A son de ‘cubop’ Zaccai Curtis

El pianista, compositor y arreglista expone su pasión por la tradición del jazz y el bebop; inmerso en el mundo del jazz afrocubano.
Zaccai Curtis se destaca en todos los aspectos de su trabajo de manera eficaz. (Foto suministrada)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Zaccai Curtis es de los músicos que va en un ascenso constante. Talento extraordinario que desde su despunte dejó claro su calidad. Proyectos con Ángel ‘Papo’ Vázquez, Christian Scott, Donald Harrison, Andy González, Little Johnny Rivero; y junto a su hermano Luques en ‘Curtis Brother Quartet’ han plasmado claramente, su virtuosismo.

El multiifacético músico se destaca en todos los aspectos de su trabajo de manera eficaz. Intérprete, compositor, educador y productor. Un artista que muestra dominio del jazz y jazz afrocubano. En su carrera como compositor, ha ganado tres veces el premio ‘ASCAP Young Jazz Composer’, recibió la beca para artistas -de la Comisión de Turismo de Connecticut- y la beca New Jazz Works de Chamber Music America.

Mientras que, como intérprete, ha sido escogido dos veces para el programa Jazz Ambassador del Departamento de Estado de Estados Unidos; y en 2020 fue seleccionado como “Estrella en ascenso” en la encuesta de críticos de DownBeat.

El talentoso músico fue seleccionado en 2020 como “Estrella en ascenso” en la encuesta de críticos de DownBeat. (Foto suministrada)

En la faceta de educador, ocupa puestos de profesor en la Universidad de Hartford y la Universidad de Rhode Island; además, que su labor de productor le logró una nominación al Grammy por su trabajo ‘Entre colegas’ de Andy González.

Después de propuestas musicales exquisitas como ‘Nuestro Tango’ -con la participación de Luques Curtis y Natalie Fernández- y ‘Sonido solar’ con la complicidad de Luques, Jonathan Powell, Louis Fouché y Jeremy Powell, entre otros (producción destacada por la Fundación Nacional para la Cultura Popular entre las 20 producciones más sobresalientes de 2022) el pianista ofrece un nuevo manjar, ‘Cubop lives’.

Tras lograr coordinar de forma eficaz sus destrezas en cada área musical, llega en un viaje cercano a su corazón. ‘Cubop Lives’ es un álbum donde recoge la cosecha sembrada de su trabajo como compositor, arreglista, intérprete y educador; repleto de la tradición del jazz afrocubano. Más simple, ofrenda la pasión por la tradición del jazz y el bebop, inmerso en el Jazz afrocubano. Homenaje a grandes músicos que unieron la distintiva fusión de estas culturas musicales.

“Quería hacer un álbum de época que aportara una nueva perspectiva a un estilo más antiguo, uno que no estuviera cubierto de la manera que pensé que podría ser. Este proyecto señala los inicios del ‘jazz fusión’ y la combinación de culturas que se relacionaban entre sí, social, política y, por supuesto, musicalmente”, destacó Zaccai Curtis, sobre su nuevo proyecto.

“Quiero que el público disfrute de la música… que se sientan cómodos y se olviden del mundo… que los ritmos y las melodías los guíen a través de una meditación musical por 72 minutos. La unión de los ritmos latinos y el jazz se remonta al menos a principios del siglo XIX, cuando estos ritmos todavía se consideraban africanos y se tocaban en Congo Square (Nueva Orleans). Más tarde, fue adoptado por varios instrumentistas para crear los ritmos punteados de ‘ragtime’ antes de ser colocado en las líneas de bajo de la mano izquierda de ‘Stride Piano’ a finales del siglo XIX. La música estadounidense tiene la suerte de tener conexiones tan increíbles con África y Cubop es una de las formas más influyentes para desarrollarse a partir de eso. La música latina-cubana es muy sincopada y el bebop tiene una armonía y un ritmo increíblemente densos. Estos dos estilos se complementan tan bien que me gusta creer que la combinación era inevitable”, señaló el pianista.

En su álbum Zaccai recoge la cosecha sembrada de su trabajo como compositor, arreglista, intérprete y educador; repleto de la tradición del jazz afrocubano. (Foto suministrada)

El título del álbum tiene múltiples significados. ‘Cubop’ se refiere a la fusión cultural y musical de la música cubana con el bebop. Al hacer referencia a cubop en el título, ha alineado deliberadamente el álbum para reconocer y denotar la música de luminarias como Machito, Dizzy Gillespie, Mario Bauzá y Chano Pozo.

“He trabajado con el ‘big boss’ Donald Harrrison, Ralph Peterson, Andy González y, hasta el día de hoy, el gran Eddie Palmieri. Ellos han sido mis guías, maestros y mentores… También puedo incluir en esa categoría a Cindy Blackman-Santana y Brian Lynch. He trabajado con algunos de estos artistas durante más de 10 años. Todos son muy diferentes, pero también similares en muchos aspectos y eso es lo que se expresa en mi música”, dijo.

“Este álbum es un poco diferente, ya que es un trabajo de época. Quería hacer una declaración sobre lo importantes que son para mí ambos lados de esta música. El bebop y la música cubana siempre compartirán ese lugar especial en mi alma, incluso cuando incursione en música de diferentes estilos. No solo aprecio a estos grandes músicos, sino a los s que nunca conocí como Noro Morales, Machito, Dizzy, Chano, Charlie Palmieri entre otros”, comentó nostálgicamente.

Precisamente, la producción tiene un sonido mágico que recuerda esos trabajos de 1950 y 1960 en donde el piano como protagonista maraca la pauta ante un buen afinque de bajo; y sabiamente acompañado por la percusión. A la misma vez logra ese contraste estupendo de nuevos tiempos, por la técnica y esencia de Curtis.

El pianista aporta grandemente con tres composiciones: ‘Earl’ (rinde homenaje a Bud Powell), ‘Black Rice’ (blues) ‘Lets Do’ it Again’ (un mambo que presenta una sección rítmica inclinada hacia la sensibilidad del bebop con giros y vueltas en los cambios de acordes).

Las piezas de este álbum ya sean compuestas o arregladas por Curtis, dejan claro el linaje artístico en el que se inspira. Una de las formas más notables es a través de la ‘Suite Noro Morales’, una colección de cuatro piezas del gran pianista puertorriqueño. La suite comienza con ‘María Cervantes’ y continúa con ‘Oye Men’, antes de pasar a ‘Stromboli’ y concluir con ‘Rumbambola’.

El personal del álbum incluye un elenco gigante dentro del mundo del jazz afrocubano: Willie Martínez (batería, voz, timbales), Camilo Molina (percusión, Reinaldo De Jesús (percusión, batería), y el hermano del líder de la banda, Luques Curtis (bajo).

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Cautivo de la docencia y el pentagrama

Elías Santos Celpa, catedrático asociado del Conservatorio de Música de Puerto Rico, lleva 16 años transmitiendo conocimientos, experiencias y legando interesantes proyectos.
Total
0
Share