Sabrosa la salsa de Papo Rosario

He aquí una propuesta bailable de principio a fin, con letras positivas y alentadoras, bien vocalizado y con una sonoridad refrescante.
Papo Rosario recibe aplausoso en su debut discográfico como solista. (Foto suministrada)

Por Jaime Torres Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Hay salseros muy queridos por el Pueblo que doquier llegan son objeto de muestras de cariño y admiración de gente común y corriente. Papo Rosario es el mejor ejemplo.

Si aparte de su buena vibra y simpática personalidad usted tiene acceso a su primer disco como solista razones sobran para patrocinar su trabajo.

Tras cuatro décadas con El Gran Combo, institución de la salsa de la que se despidió por razones de salud, Papo debuta con el cd “Salsa de la buena”, respaldado por el maestro Isidro Infante, una leyenda de la música con créditos compartidos con La Élite, Louie Ramírez, Willie Colón, Celia Cruz, La India y otras luminarias de la salsa.

En “Salsa de la buena” papo Rosario contó con la producción y dirección musical del maestro Isidro Infante. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Papo e Isidro son parte del catálogo de Salsaneo Records, compañía de Steve Guasch que ya despunta como el nuevo sello de la salsa contemporánea, pero con sabor tradicional.

Papo Rosario, que grabó con Tempo 74 antes de sustituir a Mike Ramos como corista y coreógrafo de El Gran Combo, ha logrado, orientado por Isidro, uno de los discos indispensables de 2022.

Es una propuesta bailable de principio a fin, de letras positivas y alentadoras [tan necesarias en estos tiempos sombríos e inciertos] bien vocalizado y con una sonoridad refrescante (cuatro trompetas, trombón y saxofón barítono). Para nada se compara e identifica la influencia de Los Mulatos del Sabor.

Sí, en algunas líneas y soneos de la canción “Gracias” son evidentes leves rasgos de su amigo y ex compañero Jerry Rivas, pero en general El Carbonerito brilla con luz propia en una producción que 100% le recomendamos a las salseras y salseros del mundo.
Con méritos de sobra para que la combinación de Papo e Isidro se hubiese considerado para la edición del Día Nacional de la Salsa 2022, ahora resta que el Pueblo los respalde con su patrocinio.

Grabar no está tan al alcance de artistas como Papo, pero si en masa adquirimos su disco en par de años podría producir otro.
“Salsa de la buena”, que a fin de año aparecerá en la lista de excelencia de este cronista musical, inicia con la nota de optimismo y perseverancia “Gracias”, una de las cuatro composiciones que Isidro aporta al proyecto y en la que lo escuchamos con un solo de piano.

En la canción homónima del cd Papo reafirma su conexión con el Pueblo como exponente y defensor de la salsa. El arreglo y el piano de Isidro evoca el sonido de Richie Ray, por lo que se pudiera considerar un homenaje a Los Reyes de la Salsa.

En “Así soy” Papo le canta a la felicidad que entraña la vida en familia con una autoestima saludable forjada desde el amor.
En “Regreso”, en que sobresalen el coro de Gilbertito y Luisito Carrión, revalida su compromiso con el género tras prácticamente toda una vida con La Universidad de la Salsa.

Con un arreglo diferente, con el piano como instrumento protagónico en la introducción, Papo canta en “En mi casa no falta na’”, letra en que expone que en la sencillez de su hogar y el amor de sus seres queridos radica la fortuna de su vida.

Aunque conocida en el género de la balada en las voces de Soledad Bravo y de su creador Pablo Milanés, Papo revela otra faceta en su sensibilidad como intérprete con su versión de “Cuánto gané, cuánto perdí”, reflexión nostálgica de la existencia.

Con otro solo de Isidro en el piano, en “Los refranes de Don Yeyo” Papo resalta la importancia sociocultural del refranero caribeño.
De su puño y letra, “Besos” es una suma agradable al cancionero salsero inspirado en esa temática que incluye “Tu rica boca” de Bobby Valentín con Johnny Vázquez, “El beso” de Michael Stuart con Tito Puente y Eddie Palmieri y “En un beso la vida” de Camilo Azuquita con Louie Ramírez, entre otras. Isidro contribuye con otro solo de piano y Toñito Vázquez con uno de trombón.

La incorporación de la décima campesina a la salsa es eficaz en “Así es la tierra donde nací”, concebida por Papo, quien la canta con Luisito Carrión, preámbulo perfecto en la secuencia que concluye con la parranda navideña “Esto empieza y no acaba”.

El disco “Salsa de la buena” de Papo Rosario con Isidro Infante no debe faltar, sea en formato tangible como digital, en las colecciones de los salseros del corazón del rollo; de los de capa y espada.

No solo porque Papo es un querendón del Pueblo, sino porque es una producción de indiscutible calidad que deleitará al bailador.
Es la carta de presentación en la nueva etapa de su carrera y con difusión radial debe propiciarle tarimas. [Imagínese un baile amenizado por El Gran Combo y las orquestas de Andy Montañez, Charlie Aponte y Papo Rosario. ¿Utopía salsera?].

“Salsa de la buena” se consigue en la tiendita de la Fundación Nacional para la Cultura Popular.

Total
3
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Esperanzador ‘Hostos vive’

Por Joselo Arroyo Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Fue llamado y es recordado como El Ciudadano…
Total
3
Share