Activa la reafirmación de la afrodescendencia

Por Gabriela Ortiz Díaz
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

Luego de que el Instituto de Cultura Puertorriqueña dedicara, el pasado mes de junio, la celebración de su 60 aniversario al legado innegable del elemento negro a nuestra cultura, se hizo público el anuncio del Primer Congreso de Afrodescendencia en Puerto Rico.

10253793_10155651053935322_1549028781560424049_n
Taller de Ballet de Caguas en su participación en el IV Bombazo Criollo del mismo pueblo. (Foto Gabriela Ortiz para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Este junte académico, cuyo lema es ‘Reconocimiento, Justicia y Desarrollo’, se llevará a cabo del 9 al 11 de noviembre en el recinto riopedrense de la Universidad de Puerto Rico y el 12 de este mismo año en Loíza.
La iniciativa busca reunir a trabajadores, investigadores y grupos comunitarios para que compartan sus trabajos y propuestas en una variedad de talleres y presentaciones orales. Las conferencias podrán tratar temas de la negritud en cualquiera de las siguientes manifestaciones culturales: educación, género, afrodescendencia en la literatura y el arte, negritud en la actualidad, espiritualidad, desarrollo comunitario y representación en los medios.

La fecha límite para someter compendios o propuestas de las posibles charlas talleres que se ofrecerán en el Congreso es el próximo 2 de agosto. La comunicación será efectiva a través del correo electrónico [email protected]

Inauguran curso de Bomba –

Por otra parte, otra gestión que estuvo encaminada a reflexionar sobre la cuestión racial y a celebrar la riqueza y trascendencia de la aportación de la raza negra al País, fue la inauguración, el cuatrimestre pasado, del primer curso acreditado de Bomba en el sistema universitario público. Este curso, único en la historia de la Universidad de Puerto Rico, lo ofreció el profesor Pablo Luis Rivera en el recinto de Carolina.

De hecho, hoy día la Bomba camina con esplendor por el País. Se escucha cuando crujen los barriles en alguna esquina de cualquier pueblo. Se observa en la proliferación de agrupaciones que tocan este género musical. Se siente en el aumento de bombazos organizados por diferentes proyectos autogestados para promover los variados ritmos de esta. Se aprecia en el auge de escuelas de baile y percusión que ofrecen talleres a muchos interesados en aprender sobre las cadencias de la afropuertorriqueñidad.

20150616_095055_HDR~3
De izquierda a derecha, el Dr. Pablo Luis Rivera, la poetisa Elsa Costoso y el Dr. José Martínez en la parte final del recital de bomba “Paisajes de mi negrura”, realizado el pasado 16 de junio. (Foto Gabriela Ortiz para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

El respaldo y la acogida del público evidencian que el género se encuentra en uno de los mejores momentos de aceptación, incluso por la población de jóvenes del País.

Pero más allá de hazañas gubernamentales, el despunte de este tipo de actividades se debe a “la autogestión de las personas que estamos en la bomba”, según indicó el doctor Pablo Luis Rivera.

Un buen ejemplo de autogestión es este curso universitario, titulado “Ritmos afropuertorriqueños”, cuyo eje principal es estudiar la historia de la Bomba puertorriqueña y practicar los diferentes piquetes del género. Por la acogida que tuvo entre la comunidad universitaria, se volverá a ofrecer este próximo cuatrimestre.

El pasado junio, en el teatro de mencionado recinto, el primer grupo en tomar la clase presentó un recital de bomba como trabajo de fin de curso. Alrededor de una veintena de estudiantes participó de la actividad bailando, tocando los barriles o declamando los poemas de la poetisa santurcina Elsa Costoso.

Esta oportunidad fue idónea para homenajear a una mujer que ha divulgado nuestra cultura a través de sus versos, pero que a nivel nacional no se ha resaltado como es debido, puntualizó Rivera, el también creador y profesor del curso.

Mediante una adaptación libre de los poemas de Costoso, organizaron un evento que, además de celebrar la obra de la poeta, fusionó los diferentes ritmos de la bomba, la reafirmación de la herencia africana, la entrega de esos universitarios, el entusiasmo que estos plasmaron en otros universitarios presentes en el público, en fin, este proyecto aportó a la creación de una generación de jóvenes arraigados a su cultura y por ende, con identidades propias.

Es menester indicar que, además, Pablo Luis Rivera pertenece a “Restauración Cultural”, una de las agrupaciones musicales que, más que propagar la música y el baile de bomba, arremeten contra la desvalorización de este género en el País.

Para este motivo, los integrantes de este colectivo, por ejemplo, ofrecen bombazos en alianza con el municipio de Caguas – el cuarto fue el pasado domingo 14 de junio en el Paseo de las artes de mencionada municipalidad – y dictan clases de bomba en el Museo de Historia y Arte de Guayama y en otros lugares del área metropolitana.

Desde Cero, Los Rebuleadores de San Juan, Paracumbé, Son del Batey, Buya, Atabey, Tambores Calientes, Abrante y su tribu, Caico y los del soberao, Tambuyé, Gracimá, Majestad Negra, Palenque, Los gigantes de la bomba, la Escuela de Bomba y Plena Doña Caridad Brenes de Cepeda, son un puñado de las tantas organizaciones que mantienen vivos los elementos esenciales de la bomba y la lucha para erradicar los estereotipos que sobre la negritud aún persisten.

20150616_094239_HDR~3
Grupo de estudiantes se desenvuelven en la actividad final del primer curso de bomba acreditado en el sistema UPR, ofrecido en el recinto de Carolina. (Foto Gabriela Ortiz para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

La mayor satisfacción de Pablo Luis es hacer cultura: “si uno ve una clase con estudiantes que llegan a las siete de la mañana todos los lunes, miércoles y viernes, y que piden la segunda parte del curso, definitivamente la satisfacción mayor es saber que aporto al País”, según expresó el profesor.

Este educador y el grupo que dirige, al igual que los demás colectivos ya mencionados, impulsan a las generaciones más jóvenes a que se apropien de la bomba y con ella, de nuestra cultura.

Todas estas iniciativas y autogestiones lanzan un reto y hacen un llamado a la igualdad racial.

Total
0
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Total
0
Share