Brillante apertura de Puerto Rico Jazz Jam

A primera hora la tarima se encendió con Sounds of Percussion; posteriormente la elegancia de Furito Ríos y su Standard Bomba Quintet impusieron su clase.
El Puerto Rico Jazz Jam brilló anoche en su concierto de apertura en la Sala René Marqués del Centro de Bellas Artes de Santurce contando con la participación estelar de Zayra Pola, José “Furito” Ríos, Kachiro Thompson y Francisco Alcala, entre otros. (Foto José Rodríguez para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Una primera noche magistral. El inicio de la edición número 14 de Puerto Rico Jazz Jam fue un banquete musical. La Sala René Marqués de Centro de Bellas Artes en Santurce fue el escenario perfecto para dos encuentros maravillosos: el brillo de Zayra Pola (timbal), William ‘Kachiro’ Thompson (tumbadoras), Francisco Alcalá (batería), Richie Carrasco (bongó), Richard Trinidad (piano) y Robert López (bajo); y la genialidad del saxofonista José ‘Furito’ Ríos y Standard Bomba Quintet. Velada cargada de sabor.

El arranque lo brindó Sounds of Percussion con la pieza ‘Mambo Terrifico’ explosivo mazacote que expuso un solo sensacional de Richard Trinidad (piano).Desde el inicio, el sexteto marcó su pauta de a palo limpio con excepcionales improvisaciones de Alcalá en la batería –tocando mejor cada día- y el sabor de Carrasco (bongó). El acoplamiento de los cuatro percusionistas resultó excelente, como si llevaran años tocando. Además, el binomio Trinidad (piano) y López (baby bass) fue sencillamente abusador.

‘Ti Mon Bo’ fue un viaje de nostalgia. Tema inmortalizado por Tito Puente, Mongo Santamaría y Willie Bobo. El pegajoso despegue del bajo de Robert López fue el inicio de las brillantes improvisaciones de Carrasco (bongó), Alcalá (batería) y Zayra Pola (timbal) que lució imponente. Su compañero Kachiro Thompson la presentó una y otra vez, como ‘la nueva reina del timbal’.

‘Bernie’s Tune’ volvió a exponer un cuarteto de percusión fuera de serie. Kachiro entregó su primera gran improvisación de la noche, olvidando que hacía más de dos meses, no tocaba las tumbadoras (por motivos de salud). Lo hizo vibrante y dio gracias al Creador por permitirle tocar las tumbadoras. Sabrosas aportaciones de Pola –otro espectacular solo- y la magia de López (bajo).

‘Four Beat Mambo’ y la magistral ‘Capullito de Alelí’ de Rafael Hernández –genial arreglo- en donde Carrasco brindó un solo combinado de cencerro y bongó, que fue preámbulo al gran cierre con el emblemático corte que nos recuerda a Ray Barretto, ‘Cocinado’. Con la complicidad de una guapachosa Zayra Pola haciendo coro en ‘Cocinando’, el público se unió como eco para entrar a formar parte del bembé. En fin, un junte sensacional que debe considerar continuar lo que han comenzado, incluso, hasta grabar.

¡Bravo por Furito Ríos & Standard Bomba Quintet!

Tras un receso que permitió bajar la temperatura del recinto llegó la elegante participación del saxofonista Furito Ríos y sus cómplices musicales: Josué González (piano-teclados), Joaquín del Río (bajo eléctrico-contrabajo), Héctor Matos (batería), Yitzack Cruz (barril de bomba y percusión); y el invitado especial Raúl Ríos –hijo de Furito- que brilló espectacularmente en la trompeta; además de hacer un magnífico trabajo como vocalista en su composición ‘Bolero Love’.

El estilo excepcional y musicalidad de Furito Ríos brindó una noche inolvidable. ‘Blues del cielo’ y ‘Vieja colonia’ de la autoría del saxofonista hipnotizaron a los presentes con cada nota. Los solos de Furito (saxofón alto) y González (piano) marcaron clase y elegancia.

La brillante introducción-improvisación del joven Joaquín del Río (bajo eléctrico) en ‘Vieja colonia’ mostró desde un principio, lo expresado por Ríos al presentar a sus músicos sobre la versatilidad y talento del joven bajista. De igual manera, se destacó Yitzack Cruz en el toque del barril.

‘Bolero Love’ dio paso a la llegada a escenario de Raúl Ríos, quien con la pieza de su autoría cantó lo que llamó bolero moderno. Espléndida participación vocal, que combinó pizcas de ‘scat’, rap y el tradicional bolero. Un instante de mucha creatividad y sentimiento. Al concluir el tema, padre e hijo se enlazaron en un abrazo de amor, orgullo y alegría.

Durante toda la presentación Furito se mantuvo conversando con el público. Intervenciones agradables que mostraron un músico feliz por la oportunidad de ofrendar su música. La sonoridad del saxofonista y su Standard Bomba Quintet resultó mágica y fuera de serie.

‘Freddie Freeloader’ clásico de Miles Davis fue una de las piezas más impactantes de toda la noche. La introducción magistral de Héctor Matos; y la combinación atinada y acertada de Furito (saxofón) y Raúl (trompeta con sordina), eso solamente, era suficiente para comprar la taquilla y ser parte de esa historia musical. Se podía cerrar los ojos y viajar por el pentagrama nota a nota del legendario clásico recordado por Miles Davis (trompeta) y Cannonball Adderley (saxofón). Excelente propuesta por parte de Furito y Raúl.

El Standard Bomba Quintet continuó con su excelencia y Del Río (contrabajo) y González (piano) siguieron deleitando respectivamente. ‘Talita Cumí’ y el encanto y entrega de Furito en el clásico de Sylvia Rexach ‘Mi versión’ continuaron con el derroche de exquisitez previo al gran final con el tema del saxofonista norteamericano Eddie Harris ‘Freedom Jazz Dance’. En la pieza, el destacado músico y bailador de bomba Héctor Calderón entró a escena y lanzó sus pasos al ritmo de bomba-jazz. Tras unos instantes en movimiento, no perdió tiempo en acercarse al barril e imprimir sus improvisados toques. Momentos de ricura y sabor, para el cierre de una noche espectacular.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Obra maestra de Furito Ríos

Por Rafael Vega Curry Para Fundación Nacional para la Cultura Popular ¿Qué es una obra maestra? Es aquella…
Total
0
Share