Promesa de Reyes en Barceloneta

Por Jaime Torres Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

En un ambiente de camaradería y fraternidad, abuelitas y abuelos; adultos, jóvenes y niños disfrutaron del tradicional Velorio de Reyes en el Centro Cultural de este pueblo del Norte de Puerto Rico.

El Conjunto Típico Moroveño, fundado por el centenario cuatrista Iluminado Dávila y dirigido hoy por Joe Torres, le cantó a la Epifania un puñado de aguinaldos inspirados en el misterio celebrado la víspera del 6 de enero.

La tradición de los Velorios o Promesas a los Reyes es una de las estampas más representativas de la resistencia nacional ante la asimilación y transculturación norteamericanas.

Hubo un tiempo, ante el cambio de soberanía española a la estadounidense que acarreó la Guerra Hispanoamericana de 1898, que la celebración de los Reyes fue proscrita en Puerto Rico, pero la perseverancia y el coraje de las mujeres de la época, junto a los párrocos, mantuvo viva esta costumbre de la religiosidad popular, según informó la Dra. Martha Quiñones Domínguez, presidenta de la junta del Centro Cultural de Barceloneta y quien coordinó la actividad junto a colaboradores de la comunidad, como Mara Rivera Cardec, George Davis Santiago, Elsa Nydia Figueroa Rios, Nydia, Yita, Martha S, Héctor y otras personas.

Luego de un Padre Nuestro y un Avemaría, el Conjunto Típico Moroveño le cantó a los Reyes y al final se improvisaron décimas en torno al pie forzado “La paz para Puerto Rico”.

La alcaldesa de la municipalidad, Wanda Soler Rosario, saludó a los presentes con entusiasmo y estuvo casi hasta el final de la promesa.

No faltaron refrigerios, como el popular coquito, picadera y al final un rico caldo de pollo.

El altar de los Reyes, representados por vecinos de la comunidad, incluyó una talla, luces multicolores, tres sillas y un fondo alusivo a la Epifanía.

Mas el Conjunto Típico Moroveño, con sus trovadoras y el maestro Joe Torres en el cuatro, le impartió a la promesa la solemnidad religiosa del aguinaldo que, en sencillas decimillas, recrea la escena de la adoración de los Reyes al Niño Jesús.

Fue una velada amena, familiar y de una gran pertinencia cultural, posible a las auspicios del Instituto de Cultura Puertorriqueña, el Municipio de Barceloneta y el propio Centro Cultural.

Los Reyes obsequiaron golosinas y se retrataron con los presentes. Pero más allá del simbolismo de esta tradición cultural, hubo personas que, por su receptividad a las letras de los aguinaldos, aprovecharon para pagar sus promesas en una jornada de alegría, paz, hermandad y esperanza por un mejor Puerto Rico.

Total
16
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Leer más

Un bazaar para amar

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular A pasos del solitario Paseo de Diego…
Total
16
Share