La salsa del Judío Maravilloso

Larry Harlow fue un músico visionario que acertó y contribuyó con excelentes producciones discográficas.
Larry Harlow entró a la inmortalidad anoche. (Foto Lee Marshall / Fania)

Por Vicente Toledo Rohena
Para Fundación para la Cultura Popular

Durante toda su carrera musical, Larry Harlow (Lawrence Ira Kahn, 20 de marzo de 1939-20 de agosto 2021) se distinguió por ser un visionario que presentó exquisitas y excelentes producciones discográficas. Nacido en Brooklyn, Nueva York dentro de una familia judía se crió entre puertorriqueños y latinos, escuchando y admirando la música de Arsenio Rodríguez, Orquesta Aragón, Tito Puente, Tito Rodríguez, Machito y Noro Morales, por mencionar algunas de sus influencias.

Realizó un viaje a Cuba donde conoció a mayor profundidad sobre el son, rumba y otros ritmos de la más grande de las Antillas. Siempre fue un fiel seguidor y se adentró a estudiar la música de ‘el ciego maravilloso’ Arsenio Rodríguez que con su tres y sones se apoderó de los gustos de muchos. Años más tarde, interpretó con nuevos arreglos y sonoridad la música del trecista, en la voz de Ismael Miranda y más tarde, con Junior González.

Harlow contó en su orquesta con vocalisas puertorriqueños como Ismael Miranda, Junior González y Néstor Sánchez. (Foto Lee Marshall / Fania)

La historia de Harlow junto al sello Fania inició en 1964, cuando Jerry Masucci lo vio tocar en el club Chez José y lo invitó a unirse al conglomerado salsero que había fundado en asociación con el músico dominicano Johnny Pacheco.

El pianista, arreglista, compositor, productor y director de orquesta fue exitoso en todas sus facetas e inició su recorrido como solista y jefe de banda en la Fania, con el disco ‘Heavy Smokin’, donde el cantante fue Felo Brito. Proyectos siguientes como ‘Bajándote’ con Monguito; y ‘El Exigente’ presentaban un Harlow adentrado y ganando espacio entre los artistas más populares del momento.

Llegó el disco ‘Orquesta Harlow presenta Ismael Miranda’, donde un juvenil Miranda pone con su voz éxitos como ‘La contraria’, ‘Mi Guajira Si’ y ‘Quiero Boogaloo’, todos de la autoría del bajista del grupo Bobby Valentín.

Para la próxima grabación discográfica ‘Mi Mono y Yo’, Harlow y Miranda comienzan a componer juntos piezas como ‘El Malecón’, la que provocó gran sensación entre los amantes del género.

En las producciones discográficas sus solos de piano eran parte esencial de las piezas.

El proyecto novel de ‘Electric Harlow’, rompió con los parámetros establecidos en la salsa al utilizar piano eléctrico, movimiento que revolucionaba en el jazz pianistas como Chick Corea y Herbie Hancock. Cortes como ‘La Revolución’ y ‘Guasasa’ recibieron el aval de la grey salsera; y el camino se fue preparando para lo que sería uno de sus éxitos más emblemáticos, ‘Abran Paso’.

“Abran paso” fue una de las producciones que irrupieron con fuerza en las ondas radiales en la década de 1970. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Tras la revolución musical implantada por el pianista, llegó el momento de hacer una producción completa en honor a uno de sus más grandes influencias, el disco ‘Tributo a Arsenio Rodríguez’; éxitos del maestro del tres cubano con renovados arreglos interpretados por Miranda, tales como ‘Tumba y bongó’, ‘No me llores’ y ‘Suéltala’. El gran ‘palo’ la composición de Harlow-Miranda, ‘Arsenio’.

Después de la grabación de Miranda con Orquesta Harlow, titulada ‘Oportunidad’, proyecto que legó otro éxito inolvidable ‘Señor Sereno’, se abrió la puerta para que Miranda tomara su rumbo como solista. Aunque a través de los años se juntaron en presentaciones y posteriormente en el disco ‘Con Mi Viejo Amigo’, ‘el judío maravilloso’ presentó a su nuevo cantante, Junior González con la que es sin duda la obra cumbre de Harlow, ‘Hommy’, la opera latina de salsa escrita por el compositor y cantante puertorriqueño, Genaro ‘Heny’ Álvarez.

‘Hommy’ (1973) es una obra importante porque adicionó la majestuosa orquestación de cuerdas a la salsa; unió violines, tuba, oboe y otros elementos sinfónicos. Arreglos deleitosos del propio Harlow, Papo Lucca, Marty Sheller, José Luis Cruz y Javier Vázquez. Otro importante detalle, además de ser el primer trabajo de Junior González con Harlow, participa la gran Celia Cruz. Además de González, Heny y Celia, participan en el disco los cantantes Justo Betancourt, José Cheo Feliciano, Pete ‘Conde’ Rodríguez y Adalberto Santiago.

Junto al sonido sabroso del montuneo de Harlow al piano, se cocinó un acompañamiento envidiable del contrabajo de Eddie ‘Guagua’ Rivera y la rítmica y marcada percusión gigante de Pablito Rosario, Tony Jiménez, Edwin Colón y Frankie Rodríguez; junto a unos fieles trompetistas como Ray Maldonado, Ralph Castrella y Charlie Miller; y los trombonistas Lewis Kahn-también violinista- y Reinaldo Jorge.

La ópera salsera “Hommy” se considera un clásico de la discografía latina. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

‘Salsa’ (1974) es otra joya discográfica que perpetúa otro éxito ‘La Cartera’, además de otros temas inmortales como ‘El Paso de Encarnación’, ‘Popo pa’ mí’ y ‘No hay amigo’.

Otro trabajo interesante se logró con el imponente sonido cuadrafónico del disco doble grabado en la cárcel de Sing Sing, ‘Harlow Live in Quad’ (1974) donde un frenético Larry al piano hace galas de talento en compañía de las voces de Junior González y Justo Betancourt. La percusión volvió a brillar al filo del timbal de Nicky Marrero, el bongó de Pablo Rosario y la conga de Tony Jiménez.

Interesantes producciones como ‘El Judío Maravilloso’ y ‘La Rasa Latina a Salsa Suite’ continuaron engalanando el prestigio musical del pianista en trabajos creativos, cargados de arreglos extraordinarios y sonoridad emblemática de Orquesta Harlow. ‘El Judío Maravilloso’ siguió rindiendo tributo al cubano Arsenio con ‘El Dolorcito de mi China’, ‘Buenavista Guaguancó’, ‘El Miri Mirón’ y ‘El Negrito Ñenguere’, entre otros; mientras el disco de ‘La Rasa Latina a Salsa Suite’, se presentó como un bálsamo progresista e innovador respaldado por lo que Harlow denominó piezas ‘salsa suite’ que mostraban el génesis del género, partiendo desde la raíz, África, el Caribe, Nueva York y en lo sucesivo, hasta llegar al futuro. Producción enmarcada con arreglos de cuerdas y mucha percusión con las voces de Néstor Sánchez, Rubén Blades y Frankie Rodríguez; y participaciones sabrosas de parte de Luis Perico Ortiz, Jon Faddis, Lewis Khan, Bobby Porcelli, Arty Webb y otros.

‘El Jardinero del Amor’ y ‘El Albino Divino’, se presentaron como proyectos discográficos que aportaron a la supremacía Harlow en la década del 70’y principios de los 80’, junto a Junior González y Néstor Sánchez respectivamente. Posteriormente continuó gozando de marcados éxitos de su carrera y varias colaboraciones con diversos cantantes entre ellos, Ray Pérez con quien grabó ‘Señor Salsa’ y ‘My Time is Now’, en la década de los 80’ y 90’.

Harlow on Junior González en la producción “El jardinero del amor” editado en 1976. (Foto Lee Marshall / Fania)

Durante los 90’ incursionó activamente en el latin jazz y prosiguió con sus presentaciones musicales por diversos rincones, incluyendo el concepto musical ‘Sofrito’.

Legó el proyecto ‘Latin Jazz Encounter en vivo desde Birdland’ en compañía de Bobby Sanabria, Ronnie Cuber, Eddie ‘Guagua’ Rivera, Mac Gollehon y Chembo Corniel; ‘Latin Leyends Band’ (1998) con Johnny Pacheco, Dave Valentín, Giovanni Hidalgo, Ismael Miranda, Pete Conde Rodríguez, entre otros; y las presentaciones, disco y vídeo de ‘Latin Leyends of Fania’ (2006) con Yomo Toro, Nicky Marrero, Adalberto Santiago, Junior González, Bobby Sanabria y Alfredo de la Fe, por mencionar algunos.

El pianista también es recordado por sus excelentes labores como productor de discos para distintos grupos y cantantes, como por ejemplo la Orquesta Flamboyán; y su hermano, Andy Harlow. De igual manera es recordado por las grabaciones e giras alrededor del mundo como integrante principal de las Estrellas de Fania. Producciones como las del Red Garter, Cheetah, Yankees Stadium y Tributo a Tito Rodríguez.

En 2006 también presentó ‘Andy y Larry Harlow Miami Sessions’, un encuentro musical entre los hermanos Harlow, donde apareció como invitado el gran Markolino Dimond en el piano eléctrico y Eddie Guagua Rivera en el bajo.

En 2016, el pianista, arreglista y compositor boricua radicado en Miami, Marlow Rosado grabó la producción discográfica ‘Harlow Marlow Passing the Torch’, que rinde un homenaje ‘al judío maravilloso’; y el gigante de la salsa lo acompañó en algunos de los temas.

Total
54
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

La pelea de la noche

El trovador Eduardo Villanueva Serrano destaca el dominio y camadería del maestro Santiago Labrador.
Total
54
Share