Hacia lo alto, Brunilda García

Por Omar Marrero
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

La noticia corrió como pólvora. Y con ella llegó la triste nueva del fallecimiento de una luchadora incansable del arte y la puertorriqueñidad.

Brunilda García, la mujer que con tanta gallardía enfrentó los retos y quebrantos que le impuso el mundo físico, entró hoy a la inmortalidad luego de dar su última gran batalla en el plano terrenal.

Cantante, dramaturga, declamadora, productora radial y promotora cultural en todas sus manifestaciones, Brunilda Elena García Ayala vio la luz un 9 de marzo en San Juan, ciudad capital de su amado Puerto Rico.

Hija de la poeta Elena Ayala y del comerciante Joaquín García, quienes le inculcaron su pasión por el arte, Brunilda estuvo rodeada en su niñez por muchos familiares que también eran artistas.

Cuenta su amigo Juan Carlos “Kacho” Montalvo que su abuela paterna, María Maldonado, la llevaba junto a otros nietos a disfrutar de los festivales de drama y música al Teatro Tapia. Esa sabia iniciativa de la inolvidable abuela en algún momento rindió frutos al encontrar entre sus familiares excelentes exponentes de arte como Nellie García de Justicia, profesora de teoría y solfeo; Ramón Justicia, guitarrista y concertista; la pianista Mairén Justicia García; las profesoras de baile Sarita Ayala, Esther Ayala e Hilda Alemán y las bailarinas Eloísa García e Ingrid Ferrer.

Su pasión por la música se manifestó temprano en su juventud cuando lideró una tuna estudiantina en la escuela superior Gabriela Mistral, en San Juan, y era la principal voz del coro escolar, según recuerda su amigo Benito de Jesús, productor de teatro y televisión.

“Siempre estábamos juntos cantando o tertuliando en su casa con su hermosa madre la poeta Elena Ayala, su hermana Tiri, su tía Sarita y demás compañeros que compartían las mismas inquietudes. La guitarra, el cuatro venezolano, la mandolina, salían de cualquier rincón de su hogar y allí se formaba la bohemia. ¡Tengo tan gratos recuerdos de esos momentos! ¡Me sentía tan querido en ese hogar!”, recordaba hoy De Jesús.

Brunilda estudió música y canto en el Conservatorio de Música de Puerto Rico. Según Montalvo, mientras era estudiante en el Conservatorio, motivada por su mentor Amaury Veray, fundó el proyecto Instarte, donde experimentó con conceptos poético-musicales y temas de la literatura puertorriqueña. Por ejemplo, musicalizó textos de poetas nacionales como José Gautier Benítez, Lola Rodríguez de Tió, Pachín Marín, Luis Lloréns Torres y José Antonio Dávila, entre otros.

Instarte a finales de la década de 1970 en su primer proyecto discográfico. De izquierda a derecha: Ismael Rivera, María Rivera Laborde, José Alayón, Brunilda García y Joaquín Collazo. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Con Instarte produjo la serie de grabaciones Isla Cantada, compuesta por tres producciones discográficas entre 1976 y 1979.

En 1980 fundó la Compañía Cimarrón, proyecto músico-teatral donde aportó a las artes declamatorias conceptos novedosos y vanguardistas. Con este proyecto escribió y dirigió obras de teatro musical sobre las vidas de personajes históricos como José Campeche, Eugenio María de Hostos, José de Diego y Lola Rodríguez, entre muchos otros. También musicalizó poemas de Julia de Burgos, Juan Antonio Corretjer, José Gautier Benítez, Nimia Vicéns y Francisco Matos Paoli, entre otros.

Montalvo también recuerda, en un texto realizado para el Instituto de Cultura Puertorriqueña, que en 1985, Brunilda fundó, junto a Ariel Cuevas, La Escuelita Decimal, para enseñar a los niños a trovar e incursionar en el difícil arte de la décima y sus variantes. Asegura que su trabajo causó gran impacto en los centros culturales ya que el contenido de los talleres incluyó adiestramiento sobre el mejor uso del tiempo libre por medio del ocio creador.

El Pen Club Internacional, capítulo de Puerto Rico, premió sus publicaciones “Los soles de Bolívar” y “Teatro hostosiano”. Este último, según afirmó el doctor José Ferrer Canales, fue la primera obra que abordó ese tema en nuestra historia teatral.

Con la Compañía Cimarrón, Brunilda representó a Puerto Rico en países como Colombia, Argentina, Cuba, Venezuela, Estados Unidos y República Dominicana. Su participación en 1998 en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, México, le ganó a Puerto Rico la portada del diario El Informador de Jalisco.

Un año antes había grabado la producción “Y la llamaron poeta: Julia de Burgos” con la actriz y declamadora Iris Martínez como invitada especial.

Ya a finales de la década de 1990, se integró de lleno a la producción radial en Cadena Radio Universidad de Puerto Rico con varios proyectos de difusión cultural como el programa “Canta Pueblo”, en el que exponía todo tipo de géneros musicales producidos o interpretados por artistas nacionales. También produjo cápsulas informativas sobre hechos históricos y programas especiales de diversos temas.

Fue precisamente en esa misma época cuando comenzó a sufrir percances de salud, que la obligaron a someterse a un trasplante de riñón en el año 2000. Su amigo y colega actor Ariel Cuevas fue entonces el donante.

Al comienzo del nuevo siglo, trabajó como libretista de la serie televisiva “De pura cepa” con Danny Rivera para el canal 6. También dirigió el proyecto San Juan revive su historia, un proyecto teatral musical del Municipio de San Juan. Presidió, además, el Colegio de Actores de Puerto Rico.

En 2008 produjo el disco “Cantos de amor a Puerto Rico” y al año siguiente, comisionado por el centro cultural Casa Aboy, grabó un disco en homenaje al centenario del natalicio de Juan Antonio Corretjer titulado “Del ruiseñor cuando a la luna mira”. Este último recibió aplausos de la crítica especializada, así como fue destacado por la Fundación Nacional para la Cultura Popular como una de las 20 producciones más sobresalientes del año.

“En esta producción poético musical, Casa Aboy y la Compañía Cimarrón abordan con el mayor de los respetos la obra del Poeta Nacional. Así, en alas del simbólico ‘ruiseñor’, surcan versos y canciones en voces de figuras como Iris Martínez, Brunilda García, Luis Enrique Romero, Ariel Cuevas, Carmen Morales, Carlos Lazarte y Elvin Torres, entre otros. Y para aumentar el valor de este documento se incluye la voz del propio Corretjer declamando ‘Cantar del aire y de la tierra’. He aquí una obra de valor incalculable para la historia”, destacó en aquella selección la organización cultural.

En diciembre de 2010, Brunilda celebró el trigésimo aniversario de Cimarrón con el espectáculo gratuito “Cantata teatral” en el teatro Francisco Arriví, en Santurce.

En otros proyectos comunitarios, perteneció a la Junta asesora de Casa Pueblo, un proyecto de autogestión comunitaria en Adjuntas, así como fue parte del grupo directivo del Comité Pro Derechos Humanos que trabajó por la excarcelación de Oscar López Rivera.

Nuevamente, problemas de salud en años recientes la obligaron a someterse a procesos de diálisis diarios y a entrar en una lista de espera para un nuevo trasplante de riñón.

Tras una larga batalla donde su gallardía y espíritu combativo fue ejemplar, Brunilda García falleció hoy, 4 de marzo de 2017, en su ciudad natal.

Ante su partida han sido cientos los mensajes que han surcado las ondas cibernéticas en sentir espontáneo de amigos, admiradores y compañeros del arte.

“Que se quede el infinito sin estrellas, parece haber dicho alguien en el cielo. Ayer Miriam Colón y hoy nuestra amada Brunilda E. García. Mujer valiente y valiosa de sonrisa dulce y mirada serena. Era imposible ver en su semblante la fuerza del espectacular ser humano”, escribió la dramaturga Mirelsa Modesti en la redes. Y a renglón seguido añadió lo que parecía ser el deseo colectivo de todos los que la conocieron: “Vuela alto, Bruni… Que la Paz te acompañe siempre”.

Total
15
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Leer más

Gigante de la decencia

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Conversamos en el verano de 2016, previo…
Total
15
Share