El teatro desde la amistad

Con el asomo de la obra ‘WPRI Internacional’, el actor José Brocco y la productora Adriana Pantoja hablan del respeto y la admiración mutua que se profesan más allá de las tablas.
El actor José Brocco y la dramaturga y productora Adriana Pantoja en la filmación de la película “Agonía” realizada en 2017. (Foto Cristina Martínez Mattei)

Por Alina Marrero
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

LLegó el 27 de marzo, fecha en la cual se conmemora el Día Mundial del Teatro. El mensaje de este año surge del corazón del dramaturgo noruego, ganador del Premio Nobel de Literatura 2023, John Fosse.

“El arte es paz”, es el título que Fosse le ha dado a sus palabras. ¡Estamos de acuerdo! Un valor poderoso para la paz es la amistad. En un mundo de memes y deslealtades, la amistad es una joya resplandeciente, la cual valoramos infinitamente.

A tales efectos, -y con motivo del estreno de “WPRI, Radio Internacional”, pieza original de Adriana Pantoja, que celebra los 35 años de la compañía Cuarzo Blanco y forma parte de la edición #61 del Festival de Teatro Puertorriqueño del Instituto de Cultura Puertorriqueña-, nos acercamos a la dramaturga y al actor José Brocco para indagar en una amistad que data de cerca de 30 años, en la cual han compartido tanto la dicha de la actividad profesional como de la personal.

José Brocco es “Vicente”, en la nueva obra “WPRI, Radio Internacional”, pieza que forma parte de la edición #61 del Festival de Teatro Puertorriqueño del Instituto de Cultura Puertorriqueña. (Foto)

“Conozco a José Brocco desde 1996”, manifestó Pantoja, “pero no fue hasta 1999 que él trabajó oficialmente bajo mi dirección. En 1996, en el Ateneo Puertorriqueño, vi obras en las cuales Brocco participó junto a Jorge Dieppa, actores que pertenecían al entonces Conservatorio de Arte Dramático de la prestigiosa institución. Ambos habían sido estudiantes de Félix Díaz, en el RUM Mayagüez y se perfilaban como actores de excelencia”, nos contó la también productora y directora.

“En 1995, yo estaba produciendo la Serie de Teatro de Cámara, con la cual presenté obras de distintos dramaturgos puertorriqueños contemporáneos. Las piezas tenían una duración de no más de hora y media y se suponía que se presentara una por mes, en el Teatro Salvador Brau (antiguo Teatro del Telégrafo), en Santurce”.

“Comencé este proyecto en 1994, en la Universidad de Puerto Rico. En 1995, lo llevé a nivel profesional. Pero, de seis piezas programadas ese año, solo se pudieron estrenar dos, durante los meses octubre y diciembre: “Muera el recuerdo” y “Aniversario”, respectivamente. En ese entonces, el teatro Salvador Brau estaba bajo la tutela de la Puerto Rico Telephone Company; y la administración de esta agencia decidió, sin darnos mucha explicación, sacarnos del teatro y suspender el acuerdo firmado entre las partes”, contó Pantoja.

“En 1996, fuimos acogidos por el profesor y dramaturgo Roberto Ramos-Perea, en el Ateneo Puertorriqueño. Y, entonces, la Serie de Teatro de Cámara se presentó oficialmente, una obra por fin de semana, desde junio hasta agosto”.

Así las cosas, la Serie de Teatro de Cámara estrenó seis obras: “Área de fumar”, de Miguel Diffoot; “Destino: lote 40” y “Muera el recuerdo”, de Adriana Pantoja; “Polos opuestos”, de Vincent Landrau; “Des-tierro”, de Pedro Rodiz; y “Puertorriqueños típicos”, de Rafael Ortiz. Ésta última fue realizada por Javier Ortiz, hijo del distinguido dramaturgo.

Como parte de la Serie, Ortiz también presentó su obra en el Instituto de Cultura Puertorriqueña y José Brocco sustituyó a uno de los actores. “En ese momento, comenzamos la amistad. Con el tiempo, hemos descubierto que tenemos los mismos principios y muy parecidas formas de pensar”, confesó Adriana Pantoja.

En 1999, José Brocco protagonizó el musical teatral para niños “Gusito se enamora”, de Adriana Pantoja. Mientras trabajaban, ella se dio cuenta de algo que provocó su admiración.

“Sin dejar rastro”, filmada en 2009, fue una de las producciones que han trabajado juntos. (Foto Julio García)

“No lo sabíamos con exactitud en ese momento, pero Brocco padece de amusia, una condición que lo hace incapaz de reconocer diferentes aspectos relacionados con la música. A pesar de eso, interpretó a Gusito, con sus bailes y canciones. Y, como no lograba bailar muy bien, se le sacó partido a eso: hicimos un gusanito que bailaba gracioso. Y Jorge Dieppa grabó las canciones que el personaje de Brocco cantaba”, nos dijo la directora sobre el particular.

Luego de “Gusito se enamora”, José Brocco sustituyó a Jorge Dieppa en “Reflejos”, de Adriana Pantoja, cuando la obra se repuso en 1999 y se presentó en el Festival de Teatro de Barranquilla, Colombia. Y entonces, consecutivamente, trabajó como actor en “Caras”; “El nuevo Macbeth”; “Muerto vino y se fue”; “Otra noche de Halloween”; “Peces al ataque”; y “El sueño de Dalí”, entre varias piezas más. Igualmente, el histrión ha trabajado en el área técnica de otras piezas de Cuarzo Blanco, Inc.

Adriana recordó que, en 2015, cuando José Brocco vivía en Miami, el actor natural de Guayanilla no tuvo reparos en venir a Puerto Rico para hacer el personaje principal de la obra “Mural-Espejo”, además de realizar el arte gráfico de la pieza, la cual fue la primera incursión de Pantoja en un evento de Campechada. La productora ha realizado muchos proyectos con Brocco, además de teatro: viajes, libros, fotos, cine… Y ella espera que sean muchos más.

“Confío plenamente en muy pocas personas, tanto en lo personal como en lo profesional. Y Brocco es una de esas personas. Él es un ser humano sumamente creativo, solidario y honesto. Cuando dio sus primeros pasos en el teatro, aunque joven, siempre vi que tenía lo necesario para llegar hasta donde ha llegado. En eso nos parecemos: él se fija una meta y logra su objetivo, caminando sin prisa, pero sin pausa”.

Después de 35 años de quehacer artístico continuo, Pantoja se siente bien y satisfecha. No obstante, admite que es triste que, ante cada producción, sienta que está creando la rueda nuevamente.

En 2018 el histrión trabajó en la producción “Mural Espejo”. (Foto Cristina Martínez Mattei)

“Me refiero a todo lo que tiene que ver con producción. Yo sé que el cambio es lo único seguro que tenemos, pero a veces son cosas hasta innecesarias… Pero nada, eso es lo que hay y con eso brego a diario; no me detengo. Son frustraciones normales, imagino. Las sufro, pero no me detengo. Yo no me detengo a pelear, no me detengo a quejarme. ¿Para qué? El poco tiempo que puedas tener para hacer un proyecto, se lo debes dedicar al proyecto. De modo que, si me piden un papel, un documento, lo que sea, lo proporciono y ya; si me piden una carta, la hago y ya. Y continúo”, nos dijo con sinceridad.

“Cuando empecé en 1989, no sabía en lo que me estaba metiendo, en términos de producción. He dicho, en ocasiones anteriores, que, de haberlo sabido, quizás no me habría metido en este lío. Pero ahora pienso diferente: ¡lo hubiese hecho de todos modos!”, nos dijo con firmeza.

Adriana Pantoja cree que ser artista va más allá: “Cuando empecé con Cuarzo Blanco, me dije: soy dramaturga y directora. Tengo un grupo de gente talentosa a mi alrededor. Nadie nos conoce. ¿Quién nos va a llamar? Ésa fue mi motivación para crear la compañía. Mi idea sigue siendo la misma. Yo produzco, trabajo, ofrezco oportunidades para varias personas… y creamos arte. Lo bueno es lograr que cada proyecto sea agradable y armonioso, que las personas sean felices. ¡Personas unidas, en paz, haciendo lo que nos gusta! Si hay algo que he podido lograr en 35 años es eso: que la gente se sienta contenta en cada producción”, Adriana cerró el tema.

Después de abrir su corazón, la productora regresó al tema de su nueva obra, la cual se ubica en una estación radial de un pueblo pequeño de Puerto Rico. La trama acontece un domingo especial: 28 de marzo de 1954, día en que llegó la televisión a nuestro archipiélago. “Primero que todo, debo mencionar que salgo de mi zona de confort, ya que ‘WPRI, Radio Internacional’ es una comedia, estilo que no es mi norma como dramaturga”.

Admitimos que la obra no es de risa fácil, pero las situaciones y los enredos van a llevar al espectador a la carcajada, irremediablemente.

Pantoja y Brocco, analizan el ángulo de una escena de la película de 2017, “Agonía”. (Foto Ingrid Baldera)

Sobre el personaje que interpretará José Brocco, la dramaturga nos dijo: “En la obra, Brocco ha logrado un muy creíble y simpático Vicente, el bonachón del pueblo, inocentón, trabajador, que cree en la independencia de Puerto Rico. Es quien maneja los controles en la emisora WPRI”.

“Este personaje”, explicó la directora, “es bien diferente al que Brocco hizo en la obra anterior, ‘Rayo de Luna’ (2023), en la cual interpretó a Bonocio Tió y Segarra, esposo de Lola Rodríguez de Tió. Brocco es un actor multifacético. Tiene mucha verdad al decir, al ejecutar, al moverse… tiene mucha intuición. Por eso, también funciona, creíblemente, en cine”.

Entre las películas que José Brocco ha hecho con Cuarzo Blanco, la también cineasta destacó los títulos “Resolution”, “Ironía”, “Sin dejar rastro” y los proyectos en post producción “Silencios…”, “Agonía”, y “#inciert@”.

Al finalizar nuestra conversación con Adriana Pantoja, nos comunicamos con el actor, quien, de inmediato, comenzó a hablar sobre su amistad con la dramaturga: “Me siento agradecido porque Adriana fue una de las primeras personas que me dio una oportunidad. Hemos viajado a festivales en Aruba, Colombia, Túnez y varios otros países. Me honra esta amistad que se ha mantenido por tantos años. Los dos tenemos el mismo ímpetu y los mismos deseos de hacer”.
José Brocco siempre ha admirado el carácter de inclusión que tiene Cuarzo Blanco: “Desde que trabajo con ella, se incluye el lenguaje de señas para sordos en las puestas en escena. Yo tengo tíos sordos que no trabajan ese lenguaje. Pero nos hemos entendido con señas que inventamos entre nosotros. De modo que, este tipo de inclusión es significativo para mí”.

José Brocco dijo estar encantado con su personaje en “WPRI, Radio Internacional” y que la obra tiene un significado especial para él.

Junto a Mario Roche en una escena de la producción teatral que gira en torno a la radio en 1954. (Foto Adriana Pantoja)

“Vicente maneja los controles de la estación de radio. Es el primero que llega y lo deja todo en orden. Sin embargo, sueña con hablar por el micrófono y no pierde la esperanza de que, algún día, le den una oportunidad. Y no cuento más para que vayan al teatro y vean lo que pasa”, nos dijo el actor sonreído.

“La obra me recuerda a mis inicios en el Taller Dramático de Radio 940 AM, cuando trabajé con glorias como Rey Francisco Quiñones, quien comenzó su carrera de actor en la radio. Don Rey, que ya no está con nosotros, era una escuela absoluta, con una voz única, un excelente compañero: un caballero en todo el sentido de la palabra”.
“Otros compañeros veteranos como Guillermo de Cun, Ricardo Fábregues, Juan Carlos Santacruz, Luz Odilea Font, Raquel Montero, Viviana Falcón, Benjamín Morales, Luz María Rondón, Alberto Rodríguez, Miguel Ángel Álvarez, todos fueron mi mejor escuela. Yo estaba bien atento a los cuentos que hacían, cuando tuvieron que hacer la transición de la radio a la televisión. Todas esas cosas me están ayudando ahora con mi personaje”, nos dijo Brocco con emoción.

El actor manifestó que, aunque es una obra de época, WPRI tiene mucha relevancia hoy: “Mi personaje le dice al mundo que uno debe estar abierto a los cambios, relaciones, amores patrios. En eso se parece a mí. Yo no me resisto a los cambios. Hay que ir con los tiempos. Por ejemplo: confieso que me encanta Bad Bunny”.

Le preguntamos al artista si podíamos hablar sobre su condición de amusia y su respuesta no se dejó esperar: “Puedes decir que, además, soy Asperger”. Y lo demás se desarrolló de forma muy natural. “He aprendido a bregar con eso. Como tengo dificultad con la música y no sigo el ritmo ni el conteo, me aprendo los pasos de baile por la letra. Sigo a los compañeros, porque, de lo contrario, me pierdo”, reveló.

“Nunca he podido entender la música. Para mí es ruido. Obviamente, no puedo tocar ni los palitos en una parranda. Te cuento que reconozco los géneros de música por los cantantes y los grupos. Por ejemplo, sé que lo que toca El Gran Combo es salsa”, nos contó. “Y, fíjate, para colmo, mi personaje canta en ‘WPRI’. Y, como si eso no fuera suficiente, Vicente también es Asperger”, reveló con cierto entusiasmo.

José junto a la actriz Ivonne Arriaga en la [ieza teatral “Rayo de luna” inspirada en Lola Rodríguez de Tio. , (Foto Cristina Martínez Mattei)
El actor agradece la ayuda que ha tenido de coreógrafos, quienes lo han entendido. El punto es que sus “supuestas limitaciones” no han sido excusa para lograr las cosas. “Me diagnosticaron Asperger hace algunos años. Lo acepté con naturalidad. Tengo un hermano autista y, a veces, lo veo tan feliz. Además, hay cuatro sordos en mi familia. Tengo buenos ejemplos de calidad de vida en mi ambiente”, manifestó.

“Una de las cosas que me une a Adriana es que ella también ha sido una escuela para mí. Es pionera en muchas cosas, dedicada, talentosa, creativa. Tiene algo que la diferencia de los demás y es ese teatro inclusivo. En los montajes, además, utiliza audio descripción para ciegos”, añadió.

Sobre cómo han podido trabajar por tantos años en un ambiente sumamente tenso como lo son las artes representativas y, además, mantener la amistad, el polifacético artista comentó: “A pesar de llevar tantos años de amistad y existir amplia confianza personal, a la hora de trabajar nos ponemos los sombreros de profesionales y damos el máximo, con respeto, para que todo quede bien”.

En cuanto a su futuro inmediato, José Brocco -quien reconoce que, de todas las cosas que hace, la más que le gusta es actuar-, nos informa que está en proceso de terminar un corto en contra de la violencia hacia el hombre y que terminó de editar otro corto sobre la historia de Lorca y Dalí, “Arañando la Luna”. Y cabe señalar que Brocco encarnó con excelencia el personaje de Luis Buñuel, en la obra “El sueño de Dalí” (2011), de Adriana Pantoja, por lo que el tema no le está para nada ajeno.

El actor, quien igualmente es guionista, editor y director de cine, se encuentra también ensayando la obra “La primera que caiga”, de Julie de Grandy, dirigida por la actriz ponceña Maddy Rivera.

“Puerto Rico no está pasando por su mejor momento, ni social ni económico, pero yo trato de ver las cosas desde un punto de vista positivo. Si estamos en momento crítico, nos toca sacar al País a flote. Los artistas somos parte fundamental porque es nuestra idiosincrasia; y estamos encaminados a dar todo cuanto podamos”, nos dijo José Brocco con todo su corazón, dándole punto final a nuestra conversación.

La obra que próximamente estrena en el Festival –

“WPRI, Radio Internacional” es una deliciosa comedia de enredos que transportará al público a un domingo de marzo de 1954, cuando el miedo y la incertidumbre se apoderan del personal de una estación de radio por la llegada de la televisión al País. Esta comedia se llevará a cabo del 19 al 28 de abril de 2024, en el Centro de Bellas Artes de Santurce, con todas sus funciones accesibles para sordos; y la función del domingo 21 de abril será accesible para ciegos. Los boletos están a la venta en Ticketcenter y en la boletería del Centro de Bellas Artes de Santurce. Para información adicional, pueden acceder a www.cuarzoblancopr.org.

“WPRI, Radio Internacional” se presentará del 19 al 28 de abril de 2024, en el Centro de Bellas Artes de Santurce. (Foto suministrada)

Este proyecto combina tres eventos importantes en 2024: 102 años de radio boricua, 70 años de televisión puertorriqueña y 35 años de la organización artística e inclusiva Cuarzo Blanco, Inc.

La obra cuenta con un elenco estelar compuesto por Mario Roche, Lily García, Willie Denton, Ivonne Arriaga, José Brocco y Nicolás Gutiérrez del Arroyo, bajo la dirección de Adriana Pantoja. Las funciones contarán con interpretación al lenguaje de señas a cargo de Ismael Joel Sánchez, Carla Alemán, Carlos Mera, Michelle Quiñones, Luis Daniel Pesante y Yariel Hernández.

Las funciones se realizan gracias al auspicio del Instituto de Cultura Puertorriqueña, Radio Isla, Corporación Centro de Bellas Artes, Radio Universidad, Fondos Legislativos y la Fundación Nacional para la Cultura Popular.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Embajadora de la Bomba

Maestra, compositora, documentalista, bailadora, modista, productora y cantaora, Tata Cepeda le imparte continuidad al legado que recibió de sus ancestros.
Leer más

Debuta José Jomar

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Creció escuchando que la salsa era música…
Total
0
Share