Tamara Escribano hacia la eternidad

La inolvidable soprano es recordada como la intérprete juvenil Tammy, quien popularizó canciones como ‘Dame tu cariño’, ‘El burrito’ y ‘Perro que ladra’ en los años de la Nueva Ola.
La cantante Tamara Escribano durante una presentación en 2016 en el Teatro Tapia del Viejo San Juan. (Foto Mauricio Pascual para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Tamara Escribano De Jesús, reconocida cantante del movimiento de la Nueva Ola – en el que despuntaron figuras como Chucho Avellanet, Lucecita Benítez y Julio Ángel, entre otras y que tanto impacto causó en la industria del entretenimiento en Puerto Rico- falleció de un paro cardiorespiratorio la noche del miércoles 29 de noviembre en el Bayamón Medical Center en Bayamón.

Uno de sus hijos, José Méndez Escribano, informó por vía telefónica a la Fundación Nacional para la Cultura Popular, que “desde hace dos años mi señora madre sufría de Alzheimer. La semana pasada le dio Covid-19 y pulmonía. Ella estaba en un hogar, pero murió en el hospital, donde llevaba unos días”.

La cantante se abrió paso en el ambiente artístico nacional como parte del movimiento nuevaolero. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

La voz de canciones como “Pido paz”, “Dame tu cariño”, “El burrito”’ y “Perro que ladra” -que marcaron el ascenso a la fama de la estrella juvenil conocida entonces como Tammy- falleció a sus 71 años, que cumplió en mayo pasado. Su condición de Alzheimer fue diagnosticada hace más de dos años. “Lamentablemente hace como un año que no nos conocía, ni a mi hermana Paullette, ni a su esposo (padrastro) Edward Boullet”, señaló José. Al momento de la entrevista no se conocían los detalles de las exequias, solo que por decisión de Tamara será cremada.

En un repaso por la trayectoria artística de la reconocida intérprete -que aparece publicada en su biografía en el portal de la Fundación Nacional para la Cultura Popular (www.prpop.org)- sobresale que cuando tenía apenas seis años ganó un concurso de canto nacional patrocinado por una estación de radio en Arecibo, su ciudad natal. Seis años más tarde, gracias a la gestión de su tía, la poeta Aida María de Jesús, audicionó ante el promotor y productor de programas para la juventud, Alfred D. Herger, empezando como intérprete de la Nueva Ola bajo su mentoría.

Tamara Escribano De Jesús estudió, además, un bachillerato en Lengua y Literatura Francesa y una Maestría en Artes en la Escuela Profesional de Traductores de la Universidad de Puerto Rico, destacándose en el campo de la traducción musical. Completó una concentración mayor en canto del Conservatorio de Música de Puerto Rico, estudiando con la soprano María Esther Robles, al mismo tiempo que preparaba su tesis de maestría: una traducción de siete análisis musicales de la profesora Marjory Bonynge, que se utilizó como texto en sus clases de música en la Universidad de Puerto Rico.

Su dominio interpretativo abarcó desde canciones medievales francesas, temas sefarditas, canciones de arte, ópera, zarzuelas y “negro spirituals”. (Foto suministrada)

¡Su legado es incalculable! Ganó en dos ocasiones el primer lugar en las audiciones del Metropolitan Opera House en Puerto Rico. Su repertorio vocal se extiende desde canciones medievales francesas, canciones sefarditas, canciones de arte, ópera, zarzuelas y “negro spirituals”. Hizo estrenos mundiales para diversos compositores como Héctor Campos Parsi y William Ortíz, entre otros. También compartió escenario con Aurora Ginasteras, Joel Sacs, Tania León, la “Bronx Arts Ensemble”, y otros excelentes artistas de Puerto Rico y el exterior. En su currículo resaltaba que cantó para Pro Arte Musical, Pro Arte Lírico y Teatro de la Ópera.\

Otros logros profesionales de Tammy fueron haber creado a nivel local el grupo musical Mujeres Puertorriqueñas en la Música, con la participación de mujeres profesionales de nuestro País, presentando conciertos y charlas en diversos pueblos. Produjo, escribió el libreto y fue una de las solistas del concierto de Navidad, “Regalo de Reyes”, con el tenor Alex Vázquez y la actriz Idalia Pérez Garay, transmitido por WIPR TV.

Esta gran artista dirigió varias obras de teatro, entre ellas, el musical “West Side Story”, de Leonard Bernstein.

En la ciudad de Nueva York escenificó numerosos conciertos, como en la Casa de la Herencia Cultural Puertorriqueña y el Museo del Barrio.

Tamara fue una alumna aventajada de la maestra y soprano, María Esther Robles (extremo derecho). (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Laboró para la compañía American Opera Projects, haciendo el montaje mundial de la ópera “Rican”, de William Ortíz, además de estrenar obras de varios compositores estadounidenses.

En la Universidad de Fordham cantó la Misa en Do Mayor, de Manny González, con la Bronx Arts Ensemble y el barítono Abraham Lind. Recibió el Premio Operístico del Instituto de Puerto Rico en Nueva York.

Tamara fue una de las solistas en el Concierto de Gala en Carnegie Hall, de la compañía Amigos de la Zarzuela, con la que participó en muchos conciertos en el estado de Nueva York.

También se destacó como soprano invitada en la Orquesta Filarmónica de Yonkers, dirigida por Jerome Salas. Posteriormente pasó a formar parte de su junta de directores, al igual que su esposo Edward Poullet. Produjo numerosos espectáculos y programas para la comunidad de Washington Heights en la Ciudad de los Rascacielos.

Escribano (al centro) fue distinguida en numerosas ocasiones durante su prolífera carrera en el arte. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Publicó artículos en periódicos y revistas universitarias de Puerto Rico sobre el tema de la música, la mujer y la cultura.

Laboró en Lehman College, la Universidad de Puerto Rico, la Universidad Metropolitana y el Conservatorio de Música de Puerto Rico.

En nuestro país estuvo, además, en la compañía El Cemí del fenecido primer actor Marcos Betancourt, en el rol de la soprano Leonor Roncoroni en la obra “Quimera”, del dramaturgo Roberto Ramos-Perea.

Tamara interpretó la canción “Ramona”, de la compositora utuadeña Ketty Cabán, para el concierto del Western Ballet Theater.

Completó un doctorado en Filosofía y Letras del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, con una tesis sobre la música en la isla.

La arecibeña fue artista de conciencia y solidaridad, organizando en 2008 un concierto de voces líricas en apoyo a la Fundación Nacional para la Cultura Popular. (Foto Javier Santiago / FNCP)

José Méndez Escribano mencionó, también, que su madre ofreció clases por más de dos décadas en la escuela de la base Buchanan… En su profesión de maestra se desvivía por los niños, a nivel elemental e intermedio, con los que creaba proyectos de teatro y música. Dirigió la división de teatro del mismo plantel educativo.

A nivel artístico, su hijo afirmó que, en ocasiones, Tammy daba conciertos privados, pero llevaba algunos años inactiva en esa faceta.

Abatido por la partida física de su madre, José cerró diciendo que “como persona fue excelente. Siempre muy desprendida para ayudar a los demás. Su calidad como ser mano era excelente. No porque haya sido mi madre, pero fue una buena persona. Todo el que la conoció sabe que eso fue así. La calidad de ser humano de ella es lo más que debemos exaltar. ¡Su corazón gigante!”.

Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Celebran la vida de Myrna Casas

La aportación de la inolvidable dramaturga, directora, productora, actriz y académica se evidenció el martes en sentidos mensajes de despedida ante su partida del mundo terrenal.
Total
0
Share