‘Mr. EP’: un homenaje con pasión

Por Rafael Vega Curry
Fundación Nacional para la Cultura Popular

Con una banda integrada por grandes talentos jóvenes y un vibrante sentimiento, el trompetista y educador Charlie Sepúlveda ha retornado al mundo discográfico con “Mr. EP”, su primera grabación para el prestigioso sello HighNote.

Como su nombre sugiere, el álbum es un homenaje a Eddie Palmieri, innovador del piano jazzístico y mentor de Sepúlveda. La obra del pianista ha sido comparada por algunos críticos con la de gigantes tales como Keith Jarrett, Herbie Hancock y Chick Corea, de manera que no es de extrañar este tributo. Que, de hecho, no es el primero que Palmieri recibe en vida, pues la Puerto Rico All Stars ya lo hizo –en son de salsa, no de jazz- en el álbum “Tribute to the Messiah”, en 1979.

Carátula de la nuerva producción de Charlie Sepúlveda and The Turnaround.

Lo que pudiera parecer curioso es que, tratándose de un álbum de homenaje que tiene la dicha de contar con el homenajeado mismo, la presencia de Palmieri aquí sea relativamente escasa. El maestro toca en apenas tres piezas, dos de las cuales son muy breves (son dos solos de piano que duran 1:06 y 2:12 minutos) y en el repertorio no se incluyó ninguna composición suya, digamos “Adoración” (escrita junto con Ismael Quintana), “Palmas” o cualquiera otro de los insignes temas que marcaron su carrera.

Hay otra manera, sin embargo, de evaluar este disco, basándose no tanto en el repertorio o la presencia de Palmieri, sino más bien en su espíritu, su carácter, y ahí sí que no hay carencia alguna. Sepúlveda y sus músicos tocan con la misma pasión, la misma vitalidad contagiosa, que define las mejores grabaciones del pianista. Y ese es un excelente método –de hecho, el mismo que están empleando otros jazzistas actuales, como el saxofonista Rudresh Mahanthappa en su reciente homenaje a Charlie Parker, “Bird Calls- de hacer un tributo hoy día. Es como decirle al homenajeado, “no estamos tocando tus canciones, sino tratando de recrear tu energía”.

Aparte de los ya mencionados solos de piano (“Variations on a Theme” 1 y 2), impredecibles y gestuales según es su costumbre, Palmieri ejecuta una improvisación en “Charlie’s Whole Tone Blues” de sólida coherencia e ideas. En esta pieza se destacan también el sonido brillante de Sepúlveda en su trompeta y el agradablemente oscuro (buen contraste entre ambos) del saxofonista Norberto “Tiko” Ortiz.

Otros dos excelentes pianistas jóvenes se lucen en este álbum. Eduardo Zayas toca un solo fuertemente sincopado e imaginativamente concebido en “Bomba pa’ Carmen” y Bienvenido Dinzey muestra su conocimiento de la tradición e ideas propias en el tema titular y “Peer Magic”. Felipe Fournier añade inesperados y agradables sonidos de vibráfono en “Bomba” y “Peer”, mientras que Gabriel Rodríguez exhibe su usual maestría en el bajo en “Mr. EP”.

También hay espacio para los vocalistas. Yarimar Denisse interpreta “Bésame mucho” con genuino fraseo y entonación jazzísticas, mientras que Sietenueve inyecta una dosis de hip-hop funky en “Si tú sabes”.

Como es natural en una grabación de jazz latino, no puede faltar la fuerza percusiva, de lo que se encargan el baterista Raúl Maldonado en “Peer Magic” y Gadwin Vargas en varios momentos del programa, sobre todo en el potente “Mr. Jazz”.

Atractivo en todo momento, este álbum no solo enfoca la trompeta elevada y lírica de Charlie Sepúlveda, sino el talento y cohesividad de su banda, a la que le sobran méritos propios, ya sea en homenaje a otros músicos o no. Un temprano candidato a la lista del mejor jazz boricua en 2017.

Total
11
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Leer más

El regreso de David

Por Rafael Vega Curry Fundación Nacional para la Cultura Popular Tras un largo periodo sin presentar composiciones nuevas,…
Total
11
Share