A Mamá en clave de salsa

Por Jaime Torres Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El tema del amor a la madre, enfocado desde el agradecimiento, la melancolía y la nostalgia, ha sido fuente de inspiración para los compositores e intérpretes de la música afroantillana.

Willie Colón plasmó en el disco "Solo" la emotiva "xx". (Foto Francesco Scavullo para Fania)
Willie Colón plasmó en el disco “Solo” la emotiva “Señora”. (Foto Francesco Scavullo para Fania)

Una breve mirada a la discografía producida en la salsa durante las pasadas cinco décadas revela, sorpresiva e impresionantemente, sobre medio centenar de canciones dedicadas a la madre.

La ausencia, el abandono, la orfandad, la ingratitud, el olvido y la pena en la hora de la despedida han hallado eco en la salsa, expresión del pueblo y sus vivencias, en el barrio o la ciudad; en la mansión o el arrabal, donde la madre siempre es Madre para el pobre y para el rico.

Una de las más bellas es “Señora”, compuesta por Willie Colón para su disco “Solo”, editado en 1979 por Fania Records. La dedica a su abuela Antonia, a su madre Aracelis, a su hermana Cindy, a su esposa Julia y todas las mujeres del mundo que, con sacrificios, cuidaron y educaron a sus hijos.

“Señora
Tu sacrificio es nuestra esperanza
que Dios te guarde en la Gloria.
Solo el cariño de una madre
podrá salvarnos, Señora…
Hay muchas que dicen no
y así se evitan las penas.
Pero amor nunca se niega
ese es su lema Señora.
El Señor que está en el Cielo
te llenó de sentimientos.
Hoy canto de agradecimiento
Dios te cuide Señora”.

El inolvidable José “Cheo” Feliciano, en el elepé “Mi tierra y yo” de 1976, dedicó la composición “Chenchita”, que le escribió su amigo Rubén Blades, a su madre. Con un estribillo muy pegajoso (“Voy a Ponce/pues me espera/la madre que me parió”) una de las estrofas captura el pesar del hijo ausente.

“Quién sabe estará rezando
o quizás lavando ropa
puede ser que esté llorando
porque está muy triste y sola”.

ruben blades poeta del pueblo
En “Canto a la Madre”, el cantautor panameño Rubén Blades reflexiona ante la proximidad de la ausencia de la figura materna. (Fania)

El propio Rubén Blades, en el disco “Amor y control” de 1992, le dedica varias composiciones a su madre Anoland, fallecida el año anterior. En la balada “Canto a la madre” le entrega literalmente el alma, exteriorizando mucho de lo que un hijo quisiera expresar a su mamá en la hora final.

“Soy la huella de tu amor,
mezcla de esperanza y pasión.
Fuiste el dolor que alumbró
el nacer de mi razón.
Donde yo vaya, tú estás
donde tu estés, yo estaré.
Y cuando mueras también
un poco yo moriré”.

En “Canto a la muerte”, un arreglo en guaguancó lamento y con el coro ‘Madre, sólo hay una en la vida’, Rubén expresa que su madre Anoland siempre vivirá en su memoria.

“No te alegres Muerte, hoy con tu victoria
pues mi madre vive toda en mi memoria.
No te enorgullezcas si me ves llorando,
yo no me avergüenzo de estarla extrañando.
Me ha enseñado, Muerte,
a no tenerte miedo.
Mi querida vieja se fue combatiendo”.

No podemos olvidar al Cantante de los Cantantes, Héctor Lavoe, quien en 1976 redondeó su clásico “De ti depende” con su versión salsera del tango “Consejo de oro”. Héctor, cuya madre Panchita murió durante su niñez y quien en el disco “Recordando a Felipe Pirela” grabó el bolero “El retrato de mamá”, sacudido por la nostalgia en “Consejo de oro” invita a valorar el vientre del ser de donde emana la vida.

En el clásico "Recordando a Felipe Pirela", Héctor Lavoie grabó "Consejo de oro". (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)
En el clásico “Recordando a Felipe Pirela”, Héctor Lavoe grabó “El retrato de mamá”. (archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

“A usted amigo que es tan joven
le daré un consejo de oro:
deje farras y milongas
que jamás le han de pesar.
Cuide mucho a su viejita
que la madre es un tesoro
un tesoro que al perderlo
otro igual no encontrará”.

Otro tango incorporado a la salsa, en un arreglo de Ray Santos en ritmo de bolero son, es “Consejo del alma”, grabado por Justo Betancourt y su Conjunto BorinCuba en el álbum “Presencia” de 1978. La letra plantea que, si bien el hombre se expone a desengaños amorosos, el amor de madre es fiel.

“Yo también tengo una herida
por una mujer que amé.
Pero me queda un cariño
que al momento le diré.
No hay como el de madre
es toda una eternidad.
La mujer lo engaña amigo
pero la madre jamás”.

este es ismael miranda
En “Este es Ismael Miranda” el salsero incluyó el tema “Madre”. (Archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Tres años antes, Ismael Miranda, quien en 1968 con la Orchestra Harlow compuso el guaguancó “Mi madre” para el elepé “Me And My Monkee”, incluyó su composición “Madre” en el disco “Este es Ismael Miranda”. Es una metáfora del ser que se marchó a la otra orilla y la quimera de la carta que no alcanzó leer.

“Madre, espero que al recibo de esta carta
te encuentres bien, allá arriba dónde estás.
Que el Señor vele sobre ti
que no te haga falta nada
Dios quiera que seas feliz.
De mí te diré que ando vagando el mundo
solo y triste… Solo hay desilusión,
amargura y soledad, desde el día en que te fuiste”.

Hay otras canciones demasiado trágicas como “El Escapulario” que, interpretada por Piro Mantilla, Roberto Roena y su Apollo Sound grabaron en 1969.

“Nunca se supo quién fue su madre
porque la ingrata lo abandonó.
Una viejita lo vio en la calle
y con cariño lo recogió.
Tan solamente un escapulario
Lleva el chavelo por capital
colgando al cuello como un sudario
para librarlo de todo mal”.

En la década de 1970 otro éxito que quemó las ondas fue “Carmen Santiago” de Eladio Jiménez, la historia de una jíbara del Valenciano que a mediados del siglo pasado se ganaba la vida como despalilladora de tabaco y quien murió trágicamente dejando varios huérfanos.

“Carmen Santiago, le dedico esta canción
Carmen Santiago, señores fue mi mamá”.

Otro de los éxitos inspirados en la figura maternal que más repercusión logró a mediados de 1970 es “Solo he vivido”, un son montuno original de Johnny Delgado popularizado por la Orquesta Corporación Latina que aborda el tema de la orfandad, cuyo coro versa: ‘solo yo he vivido/solo viviré/dónde ella se encuentre/la bendeciré’.

“Un niño solo que llora
porque todo lo ha perdido.
El niño lo más que amaba
hoy al cielo se le ha ido”.

Compositores como Tite Curet Alonso, Ramón Rodríguez, Roberto Angleró, Justi Barretto, Johnny Ortiz y Gino Meléndez han dedicado obras a la madre.

Tito Rojas grabó hizo lo propio en la producción "Alegrías y penas" de 1999. (MP)
Tito Rojas hizo lo propio en la producción “Alegrías y penas” de 1999. (MP)

Otras agrupaciones, como Impacto Crea, la Orquesta Nárvaez, La Flamboyán, La Terrífica y la Orquesta Mundo, y cantantes como Jimmy Sabater (el recordado Hijo de Teresa), Chivirico Dávila, Ismael Quintana, Oscar D’ León, Marvin Santiago, Johnny Rivera, Tito Allen, Adalberto Santiago, Andy Montañez y Víctor Manuelle, entre decenas más, también grabaron homenajes musicales a mamá.

Pero el Gallo Salsero, Tito Rojas, interpreta en su cedé “Alegrías y penas” de 1999 uno de los éxitos más recientes, de un enfoque más optimista y esperanzador.

“Mi mamá”, compuesta por Ricki Martínez, expone la importancia de pedir la bendición y aconseja en el coro: “el que tenga su mamá, que la cuide, que la cuide”.

“Diminuta mujer de una fuerza increíble.
¡Esa es mi mamá!
Que por verme crecer, hizo hasta lo imposible.
¡Esa es mi mamá!
Luchadora incansable, mujer admirable.
Tan dulce, tan bella y tan agradable.
Firme como roca y de hermosos detalles.
¡Esa es mi mamá!”

La coyuntura del Día de las Madres es oportuna para reconocer la trascendencia de la salsa como un género que captura y sintetiza con singular autenticidad el sentimiento popular.

Son decenas más las canciones que se han inspirado a mamá. Tristemente, la radio de Puerto Rico, salvo algunas excepciones, ni un día como hoy las divulga. Pero ahí está el legado que hoy tarareamos desde este medio con admiración y respeto a las madres boricuas y del mundo entero. ¡Felicidades, Mamá!

Total
10
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Leer más

Se avecina el Festival Casals

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Los amantes de la música académica ya…
Leer más

A la cuna de la danza

Por Jaime Torres Torres Para Fundación Nacional para la Cultura Popular Con la metáfora del amor y una…
Total
10
Share