Eterna su voz… ¡incalculable su arte!

El sorpresivo fallecimiento del declamador y escritor ponceño David Santiago Torres enluteció las artes y letras, dejando atónito a su colega y amigo, Luis Enrique Romero.
David Santiago, poemario en mano, aparece en una foto pronocional de 2006 para una presentación del grupo Musas y Cantares. (Foto Doel Vázquez)

Por Edgar Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

La muerte del declamador y escritor ponceño David Santiago Torres deja un gran vacío en las artes y letras en Puerto Rico. Fue su prima hermana Marta Santiago quien confirmó su deceso a los medios, provocado por un paro cardíaco. Su partida ocurrió el pasado 27 de enero en Pensilvania (Estados Unidos).

Santiago -quien nació el 1 de julio de 1962 y poseía una de las voces icónicas de la interpretación poética tanto en Puerto Rico como a nivel internacional- batallaba diariamente para controlar la diabetes que afectó su visión durante los pasados años. Fue su esposa Vilma Fernández quien, tras buscarle unos medicamentos en el hogar, encontró que no despertaba, por lo que fue necesario llamar a los paramédicos que lo trasladaron al hospital donde confirmaron su muerte. Santiago era, también paciente renal. El artista – que tuvo su infancia y juventud en Juana Díaz- no tenía visión por el ojo derecho y muy poca por el izquierdo, lo que limitaba también su trabajo de artesanía y pintura.

David Santiago Torres era un apasionado de las artes, las letras y la locución, lo que disfrutaba a plenitud. (Foto Yeisa Morales para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

David Santiago Torres era un apasionado de las artes, las letras y la locución, lo que disfrutaba a plenitud. En octubre del año pasado estuvo participando junto a Luis Enrique Romero en el espectáculo “De bohemios y locos…todos tenemos algo de poetas”, en el café teatro Punto Fijo del Centro de Bellas Artes de Santurce.

Al ser abordado por vía telefónica por la Fundación Nacional para la Cultura Popular días antes del show, Santiago Torres habló sobre la oportunidad de unirse al actor y declamador Luis Enrique Romero en el mismo escenario. “Hemos sido dos voces primordiales en lo que es la declamación”, apuntó, haciendo referencia a que este último perteneció al grupo Cimarrón, de Brunilda García, que fusionaba canciones con poesía. Por su lado, él tenía su grupo Musas y Cantares en Ponce.

Precisamente, un consternado Luis Enrique Romero expresó, por vía telefónica, que se enteró por una nota que publicaron en Facebook, comunicándose poco después con la compañera de David. “¡No lo podía creer! Una semana antes habíamos hablado, porque él me solicitó un breve comentario sobre su próximo libro que presentaría en febrero. Creo que cuatro compañeros poetas le hicieron un comentario similar para su libro… Realmente, ha sido muy fuerte por esa cercanía que teníamos como amigos, como hermanos, como compañeros de teatro, de la poesía, de la literatura, de la canción. ¡De lo profesional se convierte en hermano!”, abundó Romero.

Momento feliz en el que presentó su libro “El Maestro de Temerías” en 2007 en la sede de la Fundación Nacional para la Cultura Popular. (Foto Javier Santiago / FNCP)

Subrayó que David era “un hombre muy polifacético. Tenía una voz espectacular, prodigiosa. Yo que soy un tenor y él tenía esa voz tan profunda, había que ponerse los guantes bien fuertes para que uno también pudiera escucharse ante el público. ¡Era un reto trabajar con David!”.

Luis Enrique Romero insistió lleno de emoción, “pienso que el trabajo artístico pierde una de sus mejores voces; la literatura pierde un gran poeta y se nos va uno de los grandes defensores de la cultura taína y un gran cultivador del verso negrista”.

En la agenda de ambos quedó el proyecto de llevar a Moneró Café Teatro & Bar el mismo espectáculo de Punto Fijo.

Una trayectoria de grandes quilates –

Además de declamador de quilates probados, David Santiago Torres fue actor, locutor radial, periodista, escultor, escritor y pintor.

En 1981 ganó un certamen auspiciado por el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) – jamás olvidará que fue la célebre Sylvia del Villard quien le entregó el premio – y otro organizado por el Departamento de Educación. Entre sus grandes logros figura haber sido el primer declamador hispano invitado a presentarse en el Teatro del Instituto Smithsonian, en Washington, DC, en 1998.

Promoción del recital musical “De bohemios y locos todos tienen algo de poetas”, que presentara el pasado octubre junto a Luis Enrique Romero. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Santiago Torres emprendió su carrera profesional a raíz de obtener su bachillerato en Literatura. Para entonces tomaba clases particulares de actuación dramática con las actrices Gloria Sáez e Idalia Pérez Garay y, en el Ateneo, con Edgar Quiles, según se desprende de su biografía publicada en la Fundación Nacional para la Cultura Popular (www.prpop.org). En el interín, se adiestraba en el arte pictórico bajo la tutela de los pintores Tato González, Frank Pérez y Wichy Torres. En 1979 recibió clases de dibujo del legendario Miguel Pou. Como escultor era, básicamente, autodidacta.

Este caballero de las artes y letras vivía orgulloso porque sus declamaciones habían pasado fronteras en España, Colombia, Costa Rica y México. Durante una de sus tres visitas a España para ofrecer recitales (1996, 1997 y 1998), la crítica periodística se refirió a él como poseedor de una de las mejores voces de América.

Durante el período 1984-1998 dirigió la organización Obreros del Arte y, mientras tanto, mantuvo un programa de poesía que se emitió primero a través de WEUC 88.9 FM / Radio Universidad Católica y luego trasladó a WZBS 550 AM, también de su natal Ponce. Su última etapa fue en la sanjuanera Radio Isla 1320 AM. Al mismo tiempo, se desempeñaba como locutor de noticias de estas emisoras. En la tercera emisora mencionada laboró como anfitrión del espacio “Detrás de la puerta”, establecido en 2004.

Santiago Torres en “Romería a Lolita Lebrón” en 2019. (Foto Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Fue durante el período 1989-2000 que estuvo vinculado a la compañía teatral dirigida por el dramaturgo Luis Torres Nadal, con la que recorrió la mayoría de los municipios del País.

En 1993, el Centro Cultural Julia de Burgos de Cleveland, Ohio, reconoció su trabajo como promotor cultural declarando “El Día de David Santiago Torres”.

Justo en 1996, la Universidad Interamericana publicó su primer libro, “Bombareyto”, antología de poemas, cuentos y dramas inspirados en el hombre negro de la región Sur. Su segunda obra, “Recuerdos de una ciudad de mármol”, lo editó el Municipio de Juana Díaz. El tercero, “Cuando te surco”, de poesía erótica, fue lanzado por Editorial Terranova en 2005. Dos años más tarde, Mariana Editores le publicó su poemario “El Maestro de Tenerías”.

En el caso de su drama “Las beatas del jornalero” lo estrenó la compañía Teatro Pobre de América, dirigida por Pedro Santaliz, en el anfiteatro del Recinto de Utuado de la Universidad de Puerto Rico, en 1998.

El artista sostiene una de sus recientes publicaciones de cuentos para niños. (Foto suministrada)

Más recientemente, como locutor realizaba reportajes culturales en Radio Católica 88.9 FM para el programa sabatino de noticias “En vivo desde Ponce”. En esa misma emisora participaba, además, recitando en “Música y poesía”. A la vez, intervenía en el espacio “De aquí pa’l pueblo” de NotiUno, impactando la zona sur del País, ofreciendo narraciones de cada pueblo al que se lo dedican.

En cuanto a la poesía, manifestó durante la entrevista de septiembre pasado con la Fundación Nacional para la Cultura Popular que se hallaba muy activo escribiendo; al igual que había lanzado cuentos para niños. En mayo de 2023 brindó un taller de declamación, que consideraba un arte “en extinción”.

Al cierre de esta edición, se informó que los restos del escritor serían trasladados a su ciudad natal, donde planificaba presentar su nuevo libro de poemas “Rituales y Amores Fortuitos”.

Descanse en paz, David Santiago Torres… ¡Eterna su voz, impactantes sus letras… incalculable su arte!

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

¡Gracias Sandra Zaiter!

'Tocó generaciones con su ejemplo de superación, su amor a la niñez y ese aura que representa lo mejor de nuestro espíritu borinqueño' - Alí Tapia.
Leer más

A la rumba astral

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Creció al lado de su padre, el…
Total
0
Share