Danny Rivera y Charlie Aponte en Quisqueya

Un país, dos teatros, un boulevard y dos estrellas.
Danny Rivera canta a dúo con el compositor dominicano Cheo Zorrilla, autor de éxitos como “Apocalipsis”, (Foto Tamara Yantín)

Por Eduardo Villanueva Serrano
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El pasado miércoles en la mañana fuimos testigos del respeto y la admiración que el pueblo dominicano le profesa a nuestro cantor Danny Rivera, mediante la instalación de una de cuerpo celeste de bronce pulido con su nombre en el Boulevard de las Estrellas, en la capital del hermano país. Acto al que asistieron talentos tales como, Niní Caffaro, Bonnie Cepeda, Amaury Sánchez y el gran compositor Cheo Zorilla, quien tuvo a cargo la semblaza de Danny para ese gran momento.

El intérprete puertorriqueño se presentó en el Teatro Nacional con su “Concierto Sinfónico” bajo la dirección musical del respetado maestro Amaury Sánchez. (Foto Tamara Yantín)

Rivera aprovechó su estadía para realizar trabajos filantrópicos de esos a los que se siente comprometido y que realiza constantemente sin pretendenciones noticiosas, mientras a su vez se preparaba para su presentación del sábado. De igual manera nuestro cantante de origen cagüeño Charlie Aponte, en medio de una gira y una presentación la noche antes en Houston Texas, llegaba para presentarse en otro teatro de la misma capital, la misma fecha.

Así las cosas, la noche del sábado, ante sala llena y con el telón abierto para darle espacio a mas de siete decenas de músicos, en el Teatro Nacional de República Dominicana entró a escena Danny Rivera para su concierto Sinfónico dirigido por Amaury Sánchez. Rivera, ante un auditorio que comprende y respeta su carrera, cantó alrededor de 25 canciones sin interrupción. Una tras otra el público que coreaba, aplaudía y aprovechaba los silencios para lanzar frases de cariño; algo que él reciprocaba. Un aforo conocedor que cantó, aplaudió y lloró mientras manifestaba su fascinación por la interpretación de nuestro amante cantor. Dos horas y cuarenta minutos después, tras la despedida y varias ñapas, terminó exitosamente la función donde Danny dejó una marca impresionante de su capacidad vocal y escénica en un teatro que permaneció a telón abierto como metáfora de lo que nuestro hermano país siente por uno de los grandes nuestros. En la canción “Para decir adiós” de nuestro Roberto Figueroa la invitada lo fue la joven Diana Ramos, quien se había destacado en el musical “In the Heights” cuando se presentó en Santo Domingo.

Charlie Aponte plantó bandera en el Teatro Fiesta del Hotel Jaragua. (Foto Tamara Yantín)

La versatilidad del cantante y el director le dieron espacio para incluir una especie de bohemia, en la cual Amaury Sánchez se apoderó de una guitarra junto a Guarionex Aquino (percusión) y Federico Méndez (guitarra) para interpretar “Mujer abre tu ventana”, “Amor robado”, “Bajo un palmar” y “Madrigal”. Uno de los momento más significativo, para Danny y naturalmente para el público fue cuando el compositor de los éxitos “Con las alas rotas”, Cheo Zorrilla aceptó la invitación para cantar a dúo “Al nacer cada enero” y “No quiero nada sin ti”.

Como si se hubieran puesto de acuerdo o Cronos conspirara a favor nuestro, de ahí salimos al Teatro Fiesta del Hotel Jaragua; ese espacio que lleva el nombre del último cacicazgo y que será recordado por la valerosa Anacaona, para presenciar el concierto de otro grande, Charlie Aponte. Inmediatamente ocupamos nuestros asientos de un totalmente vendido Teatro Fiesta, con una presentación llena de luces, imágenes y colorido, entró el nuestro. Llenó de energía y vitalidad comenzó cantando y haciendo perfecta coreografía ante un público híbrido entre nacionales y visitantes que manifestaron estar presentes por su nombre. Aponte quien cantó uno tras otro de sus éxitos de toda la vida a los que le puso voz bajo otra dirección, también presentó temas nuevos mientras pidió espacio para los talentos jóvenes que van subiendo en el género tropical. En cierto momento hizo una pausa para reconocer y homenajear a Johnny Ventura y como elemento sopresa llevó a escena al hijo de este quien tiene un parecido, físico y vocal con tan querido padre y artista. Charlie logró levantar de sus asientos a un público que disfruta de manera diferente esos espacios, para convertir los pasillos, el plató y los balcones en una especie de salón de baile. Al terminar su presentación y en complacencia de una audiencia que pedía otra interpretación más del boricua, sorpesivamente, cantó un tema relacionado a la navidad nuestra y terminó con las décimas en género de seis orquestado “no hay cama pa’tanta gente” ante los aplausos y vítores del soberano que es y será el público.

El cantante fue honrado con la instalación de una de cuerpo celeste de bronce pulido con su nombre en el Boulevard de las Estrellas, en Santo Domingo. (Foto Tamara Yantín)

Por eso el miércoles se le otorgó tamaña distinción a Danny Rivera como figura permanente en el Boulevard de las Estrellas. Por eso llenó satisfactoriamente su sala en un concierto sinfónico mientras que Charlie Aponte logró que viajaran de distintos países la misma noche para llenar su teatro y cantar como en sus tiempos mejores.

Porque Danny Rivera y Charlie Aponte representan lo mejor de nuestro pueblo e idiosincrasia, tanto en talento como en don de gentes y aunque hay muchos buenos, en ese nivel de calidad y tras tantas décadas de trayectoria exitosa, de compromiso, disciplina, talento y respeto a nivel mundial y para orgullo nuestro “ no hay cama pa’ tanta gente”.

Total
19
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Clave a la conciencia

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular En la historia de la salsa, no…
Total
19
Share