Imparable su trova

El cagüeño Guersom Báez Fonseca carga por tercera vez -2019, 2021 y 2023- con el primer lugar del Concurso Nacional de Trovadores del ICP.
Un sonriente Guersom Báez Fonseca disfruta su tercera victoria como Trovador Nacional de Puerto Rico. (Foto suministrada)

Por Edgar Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Por tercera ocasión, Guersom Báez Fonseca se alzó con el primer premio del Concurso Nacional de Trovadores del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), en esta ocasión, durante la 55 edición efectuada durante la “Campechada” en San Germán. Obtuvo un premio en metálico, acompañado de la grabación de un número en el estudio y la Medalla del ICP. Báez había triunfado en 2019 y en 2021.

En el cuadro final del evento de este año, dedicado al maestro, poeta y trovador Miguel Santiago Díaz, quedaron Jonathan Nieves en segundo lugar, Humberto Martínez (Trovador Nacional 2022) en tercer puesto, Evander Ortiz en cuarto lugar y Ángel “Kenty” Colón, quinto. Durante la preselección de participantes de la competencia, también, estuvieron José “Cheíto” Ortiz, José A. Pérez Vélez, Víctor Manuel Reyes, Víctor González y Marcos Collazo. (Humberto Martínez entró automáticamente como Trovador Nacional 2022).

Medalla otorgada al triunfador de la pasada jornada del Concurso Nacional de Trovadores del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP). (Foto suministrada)

Báez afirmó que cada edición “tiene su sabor. Ganar por primera vez fue un orgullo y honor. Ya la segunda ocasión te demuestra cierto tipo de consistencia y en tercera ocasión, es una consistencia ya confirmada… Los que quedaron en segundo y tercer lugar somos compañeros y amigos de muchos años. Hasta celebramos que durante el corriente año y el pasado nos hayamos encontrado en esos primeros tres puestos”. Puntualizó que le emociona estar junto a Humberto Martínez, porque iniciaron prácticamente juntos, con cinco o seis meses de diferencia.

Aclaró que con solo 23 años estuvo en una final del Concurso Nacional de Trovadores, sin embargo, no recuerda cuántos años lleva formando parte del prestigioso evento. “Hace 17 años ya me encontraba en una competencia final alcanzando los primeros lugares. Sí superan las 10 ocasiones en que he participado”, detalló. (El trovador que más ha ganado este concurso ha sido Jovino González).

EL ICP destacó, en declaraciones escritas, que celebra este duelo de improvisadores para seleccionar al Trovador Nacional de Puerto Rico que les representará durante un año. Entre los retos del trovador está el dominio de la décima espinela, que es una estrofa de 10 versos, cuya rima y terminación de cada verso, debe ser perfecta. También se evalúa el contenido, el lenguaje poético del trovador y cómo desarrolla el tema que se le da en el pie forzado. La décima se debe improvisar en el momento. Cada año, nuevos trovadores se interesan en el arte de la improvisación y participan de esta competencia.

Guersom añadió que este año hubo una variación en cuanto a los criterios de evaluación, porque antes buscaban al trovador que mejor improvisara la décima espinela y, en la edición 55, primero hubo que competir en aguinaldo, que es más corta y compleja. “Yo tuve que dominar una ronda de aguinaldo y otra del seis de décima espinela”, precisó. Durante el año intervino en eliminatorias alrededor del País para seleccionarse nueve trovadores que enfrentarían al campeón de 2022. En la ronda de aguinaldo el pie forzado fue “autosuficiencia” y en la final, “el martirio sin victoria”, que en su caso dedicó a Lola Rodríguez de Tió.

Guersom, segundo de izquierda a derecha, junto a la oficialidad del Instituto de Cultura Puertorriqueña y el alcalde de San Germán, Virgilio Olivera, a extrema izquierda. (Foto suministrada)

En una entrevista anterior con la Fundación Nacional para la Cultura Popular, nuestro Trovador Nacional 2023 había expresado que en 2002 en el seis chorreao de una parranda cayeyana fue lanzado a improvisar por el veterano trovador Edgardo Rivera. Al conocerse su victoria, una de las primeras comunicaciones que recibió fue de su mentor, desde Orlando, Florida. Aunque la lista de maestros trovadores “es interminable” siempre resalta, entre los fallecidos, a Ricardo Abril, de Bayamón.

Sin tomar en cuenta a Humberto Martínez y Jonathan Nieves porque “ellos no son prospectos ni de la nueva cepa, sino dos veteranos que nos vamos tú a tú durante el año entero, lo que es indiscutible”, viene a su mente el nombre de Evander Ortiz como un talento que apenas lleva compitiendo seis o siete meses y quedó en cuarto puesto. “¡Es muy joven! Un baloncelista profesional de Los Gigantes de Carolina. Tiene un vocabulario muy amplio y no repetitivo, eso es lo que más llama la atención. Siempre hay frescura en lo que está diciendo”.

En casi 20 años -que celebrará en 2024- compitiendo oficialmente en los concursos de trovadores, Guersom busca mejor darles un agradecimiento a los jóvenes, más que brindarles una exhortación. “En todos los eventos de los compañeros y míos siempre hay público bastante joven, muy respetuoso del trabajo y atento a lo que se está haciendo en tarima… Es más un agradecimiento porque están presentes y a veces contratan a trovadores. Hay un aire nuevo por ahí asomándose que es muy interesante y válido”, sentenció.

Por la trova ser “un rasgo cultural de Puerto Rico” entiende que “más conectado debes estar a tus raíces” para que se destaque con mayor fuerza el trabajo en tarima, pero “no me gustaría encasillarlo como algo ideológico o religioso”.

En su desarrollo como trovador, Báez entró por primera vez a una final del Concurso Nacional cuando apenas contaba con 23 años. (Foto suministrada)

Cuando le cuestionamos cómo evoluciona con su trova al ser parte de tantos eventos, este orgullo cagüeño respondió, “yo le huyo mucho a ser repetitivo. Desde el primer día que comencé siempre he buscado no hacer lo mismo que la semana anterior. Tengo que ser un trovador mejor que el Guersom Báez de la semana pasada. ¡Lo repetitivo cansa al público! Me gusta ser el factor sorpresa”.

Admitió, por otro lado, que sus memorias en la trova “están realengas y hay que rescatarlas pronto” para próximas generaciones.

El artista subrayó que en talleres que brinda a niños, jóvenes y adultos destaca que no proviene de una familia de trovadores ni de músicos. “En mi adolescencia entendí que esto me iba gustando, que me atraía… No al grado que ahora, porque era un principiante. Aprendí y me apasioné con la décima campesina. ¡El aguinaldo me fascina! Cuando entré a esto jamás imaginé que iba a ganar alguna vez el Concurso Nacional de Trovadores…¡Y ya llevamos tres títulos! La meta es seguir con consistencia haciendo el trabajo debido. El día que un compañero me gane, como ha pasado, celebraré su triunfo, como ocurrió con Humberto Martínez. Todos somos un cúmulo de experiencias. Sé que estoy cargando con cosas que ellos me han abonado. El día que ellos ganen, sé que yo estaré ganando”, culminó diciendo el papá de un niño de 12 años, al que le atrae el deporte, pero conoce la décima.

El ICP inició los Concursos de Trovadores improvisadores en 1956, pero se instituyó formalmente para el 1969 celebrando concursos regionales y luego el concurso nacional en San Juan para escoger el campeón de la trova.

Nuestro “Trovador Nacional 2023” se presentará este domingo 10 de diciembre en el Mercado Navideño del Instituto de Cultura Puertorriqueña, junto a otros colegas.

El triunfador, al centro, junto a oficiales del ICP, compañeros trovadores y amigos en la pasada celebración de la Campechada en San Germán. (Foto suministrada)
Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Total
0
Share