Sueño cumplido para Gaby Alicea

El creador de personajes como Boricuita y Don Sefe plantó bandera a casa llena en el Coca-Cola Music Hall con una actuación apta para toda la familia.
Gaby Alicea se mantuvo fiel a sul principio de hacer reir a todos sin recurrir al lenguaje soez. (Foto suministrada)

Ante casa llena, el comediante Gaby Alicea cumplió el pasado domingo su sueño de hacer reír a niños, jóvenes y adultos con su stand up comedy familiar, en el Coca-Cola Music Hall.

A través de sus personajes de Boricuita, Mami y Don Sefe, mediante su contenido libre de chabacanerías, fue llevando al público a identificarse y a comprender su aseveración de que “el boricua es otra cosa”, tal cual se tituló el espectáculo.

Las tres llamadas a la audiencia para dar comienzo al show, las hizo en vídeo Mami, quien advirtió le tiraría su chancleta voladora a quien viera grabando.

El comediante hizo gala de su inventiva al narrar las mil y una ocurrencias de sus personajes Boricuita, Mami y Don Sefe. (Foto suministrada)

Durante dos horas y media, Gaby dio paso a su creatividad, chistes y anécdotas. Comenzó caracterizando a Boricuita, quien arrancó bailando salsa, para luego revelar el inverosímil origen de su nacimiento, de su nombre y crianza. Además, se jactó de ser “el más que sabe de la historia de Puerto Rico”. Así pues, con sus disparatadas ocurrencias hizo reír a la audiencia, incluso a niños. Por cierto, hubo un pequeñín que asistió vestido como este pintoresco personaje. Para cerrar su actuación, apareció Amneris Meléndez, esposa de Gaby, mencionándole varias frases para que él las interpretara al estilo boricua.

“Estamos felices de por fin poder estar en el Coca-Cola; gracias por el cariño y el apoyo”, expresó Meléndez.

Entonces, llegó Mami en bata y con escoba en mano barría el escenario y se quejaba del por qué ella debía estar allí. “Estaba tranquila en casa… No sé a qué ustedes vinieron acá, a escuchar los chistes mongos de Gaby. Usted botó los chavos”, dijo.

Entre cada intervención de los personajes, se proyectaron vídeos y parodias musicales para darle tiempo a Alicea de cambiarse.

Luego, entró en bicicleta Don Sefe, quien alardeó sobre su elegancia y sabiduría, previo a hacer chistes sobre Boricuita. Además, relató cómo y quién inventó la foto selfie, provocando carcajadas.

Cabe resaltar el dominio de este comediante en el escenario, pues a pesar de las risotadas de la audiencia, se mantuvo en cada una de sus caracterizaciones sin reírse.

Tras dos horas de comedia ininterrumpida, le tocó el turno a Gaby, para interactuar con los asistentes y dar su curso intensivo de que ser puertorriqueño y boricua no es lo mismo, ejemplificando las diferencias con anécdotas y características. Finalmente, resaltó el haber estado “más de dos horas sin malas palabras, ni doble sentido”, arrancando nuevamente los aplausos de la masa, como muestra de aprobación.

Una vez concluyó el stand up, en la intimidad del camerino, expresó que “el show fue increíble, pasé una noche que nunca olvidaré. Superó todas mis expectativas. Sabía que el público iba a ser bueno, pero ver casa llena fue el mejor regalo que mi público en Puerto Rico me podía ofrecer en esta Navidad. Di todo lo mejor de mí, me voy muy contento y satisfecho. Espero poder regresar en un venue tan importante como el Coca-Cola. Estoy viviendo el sueño. Seguimos demostrando que la buena comedia funciona y que el boricua es otra cosa. No es lo que mucha gente cree, nosotros tenemos un corazón enorme”.

En fin, “El boricua es otra cosa” es una alternativa de diversión familiar con varias pinceladas de historia, sin temor a exponer a niños ni adolescentes a palabras soeces ni material inapropiado para sus edades.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Total
0
Share