Improvisación y sonido mágico

El debut discográfico del baterista puertorriqueño Willy Rodríguez con ‘Seeing Sounds’ presenta un jazz en donde abunda la frescura y libertad creativa.
Willy Rodríguez posee una amplia gama de colores multiculturales que lo han llevado a buscar su estilo y sonido libre. (Foto Leslie Farinacci)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El baterista boricua radicado en Nueva York, Willy Rodríguez atinó en el blanco con su primer proyecto discográfico como líder ‘Seeing Sounds’ donde envuelve una mágica brutal sonora repleta de gran libertad interpretativa. Candidez y elegancia muestran un estilo de trabajo que el tiempo, ha forjado. Un desarrollo que Rodríguez trabajó sin prisa, pero con mucho tesón.

La misma apertura creativa, libre y soberana que ejecuta con los palos sobre los tambores y platillos; es la misma que poseen los cómplices en el proyecto: Jason Palmer (trompetista), Hery Paz (saxofonista), Leo Genovese (pianista), John Hébert y Kenneth Jiménez (bajo), el diseñador de sonido Tehn Vega; y su invitado de lujo el saxofonista Dave Liebman.

Filosofías vanguardistas, improvisación abierta o libre marcan el tempo de la producción. La unidad y conexión parece destacar que tocan desde hace mucho tiempo; más el denominador común más allá de ser colegas, los une la fraternidad, amistad y hermandad. Pie forzado y elemento importante para desarrollar y presentar ese sonido mágico. Un punto culminante a la preparación y la búsqueda de ese sonido, que ya hablamos. Willy lo buscó con ansias y lo encontró. Propia expresión sonora.

La producción ‘Seeing Sounds; representa un exitoso paso de Rodríguez como líder, en donde la libertad y apertura de la creatividad e improvisación son las protagonistas. (Foto suministrada)

En su sangre fluye mucha información musical. Como hijo de un timbalero, también probó la esencia del timbal; y tocando en bandas de rock latino intercaló esos colores rítmicos que permiten viajar por múltiples experiencias. Rica diversidad cultural afrocaribeña que lo llevó a soñar y forjarse en Berklee College of Music. Grandes influencias lo ensenaron a mirar y absorber a figuras notables y destacadas como Roy Haynes, Tony Williams, Elvin Jones, Jack DeJohnette y Terri Lyne Carrington.

Colaboraciones con George Garzone, Melissa Aldana, John Ellis y la chilena Mon Laferte, entre otros, lo han llevado por senderos multiculturales; hasta el encuentro con el destacado saxofonista Dave Liebman, que lo impulsó a ir con mayor ímpetu por la improvisación.

‘Seeing Sounds’ crea un espacio natural donde fluye todo sin sentirse nada forzado. El líder y los acompañantes recurren a la creatividad y libertad sin ningún tipo de ataduras. Rodríguez es el compositor de la mayoría de los temas, pero a la vez, brinda espacio para composiciones de Paz, Genovese y Liebman.

Entre los temas, encontramos ‘Roy’s Masterplan’ que presenta un fascinante intercambio entre Palmer (trompeta) y Paz (saxofón); y ‘Where There’s A Will, There’s A Way’, retrata la conexión de más de una década de Rodríguez (batería) y Palmer (trompeta) tocando juntos.

De otra parte, ‘Guaní’ -lleva el nombre del colibrí de pico largo que se encuentra en varias partes del Caribe- suena sobre un patrón de vals de 3/4 pero con una sensación de 4/4; mientras la banda improvisa cinco frases extraídas por el compositor. La aportación de Liebman es un transe entre lo majestuoso, virtuoso y didáctico. Manjar para los sentidos.

‘Waltz Dilemma’ viaja entre compases con el bajo de Jiménez anclando a la radiante batería de Rodríguez detrás del brillante fraseo del piano de Genovese; ‘El infinito de tu amor’, representa un caudal de emociones que fluye de la armonía de Liebman y Palmer; y ‘Un pequeño desahogo’ (A Little Relief) toma la forma de la información polifónica que Rodríguez puede exprimir en una canción en pocos minutos.

Rodríguez conmueve y ejecuta en ‘Self Love’, la imposición de fuerza y sensibilidad, agarrada de la creatividad y técnica. Además, celebra el profundo impacto influyente que los bateristas Ralph Peterson Jr. y Bob Gulloti han tenido en su vida. Por lo que concluye el álbum con ‘Praise’, una alegre composición de Genovese que recuerda los estilos musicales de estos maestros bateristas.

‘Seeing Sounds’ es un encuentro de Rodríguez y sus amigos, que evocan magistralmente la encomienda del jazz, la improvisación. De una manera ingeniosa de imprimir sonoridad con una amplia gama de colores. Bravo debut de Willy Rodríguez.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Mágico ‘El jardín’

Por Joselo Arroyo Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Para el año 1989, en Puerto Rico, el…
Leer más

Y la ‘luz’ continuará…

Por Gabriela Ortiz Díaz Para Fundación Nacional para la Cultura Popular ¿Cuán intrigante sería entrar a una sala…
Leer más

Voz, clave y sentimiento

Choco Orta se consolida con su nuevo disco como uno de los talentos de mayor credibilidad en la salsa.
Total
0
Share