Wilda Rodríguez… sin medias tintas

La autora del libro ‘Periodismo puertorriqueño… Un deber con la memoria’, considera que ‘los periodistas padecen de los mismos miedos que tiene el país’.
Las intensas vivencias de Wilda Rodríguez en el periodismo se plasman en su nuevo libro editado por Filos. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Por Edgar Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Hace justo un año entrevistamos a la veterana periodista Wilda Rodríguez durante la Feria Anual del Libro en Bellas Artes de Caguas. En esta ocasión, volvimos a tener un corto -apenas 13 minutos- pero ameno diálogo con la comunicadora en el mismo recinto y nueva edición del evento, enfocado en su libro “Periodismo puertorriqueño… Un deber con la memoria”.

Ella es una mujer que ha vivido, clara, directa, profunda, ¡sabia! Mientras la Sala Carmita Jiménez del recinto de entretenimiento estaba atestada de público buscando su texto favorito en distintos exhibidores, Rodríguez comenzó diciendo, “este es un libro que siempre quise escribir”. Su respuesta parecería parte de una campaña de promoción, pero no… Lo dijo con el alma, revalidando su verdadera vocación. De inmediato, añadió, “por fin lo hice. Creo que es un libro muy necesario en Puerto Rico, no solamente para los que aspiran a ser periodistas, sino también para la gente que tiende a hablar del periodismo puertorriqueño sin conocerlo bien y tiende a ser muy duro, muy crítico…”.

La autora destacó, “lo que pretendo con este libro es, precisamente, presentar el periodismo puertorriqueño como lo que es. Por lo regular, el periodismo en otros países es muy azaroso físicamente. Tú estás en peligro siempre de que te maten, de que te asesinen. En Puerto Rico, el periodismo es éticamente azaroso. Eso lo planteo aquí muy bien. Es éticamente azaroso desde la misma definición de nuestro periodismo. Aquí el oficio del periodismo se entiende de muchas maneras, cuando realmente es el mismo como en cualquier parte del mundo. Lo único que el de nosotros tiene unas particularidades y una trayectoria diferente, por ejemplo, aquí los periodistas le tienen miedo a la palabra ‘colonia’, como el resto del País”.

El nuevo libro de Wilda Rodríguez es lectura obligada para estudiosos de las comunicaciones y futuros periodistas. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Wilda Rodríguez, quien laboró en los periódicos El Mundo y El Nuevo Día, más en estaciones radiales y televisión, puntualizó que “los periodistas padecen de los mismos miedos que tiene el País, que tiene la mayor parte de los puertorriqueños: el miedo a las palabras ‘libertad’, ‘colonia’, al ‘coloniaje’”.

A los aspirantes a periodistas, ella muestra la ruta en el libro sobre “qué deben saber sobre sí mismos, qué deben realmente tener, qué deben llevar al oficio antes de entrar”.

Explicó que “un estudiante de periodismo no puede llegar a la universidad a pretender que le enseñen a leer y a escribir. Ese es un problema que nosotros tenemos. Muchos estudiantes de escuela secundaria en Puerto Rico tienen muchas dificultades en la lectura, ¡en escribir!”.

Wilda expuso que ese estudiante tiene dos alternativas: reconocer sus limitaciones -y te dedicas a sobreponer éstas- o piensas que estás bien y te conformas. “Te es satisfactorio lo que sabes. Eso puede estar bueno para cualquier otro estudiante, pero aquel que quiere estudiar periodismo tiene que estar bien consciente de que debe aprender el oficio con unas destrezas básicas de interpretación, de lectura, de cultura, sino lo hace, va a perder el tiempo, va a ser un periodista mediocre”.

Inmediatamente, mencionó que los profesores de periodismo no pueden hacer nada ante esa realidad, porque “el sistema educativo de nosotros, prácticamente, es un negocio”.

Directa, sin paños tibios, la también autora de las novelas “El Cartel del Papel” -sobre la corrupción en Puerto Rico- y “Las Vivianas” – política ficción, pero que considera que no es tan ficción porque está tomada de todas sus experiencias como periodista en la vida real- comentó que aquellas escuelas de Comunicaciones con profesores que no tienen experiencia laboral buscando la noticia en la calle, eso “no es saludable”.

Precisamente, la contraportada de su libro “Periodismo puertorriqueño… Un deber con la memoria”, escrita por el periodista y profesor universitario Israel Rodríguez Sánchez, se establece, aseguró Wilda, que “lo que yo pretendo aquí es el lenguaje coloquial, pero con el rigor de la academia”.

La también chef, que cuenta entre sus libros con “Recetas contadas, La Cocina de una Periodista”, fue más allá al sentenciar que tanto en su profesión como el puertorriqueño común deben tener una noción básica de su historia, de la historia del País, de lo que es el status. Recalcó, también, que en la profesión muy pocos estudiantes conocen la historia del periodismo puertorriqueño.

Para completar las 369 páginas de “Periodismo puertorriqueño… Un deber con la memoria”, ella tardó varios años antes de entregarlo listo a Editoral Filos. “Es también el primer libro que me publica una editorial. Anteriormente, yo me dedicaba a publicarlos. ¡Este es mi sexto libro! Realmente ya uno no tiene los recursos para (hacerlo)”, admitió.

Antes de que comenzara a firmar su libro a sus lectores pudimos conocer cuáles son sus próximos planes. “Siempre he querido hacer un libro entrevistando a algunos periodistas que han sido malentendidos o malinterpretados, por ejemplo, a uno que consideren ‘payolero’”, adelantó, como un posible tema a elaborar.

Como punto final en este encuentro con la Fundación Nacional para la Cultura Popular en la Ciudad Criolla, Wilda Rodríguez dijo, que hoy con las redes sociales cualquier persona publica informaciones, pero que “la buena noticia sobre esto es que el verdadero periodista siempre se destaca en cualquier lugar del mundo y época… Ese periodista apócrifo, que coge las redes sociales para publicar información que él considera la verdad aunque no lo sea, no dura mucho… Hay muchos periodistas que ya no pueden trabajar en medios, porque han mermado (las plazas) por la economía, por las redes sociales, pues están buscando la manera de ser independientes”.

“Siempre he dicho que el periodismo puertorriqueño se pare a sí mismo. Creo que el periodismo puertorriqueño tiene otra vez la oportunidad de parirse a sí mismo…”, cerró, satisfecha por el deber cumplido, aunque ahora es que tiene una misión de la que está consciente: preparar nuevas generaciones de periodistas… y ¡decir verdades sin medias tintas!

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

¡Justicia para Myrta Silva!

La joven cantante Karla Marie pone voz a tres temas emblemáticos de Myrta Silva en un homenaje a la inolvidable artista puertorriqueña.
Total
0
Share