco años -a finales de 1990- Mofongo Ito vivió en Puerto Rico y se afianzó a nuestra cultura musical. Desarrolló un interés particular por la danza, salsa, bomba y plena.

En su pasada visita a Puerto Rico disfrutó de la presentación de la folclorista Margarita “Tata” Cepeda y su grupo Gracimá en el Festival Claridad. (Foto FB/TC)

Como en otras ocasiones, llegó hasta la Fundación Nacional para la Cultura Popular (FNCP) en busca de producciones discográficas nuevas, para llevarlas a su natal Japón. Con su naturalidad, humildad y en nuestro vernáculo, habló sobre su pasión por los ritmos nacionales y la experiencia de vivir en ‘la isla del encanto’.

“Viví en Puerto Rico durante cinco años… y en ese momento, me encontré con la música boricua. La danza, ritmos jíbaros, bomba, plena, salsa y hasta reguetón. Todas… las encontré muy fascinantes”, dijo mientras articuló expresiones con sus manos, con calma; y ofrendando una sonrisa de extremo a extremo.

Luego de dar un recorrido, por la tienda de la FNCP y reservar diversos discos para comprarlos, comentó: “Puerto Rico es una isla no muy grande, pero con muchas buenas melodías… canciones hermosas. Comencé a investigar sobre cada género musical. Y me fascinó toda esta música. Vivo en Japón, donde trabajo como periodista musical de jazz y música caribeña. Y siempre estoy esperando nuevas grabaciones de sus fascinantes músicos, cantantes y compositores”, señaló mientras se esmeraba en poder comunicar sus pensamientos.

Durante el tiempo que residió en Puerto Rico pudo deleitarse de todo folclor posible. Festivales, conciertos, fiestas, tradicionales, y encuentros con músicos que despertaron un interés muy pasional.

Todo eso lo empacó y lo llevó a Japón para exponerlo. Pero la pregunta obligada es ¿Cómo reacciona el público japonés al escuchar la bomba u otros ritmos o géneros nacionales en talleres o presentaciones?

Ito junto a la profesora y cantante Nelie Lebrón Robles  y el profesor Dr. Emanuel Dufrasne. (Foto FB/MI)

“A muchos japoneses le gusta la salsa, muy en especial a los bailadores. A otros, le llama mucho la atención la bomba y la plena. No conocen mucho sobre ellas, pero les gusta. Cuando en el taller cantamos y tocamos lo sienten muy bien… Están contentos con la salsa, pero ya se han empezado a escuchar con fuerza la bomba y plena”, dijo sonriendo.

“Con nuestros talleres tienen la oportunidad de ver panderos y ver y escuchar cómo se toca… a la vez de recibir el sonido en vivo. Sienten la vibración de la bomba y la plena… Yo toco un poco de cuatro puertorriqueño que compré y me llevé para Japón. No toco muy bien, pero con vídeos de Edwin Colon Zayas y observando a Prodigio y Christian Nieves, poco a poco voy intentando tocar un aguinaldo. El sonido del cuatro es muy bello. Es diferente al sonido de la guitarra o el tres cubano. Me gusta mucho”, expresó mientras formaba sus manos simulando tocar el cuatro.

Yoshiaki participa de un encuentro de bomba al Son del Batey. (Foto FB/MI)

Mofongo Ito, señaló que en Tokío existe el restaurante cubano – Bodeguita – en donde hay comida típica de Cuba. Allí ocasionalmente tienen oportunidad de tocar y encender con ritmos sabrosos el lugar. Precisamente, por su vídeos y fotos en sus redes sociales, la cuatrista puertorriqueña Maribel Delgado escribió: “Hoy deseo resaltar la labor cultural que está realizando nuestro amigo Yoshiaki (Mofongo Ito) desde Tokío, Japón. Yoshiaki no solo toca el cuatro puertorriqueño, y otros instrumentos de Puerto Rico, sino que es líder de un grupo de japoneses los cuales se reúnen para aprender bailes de bomba, plena, salsa y de folclor de la Isla. También fue estudiante un tiempo de cuatristas.com… Muy orgullosa de la labor que estás realizando para con la música puertorriqueña desde Japón. ¡Te aplaudo y reconozco, bravo…!”

El japonés admitió ser un fanático y admirar mucho los temas de controversia e improvisación interpretado por los trovadores nacionales. Además, dijo que, al escucharlos se conmueve y lo llena de gran sentimiento.

“Aquí me llevo el nuevo disco de la cuatrista Fabiola Méndez – “Flora campestre” – y de otros músicos boricuas que están haciendo jazz con fusiones puertorriqueñas. Escribo sobre jazz latino y me gusta comentar sobre estos proyectos interesantes”, señaló el japonés que se enamoró y encantó de la cultura, música y comida boricua, aprendió español; y adoptó el apodo Mofongo.

 

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

El siempre apasionado Elmer

Por Waldo D. Covas Quevedo Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Le costó literalmente sangre pero logró…
Total
0
Share