Intercambia la fama por los estudios

Nota del Editor: Al margen de la controversia surgida por la elección de Miss Puerto Rico, presentamos hoy el tercero de una serie de artículos que ponen en perspectiva histórica la representación boricua en otros tiempos.

Por Javier Valentín Feliciano
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Miss Puerto Rico 1963 compitió en Miami Beach. (Foto suministrada)

Para una joven que se gradúa de la escuela superior, el verano significaría prepararse para iniciar los estudios universitarios o encaminarse al mundo laboral. Sin embargo, en el caso de Jeanette Biascoechea resultó uno distinto, pues de manera sorpresiva obtuvo el título de Miss Puerto Rico 1963.

En aquellos tiempos la juventud comenzaba a conquistar las ondas televisivas. En tiempos de la Telecadena Pérez Perry, Alfred D. Herger ya establecía su ofensiva juvenil al son de de bailes como el twist, el mashed potato, el dingui y la pachanga desde el programa “Teenager’s Matinee”.

En la programación diaria de WAPA Televisión anunciaban la búsqueda de la próxima Miss Puerto Rico y que una de ellas representaría el país en el concurso internacional de Miss Universo. La ganadora asistirá al evento internacional a llevarse a cabo el 20 de julio en la ciudad de Miami, Florida.

“En ese tiempo el concurso no era como es ahora, en aquel momento era todo muy sencillo. De hecho, el concurso se televisó, fueron muy pocas las participantes. No había el despliegue que existe hoy en día. Los tiempos cambian, era muy distinto. Hoy día esas muchachas lucen fabulosas. Cuando competí eran menos de 10 concursantes, muy pocas”, expresó Jeanette, oriunda de la ciudad capital de San Juan, aunque en aquella época tampoco se representaba por pueblos.

Recuerda Jeanette que todas las aspirantes fueron reunidas en el Hotel Holiday Inn, allí fue que obtuvo el pase de asistir al concurso, en la que escogerían a su embajadora internacional número doce, ya que el Miss Universe inició en 1952 y desde ese año Puerto Rico había enviado candidata, excepto los años 1958, 1959 y 1960, que no se enviaron concursantes.

La joven fue coronada como Miss Puerto Rico en el hotel Holiday Inn de Isla Verde. (Foto suministrada)

“Yo no tenía ningún tipo de experiencia previa, ni en modelaje, ni nada. Como dos años antes, había tomado un curso de refinamiento y un poco de modelaje, nada más de eso. No tuve auspiciadores, ya que en ese tiempo no se estilaba eso. Competí bien jovencita, yo tenía 18 años. Acababa de graduarme de la escuela superior. Ese verano mi mamá me llevó al Canal 4, llené la solicitud y me aparecí el día del concurso. WAPA Televisión era el auspiciador y en la programación diaria motivaban a las muchachas a que se inscribieran y participaran”, relató Miss Puerto Rico 1963.

“Después que me coronaron, me llevaron a varios programas de televisión, me entrevistaron y rápido me fui. Realmente, me lo disfruté. Yo era muy jovencita y a esa edad a uno todo le parece maravilloso”, relató entre risas.

A diferencia de aquel entonces, en los tiempos de ahora las concursantes cuentan con todo un equipo de ayudantes, desde peluqueros, modistos, promotores hasta cirujanos plásticos. En su gran mayoría son escogidas con un año de anticipación. Fue en 1973 que se comenzó anualmente a seleccionar por pueblos.

La representante de Estados Unidos, Marite Ozers, fue su compañera de cuarto. Ese año Ieda María Vargas, concursante de Brasil, ganó el título de Miss Universe 1963, frente a otras 50 jóvenes.

Al centro Puerto Rico posa para los lentes de los fotógrafos junto a la eventual ganadora del concurso, la Srta. Brasil. (Foto suministrada)

Un diseñador muy joven en aquel entonces, fue quien le elaboró el traje blanco que lució en la noche final y el traje típico que representaba a una jíbara boricua con una falda larga con estampados y una pamela con flores. Durante la presentación de los atuendos nacionales, el alcalde de la ciudad de Miami, Robert King High, la entrevistó frente a la inmensa audiencia.

Jeanette asistió al certamen en compañía de su madre, quien permaneció con ella hasta la noche final, ya que fue su única acompañante.

“Eso sí, mi experiencia en el concurso fue muy positiva, no me puedo quejar”, afirmó.

Una vez regresó al país, contrario a otras jóvenes que optan por el mundo de la televisión o el modelaje, Jeanette se matriculó en el Colegio del Sagrado Corazón, hoy conocida como la Universidad del Sagrado Corazón, y estudió ciencias secretariales.

En 1964, Jeanette entrega su corona de Miss Universo a la joven Yolanda Rodríguez Machín, quien estudiaba para asistente de odontología en la Universidad de Puerto Rico.

Al finalizar su reinado Biascochea se dedicó a completar sus estudios. (Foto suministrada)

Dos años más tarde conoce al ingeniero industrial Héctor Rivera y contrae matrimonio, producto de esa relación matrimonial nacieron sus tres hijos. Hace unos años, su esposo falleció. Sin embargo, se disfruta de la compañía de sus nueve nietos y tres bisnietos. Algunos de ellos hacen bromas cuando le recuerdan que ella fue Miss Puerto Rico.

“Mis nietas a veces bromean frente a la gente y les dicen: Mi abuela fue Miss Puerto Rico. Yo les digo, niñas no digan eso. No es que me moleste, es que me río muchísimo, porque eso fue hace mucho tiempo”, rememora entre risas.

Actualmente, Jeanette quien se encuentra felizmente retirada en su hogar, tiene muchos pasatiempos, entre ellos la lectura de temas de salud, espirituales y metafísicos.

“Siempre hago ejercicios, desde hace muchos años, zumba, yoga, camino. Imagínate, para mantenerme activa, vital y hacer mis cosas. Uno también tiene que salir de la casa, a veces esta juventud que está todo el tiempo sentada frente al teléfono en las redes, en los juegos y no socializan. Eso no es bueno. Uno tiene que compartir con las personas e intercambiar ideas”, concluyó.

Total
17
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Total
17
Share