Salsa de verdad con Pimienta Brava

Samuel Skerrett y Eduardo Meléndez ponen el condimento perfecto para el bailador.
El timbalero Samuel Skerrett escribió varios temas en el proyecto discográfico. (Foto suministrada)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Salsa, sabor y sazón. Nada mejor que comenzar por el título para saber lo que trae ‘Pimienta brava’. La orquesta salsera comandada por el timbalero Samuel Skerrett y el cantante Eduardo Meléndez regala sonido guapachoso a granel. La vieja escuela brilla en la producción ‘En honor a un grande’, un tributo al siempre recordado pianista Luis Quevedo. Con los dos ricos temas originales de Skerrett: ‘Canita’ y ‘En casa e’ Juan’ el disco abre de forma explosiva.

“Nunca Eduardo Meléndez (cantante y colíder) y yo pensamos en grabar un disco. Cuando quisimos hacer algo con más sustancia, hablamos con el pianista Luis Quevedo para que nos hiciera los arreglos. Iniciamos haciendo ‘covers’ que conocía la gente, pero los trabajábamos de una manera más rebuscada, por explicarlo de un modo”, dijo Samuel Skerrett en entrevista telefónica.

La producción es un deleite de salsa gorda y tradicional; que se complementa con par de temas de jazz latino. (Foto suministrada)

La orquesta comenzó en 2011, los llamaban ‘Los chicos pimienta’ y llevaron el nombre ‘Pimienta y sal pa’ fuera’, pero la gente los llamaba de diversas maneras menos ‘Pimienta y sal pa ’fuera’. Por tal motivo cambiaron de nombre. Como un gran valor añadido, contaron por más de año y medio con el extraordinario apoyo y colaboración del pianista y arreglista Luis Quevedo.

“El nombre surgió hace como cinco años. Al fallecer Quevedo, entonces me senté y comencé a escribir mis propios temas. Fue cuando escribí ‘Canita’. Lo hice con el pensamiento de que la orquesta tuviera música original, pensando que así tendríamos mayor oportunidad en la calle”, dijo el timbalero.

La producción cuenta con dos piezas de jazz latino ‘Friends and Strangers’ (William Jeffrey) y ‘All Blues’ (Miles Davis) trabajos que pudo rescatar de un demo grabado hace varios años, en que participaron Luis Quevedo (piano) y Polito Huerta (bajo).

“Como en 2016 llegó la idea de hacer un demo con cuatro o cinco canciones con la música que teníamos. Y me convencieron de grabar un álbum completo. Hablé con mi amigo Manolo Navarro y se abrió una puerta para grabar. Tenía un demo grabaciones de jazz latino con Luis Quevedo. Pude digitalizar ese viejo demo y rescatarlo. Además, se logró añadir unos cambios en la sección de los vientos”, recordó el músico que, en sus inicios tocó con ‘La preferida’ y varios grupos de ‘covers’.

El socio colaborador de Samuel Skerrett con el grupo, Eduardo Meléndez aporta con sabrosura vocalmente. (Foto suministrada)

Skerrett señaló que al principio dio sus primeros pasos como autodidacta. Con el tiempo tomó algunas clases en el Conservatorio de Música de Puerto Rico; y posteriormente estudió con Tito De Gracia.

“Tremendo maestro, sabe enseñar… Con él fue vital, porque trabajé la técnica y lectura. Al estudiar lectura eso me ayudó a trabajar mis propios temas”, destacó el timbalero.

Otro tema sabroso es ‘Me la llevo’ también inspiración de Skerrett, que cuenta con un excelente solo del pianista Pedro Bermúdez, quien arregló otra de las piezas, ‘De verdá’. Un junte formidable de pianistas se da ‘En honor a Luis Quevedo’ (Bomba Taína) con Bermúdez, Luis Marín, Eric Figueroa y Manolo Navarro.

“Conocer y ser amigo de Luis Quevedo fue de gratos momentos. Fuimos buenos amigos y me entendía muy bien musicalmente con él. Tener ese maestro a mi lado, fue tremenda experiencia de valor incalculable. Una gran influencia… por eso, la decisión de hacerle el homenaje en este disco”, expresó con gran sentimiento.

‘Pimienta Brava… de verdá’ es un álbum que rinde tributo a Quevedo, pero de igual forma, brinda honores a los grandes maestros de una música perdurable y que nació para quedarse.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

‘Hamilton’ con relevante actualidad

La poderosa armonía que irradia esta puesta en escena es lo más cercano a la perfección. Cada elemento aspira al mismo objetivo; todos miran en la misma dirección.
Total
0
Share