Pedido digno por la memoria de Degetau

El nicho de mármol que alberga los restos del prócer se encuentra en un estado acelerado de abandono y derrumbe.
Durante una investigación, la profesora Nieve de los Ángeles Vázquez dio con el deterioro del nicho. (Foto suministrada)

El pasado 5 de diciembre se cumplieron 161 años del natalicio de Federico Degetau González. Ese día, se reunió un grupo de personas frente a su nicho en el cementerio María Magdalena de Pazzi para honrar su figura; y pedir a las autoridades el traslado inmediato de sus restos a un lugar seguro.

El objetivo fundamental de la lucha organizada por el Departamento de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico en Bayamón y la Casa Museo Federico Degetau es lograr el traslado de los restos de Federico Degetau a un lugar seguro.

Así se veía el nicho de Federico Degetau González alrededor de 1944. (Foto suministrada)

“Federico Degetau murió en 1914… y a pesar de ser un hombre de grandes caudales –tenía finca en Francia y varias propiedades en San Juan- un año antes, cuando hizo el testamento le dejó 150 cuerdas a su pueblo de Aibonito; toda la colección de arte que tenía… toda la colección de libros lo dejó en testamento al pueblo de Puerto Rico. Y cuando murió decidió lo enterraran en el lugar más sencillo del Cementerio de San Juan, donde sabemos que hay grandes mausoleos. Dentro de su sencillez pidió se le colocara en un nicho del cementerio”, narró Nieve de los ‘Ángeles Vázquez, profesora de Historia de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Bayamón; catedrática, investigadora y escritora de libros de historia.

A pesar de poseer importantes activos y a diferencia de muchos de los políticos contemporáneos, prefirió ser enterrado en un modesto nicho en el colombario de Santa María Magdalena de Pazzi. Solamente con un símbolo RosaCruz y la frase: Dios te bendiga.

“Degetau no tuvo hijos y era único hijo. No hay familiares vivos. Su aportación no forma parte de materia de estudio en las escuelas. En una encuesta realizada entre estudiantes, el 90% dijeron nunca haber escuchado su nombre”, destacó la profesora que en medio de una investigación histórica dio con el asunto.

“La galería de nichos completa –no solo la de Degetau- lleva aproximadamente diez años en progresivo derrumbe. Desastre total. Después de ver lo que estaba pasando a través de la UPR de Bayamón y la Casa-Museo Degetau, estamos haciendo actividades, primero para llamar la atención de lo que sucede y hacer un llamado de las instituciones y hasta ahora, no hemos tenido nada en concreto”, dijo.

De igual forma la investigadora y escritora ha trabajado acercamientos a los líderes que se proyectan como posibles candidatos a la comisaría residente en la capital federal.

Galería de nichos del cementerio María Magdalena de Pazzi alrededor de 1906. El nicho de Federico Degetau se encuentra en la segunda línea. Si contáramos desde la extrema derecha (fondo de la imagen) su nicho sería el número 22. (Foto suministrada)

“Es meritorio señalar que Degetau no solo fue el primer comisionado residente -sino que con los pocos poderes que el cargo- logró conseguir más derechos. Consiguió proyectos de ley para que se otorgaran derechos civiles a los puertorriqueños; y hasta postuló en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos. En el caso insular contra la puertorriqueña Isabel González.

“Esto no se puede permitir que suceda… un hombre que hizo tanto por su país. La galería de nichos es una vergüenza. No solo está en esas condiciones el nicho de Degetau, sino otros. Este es un cementerio histórico. Que se les asigne algún espacio… Además, tanto Degetau como su esposa trabajaron la pintura; y en sus viajes por Europa compró obras de arte y toda esa colección fue la primera colección de arte que llegó a la UPR, cuando ni siquiera existía el museo”, expresó la escritora e investigadora.

Federico Degetau fue escritor de cuentos para niños, novelas, ensayos; y un filósofo defensor de las ideas krausistas; fiel creyente en la forma de gobierno republicana.

Cuando, en 1887, Román Baldorioty de Castro fundó el Partido Autonomista Puertorriqueño, Degetau se encontraba a su lado. Fue su verdadero discípulo. Más tarde, en 1896, Degetau fue escogido como uno de los miembros de la comisión que el Partido Autonomista envió a Madrid para lograr alianzas con algún partido peninsular.

De los cuatro comisionados (Luis Muñoz Rivera, José Gómez Brioso, Rosendo Matienzo Cintrón y Federico Degetau González) fue el único que se negó a firmar la fusión con el partido monárquico y doctrinario que dirigía Práxedes Mateo Sagasta. Esa fusión significó el fin del Partido Autonomista Puertorriqueño.

 

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

El siempre apasionado Elmer

Por Waldo D. Covas Quevedo Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Le costó literalmente sangre pero logró…
Total
0
Share