Corona a su patria con su talento

Ivonne Coll de modelo a actriz consagrada
En 1967 Ivonne Coll ganó el título de Miss Puerto Rico. (Foto suministrada)

Por Javier Valentín
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El triunfo de la entonces modelo se transmitió por Wapa Televisión. (Foto suministrada)

Hace unos días Estefanía Soto se coronó como la nueva soberana de la belleza en una edición especial del concurso Miss Puerto Rico Universe. Es ella la representante de Borinquen en tiempos en que la pandemia del Covid 19, antecedida por el azote de huracanes y terremotos, ha alterado toda la cotidianeidad de nuestro diario vivir.

Pero más allá de lo que envuelve ostentar el título, tras la victoria de cinco boricuas en el concurso y numerosos aciertos para nuestras representantes, existe el grupo de pioneras que abrió brecha en la siempre reñida competencia. Y entre ellas, está aquella esbelta modelo de Fajardo que en 1967 nos representó ante el mundo en el concurso celebrado en Miami.

Esa “chica” se llama Ivonne Coll, quien luego de competir en Miss Universo en 1967, su carrera no se ha detenido ni un momento. De modelo de pasarelas y revistas, pasó a ser cantante – con imagen glamorosa y sensual -, actriz versátil – de peso y temperamento – y respetada figura en el ambiente artístico anglosajón. Además, ha puesto el nombre de su tierra muy en alto y su fructífera trayectoria la ha convertido en una de las artistas más respetadas en la televisión, el cine y el teatro.

Su agenda ciertamente es muy complicada. Pero una vez se da la oportunidad de entrevistarla, el encuentro se transforma en una conversación similar a la de dos amigos que hace tiempo no se ven. Se necesitan muchísimas páginas para tratar de contar todo lo que ha realizado Ivonne Coll, pero cual libro abierto, hoy abordamos con ella algunas de sus múltiples vivencias…

Y la ‘Chica’ llegó a ser reina –

Era estudiante de segundo año de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, cuando decidió competir en el certamen Miss Puerto Rico, ya que la ganadora recibirá $10 mil dólares en efectivo. Una de sus principales metas era continuar estudios de maestría sin que su mamá, la recordada estilista Rosita Mendoza, tuviera que seguir trabajando tanto para costear su carrera universitaria.

“Si te metes al Miss Puerto Rico, yo te apoyo”, le dijo su mamá, quien ya había ayudado a participar a otras ex reinas de belleza en diferentes concursos. Para ese entonces, Ivonne ya modelaba para Carlota Alfaro, al igual que Fernando Pena, entre otros diseñadores de alta costura del País.

Su ajuar para el desfile de las naciones se inspiró en una jibarita puertorriqueña. (Foto suministrada)

Con su innegable proyección sobre el escenario, Ivonne Coll ganó el título en la primera edición televisada que se llevó a cabo del concurso. La misma tuvo como marco escénico el estudio donde se grababa el programa de variedades “Luis Vigoreaux… presenta” que se transmitía en el Canal 4 de WAPA Televisión, en Guaynabo.

Según recuerda la entonces triunfadora, el dinero anunciado jamás apareció y sus regalos fueron unas cajas vacías con tarjetas que detallaban el nombre del negocio auspiciador y lo que le habían regalado.

“Cuando fui a buscar el premio, doña Ana Santiesteban me dijo que ella no había dicho que era ella la que iba a ofrecer esa cantidad de dinero, eso salió en un artículo de un periódico. Me fui a Prinair, la aerolínea puertorriqueña auspiciadora del evento, y ellos tampoco fueron los que ofrecieron esa cantidad. El dinero nunca apareció. A alguien remuneraron que no fui yo. Me quedé sin el dinero”, relató.

Ivonne viajó al Miss Universo en compañía de su progenitora Rosita Mendoza, quien alquiló una habitación justo al lado de la que ocupaba con su compañera de cuarto Miss Estados Unidos. Así que nuestra representante acudía regia a todas sus actividades, pues su progenitora la maquillaba y la peinaba, al mismo tiempo que le acompañaba a algunos eventos.

“Tengo una foto en blanco y negro cuando llegamos a Miami en la que aparezco con Miss Aruba junto a Miss Trinidad y Tobago. En el tope de las escaleras del avión, aparece ella”, expresó.

“Había que salir todo el tiempo con la chaperona que te asignaban y con la compañera de cuarto. Íbamos juntas a las actividades, a recoger regalos que nos daban y todo lo que tuviera que ver con el evento”, destacó.

Miss Universo gana con un traje de Ivonne –

La boricua llevó todo su ajuar de la modista Carlota Alfaro, incluyendo el traje típico que recreaba la vestimenta de una jibarita con una falda con flores de flamboyán y un tocado en la cabeza. En la noche final, su compañera de cuarto Sylvia Hitchcock, representante de Estados Unidos, se convirtió en Miss Universo 1967 y fue Ivonne quien le prestó uno de sus vestidos confeccionados por Alfaro.

“Ella no tenía ningún vestido de alta costura, o de haute couture, como los vestidos que yo poseía. Mi compañera de cuarto era Sylvia Hitchcock. Esa noche ella se convirtió en Miss Universo y ganó con un traje de Carlota Alfaro que yo le presté. Una experiencia interesante”, agregó. Hitchcock falleció en agosto del 2015, tras batallar con la enfermedad del cáncer.

Doña Rosita descubrió a Marisol Malaret –

Como modelo de pasarela la actriz fajardeña vistió diseños confeccionados por la modista Carlota Alfaro y Fernando Pena, entre otros. (Foto suminstrada)

Su progenitora, Rosita Mendoza era lo que se le conoce ahora como una star maker, pues tiene una lista de ex Miss Puerto Rico que descubrió o que ayudó, como lo fue Marisol Malaret. Un día, a su salón de belleza entró Marisol. De inmediato, todos quedaron deslumbrados por su imponente belleza y Rosita le dijo: “Tú ya no vas a trabajar más nunca como secretaria de la Telefónica de Puerto Rico y vas para el Miss Universo”. Dicho y hecho, le ayudó en la preparación para el concurso.

Antes de celebrarse el concurso local, en el sector de Puerto Nuevo, donde vivía Malaret, fue afectado por las terribles inundaciones de 1970, perdiendo ella todo su ajuar. Ivonne y Rosita llegaron a su rescate para prestarle sus vestidos a quien luego sería nuestra primera Miss Universo.

El traje en tela plisada color rojo de un solo hombro que Malaret lució la noche final, cuando fue coronada Miss Puerto Rico 1970, también era de la colección de Ivonne. Ese vestido, Coll lo adquirió por uno de los diseñadores para los cuales modelaba y que tenía una boutique en un hotel en la zona del Condado, hoy el Hotel Condado Plaza.

Mendoza también tuvo en su lista a Enid Del Valle, quien representó a Puerto Rico en el concurso de 1961. Luego, Enid se convirtió en una de sus principales clientas y en una de sus mejores amigas. Muchas de ellas agradecen la ayuda y la asesoría que les brindó cuando compitieron a nivel internacional. Mendoza, quien falleció el 17 de julio de 2015, también fue mentora de muchos peluqueros y maquillistas que dieron sus primeros pasos en el mundo del estilismo y hoy día son reconocidos a nivel mundial.

Su gata se llama Boricuita –

Ivonne es amante de los animales y en su hogar en California vivía con Boricuita, una gata que descubrió en casa de su madre. Coll respalda las iniciativas de Save a Sato, que les ofrece nuevo hogar a los animales, los vacunan, entidad que apoya desde hace tiempo.

“Muchos de estos perros abandonados se pueden adiestrar para servir de compañía a otras personas, para caminar, o como terapia. Para eso se requiere dinero. La alcaldesa Carmen Yulín Cruz construyó un parque de perros. Me gustaría establecer en Puerto Rico, un proyecto con los animales”, mencionó la actriz que ahora reside en su natal Puerto Rico.

“Boricuita es una gatita que estaba tirada el frente de la casa mi mamá, me siguió por toda la casa y la operé para quedarme con ella. Es una gata gris, muy inteligente, habla mucho, me grita todo el tiempo, como buena boricua. A veces le da mucha rabia, pero es un amor, llevo diez años con ella”, agregó.

Carrera siempre en ascenso –

Tras su paso por el concurso, Ivonne Coll comenzó su carrera en el arte destacándose como cantante y actriz. (Foto suministrada)

La actriz recibió la disciplina y formación de tantos mentores, en especial de Lee Strasberg, quien es considerado una eminencia en la actuación y sus escritos son lectura obligada para los futuros actores y actrices. Strasberg ha sido maestro de luminarias dramáticas de calibre mundial. Coll ha mantenido su carrera de manera vertiginosa, pues había estudiado actuación en California y en Nueva York.

En 2006, Ivonne fue nominada al San Francisco Bay Area Critics Circle por el personaje protagónico de Madre Coraje y sus hijos, obra del mismo nombre escrita por el dramaturgo alemán Bertolt Brecht. La obra tiene una duración de cinco horas. Coll interpretó ese personaje en San Francisco; y la actriz Meryl Streep, en Nueva York. Esa ha sido una de las interpretaciones que más le ha gratificado en su carrera como actriz, así como haber sido discípula de Strasberg.

Coll participó en las películas La Gran Fiesta, The Godfather II, The Disappearance of García Lorca y Walking The Dead, entre otras. En las series que tiene a su haber, se destacan: Six Feet Under, Glee, ER, An American Family, Veronica Mars, Nip/Tuck y Judging Amy. En fecha reciente personificó a Alba Villanueva en la exitosa serie Jane, The Virgin.

“Yo soy actriz; hago el personaje que me toque. No trabajo para ganar premios. Este ha sido el que más tiempo he interpretado. Han sido cinco años con el mismo personaje. Ha sido poco usual y me muevo para el próximo proyecto que surja”, dijo.

Cuando personificó varias obras de Shakespeare en Broadway, estuvo en escena por un periodo de 18 meses. Esta pieza teatral y el personaje televisivo de Alba, han sido con los que más tiempo Ivonne ha convivido. Actuó como Rosalinda en As You Like It, The Nurse en Romeo y Julieta y Lady Macbeth, del dramaturgo inglés.

Se impone nuevas metas –

Las metas de Ivonne no cesan, pues desea convertirse en cineasta. Sus proyectos no se detienen, ya que se mantiene en constante aprendizaje y se entrena continuamente con Javier Colón Ríos.

Recientemente, filmó una película From Now On, que escribió y editó con una duración de 10 minutos y un elenco compuesto por 10 actores, la escribió e hizo edición. Compartió roles con la actriz mexicana Ofelia Medina. Su pasatiempo es seguir educándose en lo que sabe hacer en el campo de la actuación y “tomar la vida lo mejor que pueda, celebrarla”.

De regreso a su patria

En 2016 la Fundación Nacional para la Cultura Popular la distinguió como Abanderada. (Foto FNCP)

La actriz que en 2016 fue proclamada como Abanderada por la Fundación Nacional para la Cultura Popular, cumple en estos momentos difíciles su sueño de regresar a la patria. Con el deseo de aportar parte de los conocimientos adquiridos por más de cuatro décadas en Estados Unidos, ha remodelado la casa que heredó de su madre, hogar en donde ya se encuentra establecida, una vez se mudó de California.

“Desde hacía tiempo tenía deseos de retirarme, pero me siguieron llegando oportunidades de trabajo y las acepté. Iba a retirarme con Jane, The Virgin, y me llamaron para otro proyecto”, relata con humor.

Y es que para la eterna “chica” llamada Ivonne Coll el retiro definitivo no parece estar a la vista. No importa donde se encuentre, o cuál sea su próximo proyecto, esta actriz seguirá coronando a su patria con sus logros e innegable talento.

 

(Este artículo forma parte de la serie de Miss Puerto Rico realizada por el periodista Javier Valentín)

Total
10
Shares
Noticias relacionadas
Total
10
Share