Aquellos tiempos de la Panamericana…

‘Cucco’ Peña remora los años en que la orquesta dirigida por su progenitor Ángel ‘Lito’ Peña, se estableció como una de las más populares del País.
El maestro Lito Peña durante una filmación televisiva en agosto de 1968, junto a su hijo, Cucco (derecha), quien era uno de los músicos integrantes de la Orquesta Panamericana. (Foto Kuri Díaz / archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El ritmo tropical estaba en su apogeo. Y una orquesta como La Panamericana -que tocaba todo tipo de música bailable- se mantenía bien ocupada en sus menesteres de presentaciones y en la televisión puertorriqueña.

“Esos años de la Orquesta Panamericana en las producciones de Tommy Muniz me trae gratos recuerdos. Eran tiempos de grandes oportunidades. En mi caso, grandes oportunidades para mis primeros proyectos como arreglista, lo que sería el mayor trabajo de mi vida”, recordó el maestro Ángel ‘Cucco’ Peña en un aparte, desde su estudio de grabación.

Las remembranzas de aquellos tiempos en la orquesta de su padre Ángel ‘Lito’ Peña, lo llevaron a un viaje retrospectivo de mucho sentimiento. Mientras hablaba llegaba a su memoria sucesos como películas. Instantes en que se veía sonreír y revivir experiencias inolvidables.

Lito Peña y su Orquesta Panamericana enmarcaron la programación del productor Tommy Muñiz entre las décadas de 1960 y 1970. (Foto Kuri Díaz / archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

“De pronto como orquesta, nos convertimos de tener que movernos en la calle entre los pueblos; en contar con un trabajo fijo donde hacíamos 10 programas de televisión a la semana. Cinco programas al mediodía; y, además, otros programas como ‘Esto no tiene nombre’, ‘Borinquen canta’, El Show de Tommy’ y ‘Desafiando a los genios’… Todo esto durante ocho años”, recordó.

Un volumen de proyectos que cambió el trabajo de la orquesta, que se mantenía activa grabando discos y pegando canciones. Pero la visibilidad que tenía a diario la Orquesta Panamericana no los asustaba, al contrario, los motivaba a trabajar con mayo ímpetu.

“Aunque estábamos en la televisión, se continuaba haciendo bailes y grabaciones. No había miedo por la constante exposición, sino que nos daba mayor fuerza. Fue bueno para nosotros. La gente nos veía y teníamos su aceptación. El Gran Combo ya lo había realizado con mucho éxito”, dijo el músico en relación con la participación de la orquesta en los programas televisivos.

La Orquesta Panamericana, también tenían la encomienda de acompañar a los artistas que llegaban a los programas como invitados. En algunos segmentos acompañaban a grandes artistas como Danny Rivera, Yolandita Monge, Carmita Jiménez, Tito Lara y otros. Con la peculiaridad de tocar en vivo.

“Que siga la fiesta” y “Simplemente una ilusión” ocuparon el primer lugar de las listas en 1962. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

“En resumidas cuentas, hacíamos dos funciones, la de la propia Orquesta Panamericana; y la de acompañar a los cantantes visitantes. Era 10 programas a la semana, pero nos adaptamos al duro trabajo rápido. Éramos jóvenes y lo que queríamos era tocar. Cuando uno es joven lo que desea es tocar. Y se acepta con gusto el reto”, destacó el compositor, cantante, arreglista, productor y director musical.

Dijo que, desde los 12 años, lo único que deseaba era tocar la trompeta. Un hambre por ser partícipe del quehacer musical.

“Estábamos acostumbrado a todo tipo de trabajo. En la orquesta éramos familia. Estábamos más tiempo juntos que con nuestras familias. Era una camaradería y experiencia agradable. La gente nos recibía bien a donde quiera que fuéramos. Y nos sentíamos parte una orquesta de excelente calidad”, dijo Peña señalando que en sus compromisos en hoteles y diferentes presentaciones acompañaron a cantantes como Sammy Davis jr., Celia Cruz, Gilberto Monroig, entre otros. Una oportunidad formidable para exponerse en distintos géneros musicales, lo que hacía el trabajo súper interesante.

Ya, ha pasado muchos años, en donde las orquestas deleitaban en vivo por la televisión. Muchos se preguntan, por qué la televisión se alejó de esa propuesta musical televisiva. Al pensar en salsa, llega al recuerdo programas como ‘Salsa sábado en la noche’ y ‘Cambia, cambia con Alfred D’ Herger’ por mencionar algunos.

A tono con las corrientes de moda, el colectivo amplió su versatilidad musical en plena era sicodélica de la Nueva Ola. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Aprovechando la conversación con el músico que entró a la Orquesta Panamericana a los 16 años, le preguntamos por qué este concepto de programa se encuentra fuera de la televisión en la actualidad, si la salsa, aunque no es género de moda, continúa teniendo gran aceptación; y más, por diversos rincones del mundo.

“Es que la parte del negocio de la música ha cambiado mucho. La gente puede escuchar música por Internet y las distintas plataformas digitales. Ya no es necesario ir a la tienda a comprar un álbum. Eso lo cambió cambió todo. Ahora las editoras tienen otras maneras de generar ingresos para los compositores y artistas. Ya no es por las ventas de los discos. Ahora mismo, los derechos de cualquiera canción para tocarla por televisión representan unos costos brutales. Y esto ha hecho más difícil lo que es la música en vivo por televisión. Lo mismo ha sucedido en Estados Unidos. Además, no se puede negar el impacto de otros géneros como la música urbana, que le ha dado un giro a todo en la industria musical”, dijo.

La Orquesta Panamericana se creó en 1954 –

Un grupo de integrantes de la Orquesta de César Concepción optaron en 1954 de formar otro medio de expresión musical; y surgió la banda con un concepto de cooperativa. Al tiempo, lograron conseguir trabajo permanente en el Hotel San Juan -era una orquesta que podía tocar todo de género musical- y se insertó en la famosa era dorada de la música en hoteles, en donde acompañaron a figuras internacionales como Sammy Davis j., entre otra gama de artistas.

Sus grabaciones con el sello Ansonia recogen éxitos como “El charlatán” y “Ni de madera son buenas”. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

El líder era el saxofonista, arreglista y compositor Ángel ‘Lito’ Peña. Grandes cantores formaron parte de la orquesta como Ismael Rivera, Ramón ‘Chico’ Rivera y ‘Yayo el Indio’ entre otros. También contó con el talento del pianista, compositor y arreglista Héctor Urdaneta.

Por lo que Ángel ‘Cucco’ Peña es parte de una gran tradición familiar que ha dado tres generaciones de brillantes músicos a Puerto Rico. Creció y se desarrolló bajo la tutela de su padre, ejemplo de dedicación y compromiso de excelencia.

La Orquesta Panamericana se distinguió por su amplia versatilidad y su amplio repertorio que incluía bolero, samba, merengue, baladas, pachangas, twists, rock y sobre todo memorables melodías puertorriqueñas.

El multifacético músico Ángel ‘Cucco’ Peña –

La genialidad y talento indiscutible de Cucco Peña brilla naturalmente. El compositor, arreglista y director de orquesta posee una lista extensa de artistas nacionales e internacionales con los que ha colaborado. Marc Anthony, Gilberto Santa Rosa, Willie Colón, Olga Tañón, Celia Cruz, Chayanne, Ricky Martín, Ednita Nazario, Rubén Blades, José Feliciano, Rocío Jurado, por mencionar algunos.

De igual manera, se ha desempeñado como director musical en obras de teatro como ‘Fiddler on the Roof’, ‘Murderous Instincts’ y ‘Jesucristo Súper Star’; y compositor de música para bandas sonoras de las películas ‘La Gran Fiesta’, ‘Nicolás y los demás’, ‘Under Suspiction’, ‘Dance with Me’, ‘Havana Nights’, “Cuentos para despertar” y ‘Death in Granada’.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Total
0
Share