Inalcanzable el vuelo de Paloma

Por Jaime Torres Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Paloma San Basilio es una artista irrepetible.

La diva española ofreció un concierto íntimo a su público puertorriqueño. (Foto Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Icono de una generación de grandes voces españolas, como las fenecidas Rocío Dúrcal y Rocío Jurado, Paloma es un mito que rumbo a su séptima década de vida sigue volando alto.

Al menos hemos presenciado sus conciertos en media docena de ocasiones. Desde espectáculos elaborados, con orquestas grandes, y las escenografías y coreografías más deslumbrantes, hasta presentaciones más íntimas, como la de anoche en la Sala de Festivales Antonio Paoli del Centro de Bellas Artes de Santurce.

La puesta en escena de “Paloma… Más cerca” será recordada por su calor y cercanía con su público, en su mayor parte damas de la edad dorada y ‘baby boomers’ que llenaron a su capacidad la sala.

Fue un concierto acústico, con dos músicos en escena: Julio Awad, su director-pianista y tecladista, y Víctor Gil Serafini, en el chelo y guitarra.

Sin más, la diva impuso su veteranía y sus dotes histriónicos, con elementos teatrales, como buena actriz que es, en segmentos de diálogo con su público, monólogos, un poco de comedia de piso y baile.

Con su inconmensurable talento, desbordó el escenario con su energía, ángel y donaire, pero en particular arrasó con su voz y fraseo, mejor con el paso de los años, revelando a una artista sumamente disciplinada y rigurosa con su profesión.

“Paloma… Más cerca” será recordada por su calor y cercanía con su público. (Foto Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Es impresionante la extraordinaria condición física de esta señora, que cuida de su salud con buena alimentación y frecuentes visitas al gimnasio, donde literalmente vive, según insinuó con pasmosa sinceridad.

Cada parlamento u alocución justificó la canción que se escuchó, cuidadosamente seleccionadas en un intento logrado por demás por recrear su biografía durante hora y media.

El repertorio, aunque no enfocó necesariamente en sus grandes éxitos como baladista, incluyó canciones selectas de Los Beatles, estándares del bolero latinoamericano, del pentagrama español y francés, incluso del puertorriqueño, representado en el clásico “En mi Viejo San Juan” de Noel Estrada, que entonaron los presentes.

“Vida loca”, del cantautor cubano Pancho Céspedes, fue uno de los grandes aciertos de la función que marcó su retorno a la escena nacional, después de una presentación -como se recordará- de despedida.

Como es de esperar, no faltaron “No llores por mi Argentina” del musical “Evita”, que anoche no reservó para el final, la nostálgica balada “Luna de miel” y la atrevidamente honesta “Cariño mío”.

San Basilio contó con el respaldo de Julio Awad, su director-pianista y tecladista, y Víctor Gil Serafini, en el chelo y guitarra. (Foto Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

El espectáculo “Más cerca”, otra producción de excelencia de Josantonio Mellado y Famma Events, respondió con creces a las expectativas del soberano, que tras varias ovaciones de pie se marchó de Bellas Artes visiblemente complacido.

Al final, perdura el arrullo de Paloma San Basilio, su simpatía, accesibilidad pues se paseó entre el público y el despliegue de sus pinturas multicolores con texturas de arena, que descendieron del espacio superior del escenario, estrechando aún más su vínculo con su grey de seguidores.

Paloma, indiscutiblemente, es la representación perfecta de una artista completa e integral; de esas que escasean en los días del ‘mainstream’ y el pop contemporáneo, que en verdad tienen mucho de fugaz y desechable.

Total
13
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Total
13
Share