‘La gran desilusión’: acertada opción ‘micro’

Por Joselo Arroyo
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Como ya se ha reseñado, el Micro-Teatro – piezas teatrales completas en formato de duración no mayor a los 20 minutos- continua tomando auge y pertinencia en nuestra escena local. Por su formato corto, pocos personajes, elementos mínimos de escenografía y limitadas necesidades técnicas; este estilo se presta para presentarse en lugares alternativos a un teatro convencional. Este es el caso del restaurante La Junta –ubicado en la calle Loiza #2056, en Santurce- que durante tres viernes a las 9:00 p.m. ha estado presentado la “micro” comedia del absurdo: “La gran desilusión” de Kisha Tikina Burgos, quien ya se encuentra adaptando la historia para ser llevada al cine. La pieza fue estrenada en 2014 en el Festival de Teatro Al Fresco de la Sala Beckett en Rio Piedras.

La pieza es original de Kisha Tikina Burgos. (Foto Joselo Arroyo para Fundación Nacional para la Cultura Popular)
La pieza, protagonizada por Carlos Miranda e Iliana García, es original de Kisha Tikina Burgos. (Foto suministrada)

En esta ocasión la autora, y también directora de la pieza, nos presenta un matrimonio que enfrenta distintos problemas, tanto individuales como en pareja. Los “une” su hijo, del cual ambos tienes una percepción distinta. Ante este preámbulo, la trama se desarrolla en un concierto donde escucharían a su hijo cantar por primera vez. Como propio del teatro el absurdo, los personajes pretenden comunicarse sin lograr un entendimiento pleno, y cuando lo hacen es casi imposible ponerse de acuerdo. Así, la dirección utiliza sabiamente los espacios del lugar, maximizando la velada teatral del público al disfrutar, reír, ayudar e incluso interactuar con los personajes. Conceptualmente de igual modo utiliza los símbolos para reforzar la realidad de este matrimonio de manera muy atinada.

¿El vestuario? Prendas íntimas para dormir, cubiertos en momentos por batas de cama, refuerzan la intimidad y vulnerabilidad de los personajes exponiéndolos así en un evento público. Una plataforma, dos sillas – que los actores manejaban a caprichos de la dirección acertadamente- un micrófono para reforzar parlamentos que debían ser escuchados por toda la audiencia, y uno que otro efecto de sonido, era lo único que estos personajes necesitaban para ilustrar su mundo a los presentes.

"La gran desilución" se presenta nuevamente en el espacio alterno del restaurante La Junta en la calle Loíza de Santurce. (Foto Joselo Arroyo para Fundación Nacional para la Cultura Popular)
La propuesta de “La gran desilución” está en vías de ser adaptada para el cine. (Foto suministrada)

En cuanto a las actuaciones, tanto Iliana García como Carlos Miranda, logran con gran domino su encomienda, que para nada pretende ser simple ni orgánica. Nos exponen un matrimonio disfuncional con matices que van desde lo banal hasta lo más profundo pasando por una extraña relación de codependencia y ceguera emocional. Bravo por esta clase de actuación y dominio corporal.

Este tipo de teatro, puede llegar a casi cualquier espacio para que sea disfrutado a más gente. El buen teatro no necesita de muchos artificios para ser efectivo y este es un muy buen ejemplo de ello. No obstante se recomienda a los amigos de La Junta hacer una mejor logística de acomodo del público, pues resultada sumamente frustrante perderse un segundo de la pieza por gente que inconscientemente se paraba en frente. Detalle que quizás con un pequeño esfuerzo de acomodo y organización del lugar, podría garantizar una mejor experiencia a las personas que se den cita para disfrutar de una buena puesta teatral.

“La gran desilusión” tiene nuevamente función este viernes, a las 9:00 pm. Les recomendamos no perderse esta magnífica oportunidad de disfrutar de buen teatro en formato “micro”.

Total
30
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Total
30
Share