Serenata a Millito Cruz

Por Danny Rivera
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Millito vive en la sonoridad de nuestra cultura. Así puedo alcanzar el tiempo compartido con mi amigo de infancia y brillante músico, recuerdos imborrables.

En el escenario y en el estudio de grabación dejamos para la posteridad lo mejor de nuestra música popular nacional e hispanoamericana.

Cuando se nos va un amigo como lo fue Millito Cruz una avalancha de tiernos recuerdos pasan a la sala mayor del hogar fraterno – la velada bohemia. Su guitarra fue el grial musical que invitó a la ceremonia de cantar y vivir el arte de la vida entre músicos. Rebuscando en el repertorio sublime de nuestros compositores favoritos. Quien mejor que Millito Cruz para dirigir el encuentro musical con destreza de guitarrista consumado. Estoy en este lado de la vida que Millito físicamente ha dejado, escribo para él como si el misterio de la muerte fuera una pausa musical.

Un silencio de redonda y un acorde de “Ausencia” lo reaparece así tan hermoso y sencillamente tal como una linda melodía nos devuelve al tiempo presente, todo lo vivido al escuchar en la canción una historia de amor acompañada del maestro Millito Cruz. “Serenata” fue nuestro encuentro musical compartido con pasión y profesionalismo. Guitarra y voz bajo la dirección del maestro de maestros Pedro Rivera Toledo. Ahí, en esa joya musical de “Serenata” revivimos el romance musical e interpretamos las historias de los enamorados y tuvimos de testigo el Castillo de El Morro, el Mar Caribe, en una noche de luna llena, que fue captada en vídeo de una forma magistral por el excelente director de cine y televisión, Frank Marrero.

Gracias Millito. No creí que mis lágrimas saltarían mientras te escribo. Lo siento coño, nos vas hacer falta.
Las lágrimas son pasajeras, tu recuerdo es eterno. Vivirás en todo el pueblo que te conoció como gran artista y guitarrista, los guitarristas nuestros y los cantantes que contigo compartimos la vida, la canción y la bohemia. No hay muerte Millo, solo hay música, el lenguaje universal, el que tú con tus manos y la guitarra supieron interpretar mejor que nadie.

Millo Cruz, amigo, hermano, Borinquén y yo te decimos hasta el próximo acorde.

Total
11
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Leer más

El mito de Lucy Fabery

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Perdimos a una de las artistas más…
Total
11
Share