Encuentro festivo, rítmico y contagioso

El trovador Julio César Sanabria unió todos los ‘ingredientes’ en su concierto ‘Navidad en Bellas Artes’ para convertirlo en un banquete musical, repleto de invitados.
El trovador Julio César Sanabria logró su sueño dorado de cantar – por méritos propios – en la Sala Antonio Paoli del Centro de Bellas Artes. (Foto suministrada)

Por Edgar Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El trovador Julio César Sanabria cumplió su cometido la noche del sábado 25 de noviembre en la Sala Antonio Paoli del Centro de Bellas Artes de Santurce tras una larga espera de décadas, para presentarse como figura central. Pero valió la pena, porque su concierto “Navidad en Bellas Artes” captó la atención de la audiencia desde el principio y se convirtió en un parrandón fuera de liga, repleto de invitados especiales.

Julio César contó con la participación de su talentoso hijo, Rodrigo Ignaxio Sanabria. (Foto suministrada)

El artista evidenció en el escenario sus grandes quilates, al igual que revalidó su amor patrio. Durante 43 años de trayectoria, como miembro de la dinastía Sanabria ha defendido nuestra cultura y tiene el respeto del pueblo. En su caso, Julio César abrazó la música con apenas cinco años en un barrio de Guayama.

Ya el cantante no tendrá más que soñar sobre cómo sería ese trascendental momento en Bellas Artes de Santurce, como lo hizo desde que en su adolescencia pisó el recinto como invitado de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. Por derecho propio, talento, creatividad, gran carisma y el sudor de su frente él trazó su ruta. Definitivamente, en esta velada mereció los aplausos de la gente.

Luego de una intervención -como antesala- del presentador de televisión Alex DJ, de “Puerto Rico Gana” (Telemundo), regalando premios en metálico al poner a parte de la audiencia a bailar o a responder ‘sí o no’ en un simpático interrogatorio, dio inicio el espectáculo apareciendo en el escenario Rodrigo Ignaxio Sanabria, unigénito de Julio César, con “Aguinaldo Jíbaro”. Este niño de siete años es un diamante en bruto y su nombre se escuchará con fuerza según pasen los años. Lleno de emoción agradeció a la multitud y dejó el timón en manos del protagonista de “Navidad en Bellas Artes”, diciendo que era un honor presentar a su “mentor, amigo y papá”, que arrancó con un aguinaldo que resalta el valor de soñar, la importancia de la familia y la fuerza de la tradición en su vida.

Odilio González (izquierda) fue el invitado de lujo de Julio César en esta velada musical donde les acompañó la cuatrista Maribel Delgado. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Julio César continuó con el seis habanero “Mis inmortales”, en homenaje a sus maestros en la música, destacando que “no hay nada más lindo que ser agradecido en la vida”. En la pantalla se proyectaron imágenes de su fenecido progenitor Leopoldo Sanabria, de Ramito, Luis Miranda “El Pico de Oro”, Tavín Pumarejo (quien le dio la primera oportunidad en televisión con apenas 11 años), José Miguel Class “El Gallito de Manatí” y Odilio González.

Precisamente, “El Jibarito de Lares” subió al escenario junto a la cuatrista Maribel Delgado para deleitar a todos con “Vals raíces”, tema de la inolvidable Luz Celenia Tirado. Odilio puso a reír a los espectadores indicando, “soy el Bad Bunny de las nenas del ayer”. Julio César mencionó que se cruzó en el camino con Odilio cuando tenía 17 años… Igual impacto provocó en la gente la interpretación del aguinaldo, “Ya está amaneciendo” en voz de Odilio. Acto seguido, Julio César entró para pedir una ovación para su invitado de lujo, y éste comentó al marcharse, “suavecito, que ya no puedo correr” ante las carcajadas de los presentes.

Tavín Pumarejo fue recordado por el trovador en varios  segmentos del espectáculo. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Mientras imágenes de la vida familiar de doña Nilda Colón, matriarca de los Sanabria, aparecían en la pantalla, sus hijos trovadores, Alfonso, Fernando y Julio César entonaban “Ahí vive la vieja mía”, con Pedrito Guzmán en el cuatro.

El ingrediente exageradamente subido de tono – y un tanto discordante – lo puso el comediante y trovador colombiano John Jairo Pérez. Ciertamente con su humor alborotó a la audiencia con “Las Trovas del Ay, Ay” y luego con su “Historia de amor picante con los pueblos de Puerto Rico”. Pero aún así, ¡qué lástima que sobre sus hombros llevara nuestra bandera! A él, luego se unió el trovador puertorriqueño para cantar en controversia.

“La Juma” del Conjunto Quisqueya dio un giro más festivo al concierto llevándolo a otro nivel de ritmo, a lo que se sumó la acertada intervención del animador Luisito Vigoreaux con sus comentarios. Para rendir tributo al “Hígado de Ganso” Tavín Pumarejo, Julio César prestó su voz al controvertible exitazo “La Finquita”.

Los hermanos Sanabria cantaron acompañados por el cuatrista Pedrito Guzmán. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Como durante 27 años este fiel defensor de nuestra cultura ha sido devoto de la Promesa de Reyes y hasta los enaltece en sus temas, en “Navidad en Bellas Artes” interpretó “6 de enero” (de Edwin Colón Zayas), “Ven conmigo” (junto a Julisa Sanabria), “¡Préparate, papá!” (con Rodrigo Ignaxio, de quien dijo sentirse orgulloso, que canta desde sus tres años y que en sus “hombros está el legado de tu abuelo”) y “Nuestra Espifanía”. El público se estremeció con la presencia de Los Reyes de Juana Díaz, que llegaron sorpresivamente al inicio del homenaje y se ubicaron al extremo izquierdo.

Después de haberse marchado Los Reyes de Juana Díaz, los Hermanos Sanabria dieron rienda suelta a la improvisación que tanto los define y hasta la gente le dio algunos pies forzados.

Un popurrí de parranda con “Wepa, wepa, wepa”; “Yo me tomo el ron”; “La botellita”; “Caminan las nubes”, “La luz” y “Despiden el año” se adueñó del recinto… Y como punto final, tras más de dos horas de show, la agrupación Plenéalo marcaría la pauta para esta Navidad al son contagioso del estribillo: “Que se vaya lo malo, y venga lo bueno”.

La presencia de Los Reyes Magos no pudo faltar en este encuentro musical delineado por el trovador. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)
Total
0
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

De ensueño El Gran Combo

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Nunca se bailó en el Choliseo como…
Total
0
Share