Carta abierta de un músico

Edgar Nevárez expresa su inquietud ante la situación que enfrentan sus compañeros en el arte.
El músico Edgar Nevárez aquí junto al cantante Sammy Marrero (izquierda). (Foto Javier Santiago / Fundación Nacional para ;la Cultura Popular)

Por Edgard Nevárez
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Ya pasamos el año y todavía veo incierto el panorama para todos los músicos profesionales y ahí me incluyo también. Díganme a ciencia cierta, ¿cuántos practican su instrumento todavía como antes de la pandemia? Me imagino que han sido muchas las veces que no han tomado el instrumento como es y otras veces se han preguntado, ¿vale la pena seguir o dejar la música?

A menos que usted sea músico no lo va a entender. Puede que esta situación la entienda otra persona de la rama de entretenimiento pero en este caso me refiero a los que son músicos profesionales cien por ciento.

Son muchos sacrificios que enfrentamos en esta época. Aparte de todo no se sabe cuándo se van a requerir los servicios de uno. Otra cosa es que si se ha mantenido en su casa practicando y de momento tiene que empezar a trabajar como decimos en la calle, la resistencia no va a ser la misma hasta que retorne el ritmo de trabajo y eso va a traer frustraciones por un rato.

Después de esta pandemia todo va a ser distinto, en todos los aspectos y principalmente en lo económico. Mi opinión es que van a volver los grupos pequeños por un buen rato. Las orquestas con muchos instrumentos- aunque suenen grandiosas – no creo que vayan a ser la orden del día. Todo se va a reducir, inclusive en la música. A fin de cuentas “Esto es un negocio”.

Creo que muchos músicos van a tener que recurrir a otro trabajo a tiempo parcial para cubrir sus gastos mensuales. No lo veo de otra forma. No podemos sentirnos avergonzados de eso porque así es la vida y hay que luchar. No esperen que la situación que ya venía bajando su ritmo antes de la pandemia vuelva a renacer de la noche a la mañana. No va a ser así. Recuerden que nuestro trabajo se basa en reuniones sociales y eso está retornando a cuenta gotas. Va a tardar. Se los digo, estamos en otra época.

No se dejen engañar por los medios sociales en los que todo se pinta bonito con fotos y artículos de mucho trabajo y todo el mundo contento. La mayoría de las veces no es así. Ya verán como poco a poco todos estos medios van a empezar a cobrar por sus servicios el cual muchos se creen que es gratuito. Todo esto es parte de lo que es el negocio. Ya lo están viendo en Facebook y YouTube en el que no le cobran directamente por ahora pero le plantan un anuncio cada cinco segundos. Estamos en un momento incierto y eso es lo más malo. Nadie sabe con certeza cuándo va a volver a la normalidad el entretenimiento. En otras plazas fuera de Puerto Rico la situación no es la mejor tampoco pues están en problemas de la pandemia y también problemas políticos internos como nunca antes los habían visto. La época no es la misma y punto.

¿Saben que es lo más difícil dentro de todos estos problemas? La salud mental. Hay que tratar de mantener una actitud positiva y esto no es nada fácil con el pasar de los días.

En lo que se endereza esta situación traten de hacer uso de otros talentos que tengan para un segundo trabajo (“part-time”) y así tratar de cuadrar el presupuesto familiar. Esto no denigra a nadie.

Total
25
Shares
Noticias relacionadas
Leer más

Exaltación perpetua

El Salón de la Fama de la Música, presidido por José Nieves, salvaguarda el legado de los grandes maestros de la música y mantiene vivo su legado.
Leer más

La danza también es negra

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular ¿Quién asegura que la danza solo la…
Total
25
Share