‘Doce paredes’… antes de la inclusión

Han pasado cinco décadas desde que el dramaturgo, actor y productor Juan González-Bonilla irrumpió en la escena nacional con un tema entonces escandaloso.
Elenco original en el estreno de la obra “Doce paredes negras” del dramaturgo Juan González-Bonilla. (Foto Producciones Canmdilejas)

Serie 1973-2023 (III)

Por Edgar Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Fue en noviembre de 1973 cuando subió el telón por primera vez para la obra “Doce paredes negras”, del dramaturgo puertorriqueño Juan González-Bonilla, que produjo junto a Joseph Amato y dirigió la inolvidable Victoria Espinosa. En aquel momento de recesión económica, gritos de protesta ante la guerra no declarada de Vietnam y un asomo del despertar de la temática sexual no convencional en la sociedad, predominaban los clásicos del teatro puertorriqueño e internacional en la escena teatral del País.

Pero esta pieza estremeció los cimientos del teatro local por su temática. El elenco original estuvo compuesto por Esther Sandoval, Myrna Vázquez, Raulito Carbonell, Danny Torres, José Reymundí, Antonio Pantojas y el propio Juan González-Bonilla. Duró un mes en cartelera en el Teatro Sylvia Rexach (siendo respaldada de forma contundente por público general), y luego en el Teatro Tapia en el Viejo San Juan y el Centro Cultural de Mayagüez. Aunque hubo visiones encontradas en su estreno, ¡en el teatro no cabía un alma!

Las actrices Esther Sandoval y Myrna Vázquez aceptaron el reto de asumir los roles de “Alejandra” y “Amalia”,  respectivamente. (Foto Producciones Candilejas)

Ante el impacto provocado, “Doce paredes negras” regresó al Teatro Sylvia Rexach en junio de 1974, con ajustes en el elenco: Esther Sandoval, Mildred Karen, Joffre Pérez, Teófilo Torres y Juan González-Bonilla, bajo la dirección de Victoria Espinosa. ¡La acogida fue idéntica!

El tercer montaje ocurrió 11 años después – en enero de 1985-, encabezado por Lydia Echevarría, Alba Nydia Díaz,José Luis “Chavito” Marrero, Jaime Montilla, Albert Rodríguez, Gilberto Valenzuela, Raúl Rosado y Juan González-Bonilla, dirigidos por Victoria Espinosa. En esta ocasión, estuvo en cartelera en el Teatro La Perla en Ponce, el Teatro Yagüez en Mayagüez y el Teatro Calimano en Guayama. La puesta en escena se dio en medio del proceso legal que enfrentaba Lydia Echevarría tras el vil asesinato de su esposo, el productor Luis Vigoreaux, por lo que hubo una protesta en contra la veterana actriz.

Al haber pasado cinco décadas, en la Fundación Nacional para la Cultura Popular dialogamos con González-Bonilla para auscultar el origen de su primer gran éxito teatral. “Doce paredes negras” fue la primera obra que escribió e impulsó su carrera profesional. La trama gira en torno a dos mujeres que se conocen en un bar y se hacen amantes. Una de ellas coincide en el local con un hombre que representa a la sociedad, escena que motivó al público a abuchear el personaje.

Sobre el texto de “Doce paredes negras”, de Producciones Candilejas, el autor comentó que era un poema bastante extenso enfocado en la relación de dos hombres, sin embargo, al compartirlo con otro productor, Joseph Amato, le recomendó cambiarlo a dos mujeres, por lo que tuvo que transformarlo. Tardó alrededor de seis meses en completar el libreto.

En 1974 Mildred Karen y Esther Sandoval protagonizaron la reposición de la 0bra. (Foto Producciones Candilejas)

Las “Doce paredes negras” son las cuatro paredes de la barra frecuentada por público gay, las cuatro de la casa de “Alejandra” y las cuatro de la casa de “Amalia”. Son negras -en el contexto de uso en la época – por la vida tumultuosa de todos los personajes. Es una tragedia porque “Alejandra” estrangula a “Amalia” porque ésta le dice “ya no te amo”. Más expresa al final, “fue por amor”, explicó González-Bonilla.

El dramaturgo detalló, además, que su estreno fue “un acontecimiento al ser la primera obra de teatro puertorriqueño, por lo menos del siglo XX, que trae a colación la homosexualidad, el lesbianismo. Fue un escándalo por escenificarse en un país ser muy conservador. El impacto fue total, y se volcó la clase gay de Puerto Rico que estaba medio tapada o tapada por completo. Eso era como un misterio tocar ese tema y ¡más con lesbianas!”.

Comentó que ningún actor puso reparos al presentarle el proyecto. A quien primero le habló fue a la primerísima actriz Esther Sandoval. La reunión se llevó a cabo en la residencia de ella, donde le planteó el tema. Tras leer el libreto, Sandoval aceptó de inmediato para estar en la piel de “Alejandra”. Pensó en esta artista por su fuerza dramática… El próximo acercamiento fue a Myrna Vázquez, quien interpretó a “Amalia”, la otra protagonista de la pieza.

Como Sandoval y Vázquez nunca habían estado en un bar gay, el dramaturgo contactó al dueño de uno en el Viejo San Juan -al que se entraba solo con llave- para llevar al grupo de “Doce paredes negras”… Todos terminaron bailando y al salir del lugar, Myrna Vázquez cuestionó a González-Bonilla, “‘si estos seres humanos son como cualquier otro, ¿tienen que estar en un bar con llaves para que no los descubran?”.

“Doce paredes negras” contó en la década de 1980 con Lydia Echevarría y Alba Nydia Díaz como protagonistas. (Foto Producciones Candilejas)

Juan aún se estremece al recordar los aplausos que ganó Esther Sandoval como “Alejandra” en ‘Doce paredes negras”. “La fuerza interpretativa de Esther era exquisita”, manifestó.

Aprovechó para resaltar que Victoria Espinosa quedó fascinada con el texto, solo alteró de orden unos parlamentos.

Al mismo tiempo, precisó que el contenido del libreto sí era fuerte, sin embargo, el montaje no resultaba gráfico, porque Joseph Amato siempre velaba por su estética y que no rayara en lo grotesco.

El artífice de esta propuesta teatral de avanzada rememoró una reseña para esa fecha del director Andrés Quiñones Vizcarrondo, esposo de la inolvidable comediante Norma Candal, que en su titular destacó, “‘Doce paredes negras’ con visos de tragedia griega”, esto porque uno de los personajes de la obra encarna a la muerte.

Dean Zayas escribió, en tanto, un artículo señalando que “Juan González-Bonilla entra por la puerta grande del teatro puertorriqueño”.

Intacta en su mente una propuesta –

Juan González- Bonilla mencionó, por otro lado, que para esa época se acostumbraba la protesta por un sector radical de la política. En este caso, algunos de ellos asistieron a la obra sentándose en distintas butacas para cuando bajara el telón lanzar gritos, dando a entender que era el público. La actriz Esther Sandoval y la directora Victoria Espinosa no se quedaron calladas entonces, enfrentándolos directamente. Después de ese incidente, las funciones corrieron con respaldo contundente, aseguró el también histrión.

Cinco décadas antes de la era de la inclusión llegó “Doce paredes negras’, de Juan González-Bonilla, a la escena nacional… Hoy su autor subrayó convencido, “la obra dio los primeros pasos. Después vinieron los desnudos en escena y las obras de homosexuales estaban ‘choretas’ por ‘Doce paredes negras’ haber sido un éxito”.

Edición/colaboración Javier Santiago / Fundación Nacional para la Cultura Popular

Próximo en la serie:
Hace 50 años “Cuéntale” catapultó a Nydia Caro a la cima de difusión radial.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

A cinco décadas del ‘¡Fua!’

Don Alfonso Vélez Iturrino, autor del tema -cuyo título original es 'La Luz'- celebra su éxito al trascender generaciones y ser parte del cancionero navideño de Puerto Rico.
Total
0
Share