Mikie Rivera ante una ‘Amenaza’ ineludible

????????????????????????????????????

Por Jaime Torres Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Es una catarsis, un desahogo y una válvula de escape que detuvo porque lo drenó bastante.

Rivera regresó al estudio de grabaciones con un proyecto que comenzó a conceptualizar en 2010. (Foto Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Así Mikie Rivera describe la producción de su primer disco de estudio en dos décadas de carrera musical.

Sus álbumes previos, “En cuerdas para cuerdos” y “El índice de la memoria”, se grabaron durante presentaciones en vivo.

Pero “El mundo es una amenaza”, que espera lanzar antes de septiembre, es un proyecto cuya conceptualización y desarrollo inicial se remonta a 2010.

Entonces, Mikie hizo un paréntesis para cultivar la sátira política previo al proceso electoral de 2012, en que Alejandro García Padilla resultó electo gobernador de Puerto Rico.

“Empecé haciendo una parodia de una canción de Serrat que le dediqué a Thomas Rivera Schatz, que se llama “No hago otra cosa que pensar en mí” [en ti]. Me había drenado tanto emocionalmente que la sátira me sirvió de catarsis. Luego de eso, en vez de hacer parodias, hice sátiras como tal. Letras y música mías en las que hablé de Héctor Martínez y de Rivera Schatz otra vez. Era un proyecto que se llamaba el Hemi-Circo Show. Hubo una canción que me gustó mucho, que se llama “Los PIP-tufos”, una descripción de la gente del PIP marcada en la vida de los pitufos. En vez de azules, eran verdecitos y vivían en una aldea que era Puerto Rico. Y cómo el movimiento independentista comenzó a dividirse en otros movimientos”.

El mundo es una amenaza

Concluida la etapa de la sátira, Mikie reanudó la composición del repertorio de “El mundo es una amenaza”. Desde El Padrino Recording Studio en Río Piedras, compartió la primicia de su nueva grabación con la Fundación Nacional para la Cultura Popular.

En los créditos aparecen el pianista Tato Santiago, el baterista Eloy Cruz, el bajista Carlos Toro Ortiz (de Black Guayaba), el cantautor Christopher Calderón, la corista Benitza Toro y un cuarteto de cuerdas, integrado por los músicos Arnaldo Figueroa, Edgardo Rosaly y José Daniel de Jesús, de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico.

La producción musical tiene elementos del rock para enfatizar la molestia del ciudadano común en su contexto actual. (Foto Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

“Tiene muchos elementos del rock; mucha guitarra eléctrica porque el disco está hecho desde el ojo del ciudadano molesto. Es fuerte en el sentido de que todo es una como una queja y una crítica de alguien que está desilusionado por los gobiernos, por los politiqueros, por las cosas que pasan en su país y que no se limita a Puerto Rico”, adelantó el cantautor a este medio digital.

El encuentro se produjo poco después del mediodía del miércoles, cuando la sección de cuerdas grababa la pieza instrumental “Escombros”, bajo la supervisión del director musical y arreglista de Mikie, Juan Carlos Rodríguez.

Las letras que versan sobre la situación en Puerto Rico, detalló el artista, se inspiran en sus observaciones de lo acontecido en el País durante las administraciones de Luis Fortuño, Alejandro García Padilla y lo transcurrido de Ricky Rosselló.

Una de sus respuestas es la composición “Nos quedamos solos”, la historia de una pareja que se harta de lo que acontece en Puerto Rico y decide enclaustrarse en su apartamento. La compuso en 2010.

“Uno pasa a ser el apoyo del otro y viceversa. Cada uno empieza a nombrar las cosas de las que está cansado. ‘Yo me cansé de la policía abusadora y tú te cansaste de escuchar la radio. Yo me canse de la prensa y tú te cansaste de la dejadez, la mentira y la traición’. Cada uno menciona las cosas de las que se cansaron y dicen: ‘nos quedamos solos’, porque estamos aquí, no salimos y no hacemos nada porque estamos emocionalmente impedidos de trabajar”.

Otra canción es “Máscara”, reflexión sobre las verdaderas intenciones que se ocultan tras los rostros de los políticos. Y una muy actual será “Como si nada”, que alude a los inversionistas. “Es sobre cómo se reúnen en lugares que nadie ve, pero también en lugares públicos y a veces en altamar, donde se hacen los negocios sucios y al final caminan por ahí, como si nada”.

Inspirada en el filme “Falling Down” de Michael Douglas, “El grito” versa sobre el hastío de un jefe de familia que, agobiado por los atropellos del gobierno, camina solo hasta el Capitolio para gritar: “basta ya”.

El cantautor ha desarrollado un repertorio que enmarca la situación político social del País. (Foto Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

“Ese grito no hace nada, pero se corre la voz y llegan cien, mil y todos gritan a la misma vez y ese grito derrumba ese edificio de mármol. Al final, termina como una fábula, diciendo que donde ocurrió eso creció un árbol donde aun se escucha la voz de aquel tipo que llego allí. El mensaje es que la resistencia debe seguir aunque la persona no esté”.

Mientras “Paredes por caminos”, posiblemente el texto más esperanzador de la grabación, también entraña una crítica directa e irreverente a la sociedad.

“Es una canción que dice te cambio esto, por esto otro. Ese orgullo desmedido, por un poco de dignidad. Cualquiera hace una tontería en Japón y en Puerto Rico lo celebramos. Es lo que pasaba con el equipo de pelota, con el Team Rubio, que me harté de eso porque hasta empezaron a decirle patriota a gente que son jugadores. Que las emisoras de radio los traten de patriotas es algo que no puedo aceptar. No hay victorias grandes en el País; todo el mundo celebra las chiquitas. Miguel Cotto, Miss Universo… Es curioso que mientras se celebraba con el ‘Team Rubio’, llegaba la Junta de Control Fiscal a comerle el trasero a Puerto Rico. No hubo dignidad en ese momento”.

En el disco “El Mundo es una amenaza” Mikie Rivera también critica indirectamente a la izquierda del País. “Es en la que milito y militaré toda la vida. Pero necesita la autocrítica. He dicho esto en algunos lugares y me he buscado problemas. La izquierda debe tener ya otro discurso y tener otras maneras de expresión y de lograr cosas, en negociación, persuasión, inteligencia y actualidad. El mundo está cambiando porque cambian las estrategias. Los mismos discursos, las mismas estrategias y los mismos errores. Y no llegamos a nada”.

Su crecimiento como cantautor

“En cuerdas para cuerdos” fue seleccionada en 2004 como una de las producciones más sobresalientes del año por la Fundación Nacional para la Cultura Popular. (archivo F.N.C.P.)

La evolución de Mikie Rivera, en cuyo camino hay estaciones de grata recordación, como “Gaviota de abril”, “HF” (Hermano Filiberto) y “A la izquierda de tu ausencia”, hoy es matizada por su madurez como persona, ciudadano, escritor, poeta y músico.

“En la década de 1980 yo quería ser Glenn y escribías esas cancioncitas amorosas. En los 90 sale ‘Gaviota de abril’, que surge bajo la influencia de Glenn y otros cantantes, hasta pasar por ‘HF’. Tengo como protagonista la parte de la protesta […] Soy un atrevido. Y ahora hago estas canciones fuertes, pero sin que falte la poesía”, explica Mikie al reconocer la influencia de Serrat, Alberto Cortez, Amaury Pérez, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Ismael Serrano y Joaquín Sabina en su crecimiento como cantautor.

El recuerdo de Filiberto

El guitarrista y cantautor de la Banda Acústica Rodante, colectivo que también se encuentra en el proceso de grabación de su segundo disco, aclaró que si le correspondiera componer “HF” en 2017 no alteraría absolutamente nada de su letra original.

El cantautor la compuso a finales de 2001 e inicios de 2002. Incluso, llegó a las manos de Filiberto Ojeda Ríos, asesinado durante una emboscada del FBI en su casa en Hormigueros, el 23 de septiembre, Día del Grito de Lares, de 2005.

“El índice de la memoria” es la más reciente de sus producciones. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Cuando murió su madre, en octubre de 2002, Filiberto le remitió una carta, lamentando el deceso y para agradecer la canción que humildemente consideraba que no merecía.

“La escribí en el momento en que se tuvo que escribir. Quería hacer una canción tipo carta a Filiberto, diciéndole que sentía que las manos en que se están quedando los movimientos están perdidas y que si él no estuviera, en las manos de quién estaría porque no hay un líder atrevido como él para seguir eso. Lo de ‘te quiero vivo y no muerto’, es haciendo alusión a los carteles que dicen: ‘Wanted: Dead or Alive’. Yo esperaba su final porque los guerrilleros mueren así y él era un guerrillero”, rememoró Mikie, a quien le duele mucho que otro artista, que “hoy es millonario y es respetado por la izquierda”, se hiciera famoso al dedicarle una canción aprovechándose de su asesinato.

Transparente, valiente, atrevido, libre y crítico, Mikie Rivera es feliz al exteriorizar musicalmente su encono con las situaciones que le incomodan.

“El Mundo es una amenaza” es una catarsis. En su secuencia enlazará canciones contundentes y poéticas, en las que el cantautor, según verbalizó, no evade el tema de la relación romántica de pareja que enfoca desde el contexto de la desilusión del País.

Total
0
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Leer más

Nino por una niñez feliz

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Para entretener a la gente menuda, en…
Total
0
Share