Una ‘andanza’ con intención

Por Gabriela Ortiz Díaz
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

11233173_910006762418830_4544073958148890052_n
Eloy Ortiz, Norberto Collazo y Abraham Texidor en Entrelíneas en 2001. (Foto Robert Villanúa)

Por 12 años consecutivos, Andanza, compañía puertorriqueña de danza contemporánea y escuela de baile, ha presentado en el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC) un espectáculo gratuito para el público con el cual busca “contribuir efectivamente a la democratización del arte y al progreso cultural, educativo, social, económico y espiritual del País”. Es por eso que se dedica a crear y presentar espectáculos en todo tipo de espacio y para públicos diversos.

En el marco de la feria de arte y diseño Timbiriche Design celebrada en el MAC, el evento Andanza en el Museo de Arte Contemporáneo deleitó a un público diverso en edades que le retribuyó con aplausos a cada uno de los bailarines que desplegó su talento en tarima. A juzgar por Carlos Iván Santos, director artístico asociado, esta actividad representa la razón de ser de la compañía: “artísticamente, presentamos un escogido de las piezas que ininterrumpidamente van creando nuestros coreógrafos; en el aspecto educativo, la Escuela y el Taller Juvenil demuestran lo aprendido durante el primer semestre del año escolar; y, como parte de nuestro compromiso social, ofrecemos las funciones libre de costo para el público”.

El espectáculo de este año tuvo dos actos de tres piezas cada uno. Todas las piezas variaron en duración, pero mostraron la misma intensidad. Tanto los bailarines de la compañía como los del Taller Juvenil exhibieron dominio escénico, coordinación y movimientos corporales de primera.

Los cuerpos ejercitados de Eloy Ortiz, Norberto Collazo y Abraham Texidor (tres de los bailarines oficiales de la compañía) aparecieron vestidos de rojos para interpretar la primera pieza de la noche, “Entrelíneas”. Las repeticiones de movimientos, las cargadas, el tema musical que les servía de inspiración (Propero’s Magical y Reconciliation de Michael Nyman), el sudor que ya empezaba a brillar con la iluminación, todo, auguraba una velada repleta de profesionalismo.

10363131_910007202418786_3300251914600864404_n
La pieza estreno “Delirio y musarañas” interpretada por el Taller Juvenil Andanza. (Foto Robert Villanúa)

El segundo número estuvo a cargo de los bailarines del Taller Andanza: Brandon Cabrera, Aura González, Gabriela Mora, Paola Pedro, Sergio Ríos y Carlos Sánchez. El estreno de “Delirio y musarañas”, coreografía ambientada por la música de Arman Amar, La Terre vue du Ciel, le aseguró al público el calibre de la Escuela de Andanza. El dominio de los cuerpos, los movimientos que estos jóvenes realizaban y la inclusión de un mueble como un bailarín más de la pieza, cautivó a los presentes.

“Cizañeras”, comandada por el tema Monster’s Mothers y Redness Moon de la agrupación Fantasmes, fue la tercera interpretación de la noche. Los vestuarios que lucían María Alejandra Castillo, Cristina Lugo, Nathanael Santiago y Nanya Sierra (también bailarines oficiales de la compañía) fueron el complemento perfecto para una pieza sensual y recatada a la vez.

Tras el intermedio, tres piezas más completaron la casi hora y media que duró la actividad: “Ley de Contagio” y “Última comparsa”, efectuadas por los bailarines de la compañía; y “Desierto”, interpretada por los bailarines del Taller Andanza. Sin duda, a través de los movimientos de los cuerpos y de pasos bien logrados, los bailarines de Andanza transmiten mensajes a los espectadores. El conglomerado de elementos artísticos (música, luces, vestuario y coreografía) hacen de las presentaciones de esta compañía de danza un deleite.

Andanza: más que una compañía de baile

12360408_910008055752034_8792308530414838454_n
Los bailarines de la compañía Andanza y del Taller Juvenil Andanza junto al coreógrafo Carlos Iván Santos. (Foto Robert Villanúa)

Lolita Villanúa, directora artística y ejecutiva, fundó Andanza en 1998 en colaboración con María Teresa Robles, directora del programa educativo de la compañía. Desde entonces, esta empresa cultural sin fines de lucro cuenta con un elenco de 40 reconocidos bailarines, los cuales entrena el coreógrafo Carlos Iván Santos. Con una facultad compuesta por los bailarines de la compañía y otros maestros, la escuela provee una formación estructurada a alumnos de todas las edades en diferentes géneros de la danza y el movimiento corporal como ballet, baile moderno, jazz, tap, movimiento creativo, hip hop, salsa, yoga, Pilates/Mat y zumba.

Andanza ha presentado numerosas producciones originales y creado iniciativas innovadoras como sus temporadas anuales gratuitas para el público: Andanza en el Museo de Arte Contemporáneo y Andanza por el país. También, ha colaborado con múltiples causas benéficas y ha bailado en escenarios internacionales como el Kennedy Center de Washington. Entre sus logros y reconocimientos, figura el primer Premio Emmy otorgado a WIPR televisión por el especial del espectáculo Andanza a todo color. En 2007, la compañía publicó su primer libro, “Andanza: imágenes y trayectoria”, con fotografías del profesor Robert Villanúa que documentan el trabajo de diversos artistas durante casi una década.

Esta compañía puertorriqueña desarrolla una intensa labor social y pedagógica que incluye clases en su escuela para estudiantes de todas las edades, así como varios programas socioculturales en espacios diversos. A través del proyecto Danza con Andanza, auspiciado por la Fundación Banco Popular y el Instituto de Cultura Puertorriqueña, la compañía beca a alumnos de escasos recursos económicos, ofrece clases de baile semanales en comunidades de Santurce, Río Piedras y Maunabo, y presenta espectáculos libres de costo para estudiantes.

Definitivamente, estos 12 años de alianza con el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico demuestran el compromiso de Andanza con contribuir a la democratización del arte y al progreso cultural, educativo, social, económico y espiritual del País.

Total
0
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Total
0
Share