Don Braulio Castillo: Misión cumplida

Por Edgar Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El Ateneo Puertorriqueño -lugar que resguarda su obra- fue el recinto donde colegas, amigos y seguidores comenzaron a brindarle el último aplauso al primer actor Braulio R. Castillo Cintrón, quien falleció el sábado 28 de febrero, a sus 81 años, de causas naturales.

Las miradas del público que asistió a los actos fúnebres se posaron en todo momento sobre su hijo, Braulio Castillo Quintero (Bayín), heredero de su talento.

Fue Bayín, quien subió el féretro junto a sus hermanos y amigos por las escalinatas de “La Casa de la Patria” en el Viejo San Juan, el miércoles y luego habló con la prensa.

Velorio don Braulio en Ateneo 3
Braulio Castillo hijo expresó el sentir de su familia ante las expresiones de duelo del pueblo puertorriqueño. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

“La familia se siente muy emocionada de esta manifestación de amor, de cariño, que sabíamos todos que algún día iba a plasmarse de esta manera… Braulio Castillo dejó de vivir físicamente para entrar en el corazón de cada uno de nosotros en la familia y cada uno de los que lo seguimos, lo respetamos, lo recordamos, lo amamos y disfrutamos de su trayectoria como actor. Pero, no tan solo como actor, sino su trayectoria como ser humano, como hijo de Dios, que esa era su principal razón…”, dijo el protagonista de melodramas como “Andrea”, “Alejandra” y “Karina Montaner”.

Destacó, con rostro abatido, que “mi padre se entregó completamente a los brazos del Señor y aceptó su voluntad cuando, lamentablemente, su vida cambió radicalmente en febrero de 1971, tras la operación que todos sabemos que sufrió en México. Su vida cambió por completo y poco a poco fue tocando los corazones de cada uno de nosotros, que veíamos cómo ese roble inmenso seguía arropándonos y protegiéndonos. Con una protección adicional, con la protección de su fe…”

Braulio puntualizó que “en sus últimos momentos, él (don Braulio) no tenía nada que reprocharle a la vida, al contrario, agradecerle todo, porque fue Dios quien le dio todo”, y reveló que en sus últimos días de vida su progenitor le pidió que no le fallara.

Mientras decenas de personas brindaban sus condolencias a la familia, el histrión señaló, “un hombre como Braulio Castillo que sembró tanto respeto, tanta bondad, tanta solidaridad, tanta comprensión y tanto amor, no podía esperar menos que esto. Nosotros, la familia, estamos felices, gozosos, contentos, regocijados, porque vimos en ese rostro, en esos ojos, en esa luz que siempre emanó de don Braulio Castillo, la felicidad que solo provoca la satisfacción de un trabajo y una misión cumplida”.

Velorio don Braulio en Ateneo 7
Los hermanos Jorge y Braulio, ambos actores, rindieron guardia de honor a su progenitor. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Destacó, además, que el inolvidable “Renzo, El Gitano” de la telenovela “La Mujer de Aquella Noche”, cumplió “con sus padres como hijo, cumplió con su esposa, cumplió con sus hijos, cumplió con sus hermanos, cumplió con su familia, cumplió con sus amigos, cumplió con Puerto Rico, y por encima de todo, cumplió con Dios. Parte de esta vida, marcha hacia los brazos del Señor en plena victoria, en plena satisfacción. Y en esa plena satisfacción y victoria quedamos todos los que lo conocimos, los que lo amamos, los que lo disfrutamos, y los que tuvimos el privilegio de tenerlo”.

Rodeado de un nutrido grupo de periodistas, Bayín sostuvo, “mi padre tenía una frase que siempre utilizaba: ‘el ejemplo vale más que mil argumentos’. Esa era su frase favorita y nos la inculcó desde bien pequeño. Todo el mundo en casa sabía que debía dar un buen ejemplo”.

Braulio Castillo, hijo, expresó, por otro lado, que su madre Carmen Quintero ha sido “la piedra sólida en el hogar, que junto a él amarraron los corazones de esos cuatro hijos y los que habían de llegar, sus nietos”.

Presente la clase artística –

El dramaturgo Roberto Ramos-Perea, amigo personal de los Castillo-Quintero, dirigió el acto protocolar en las

(Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)
El dramaturgo Roberto Ramos-Perea expresa sus condolencias a la viuda de Braulio Castillo. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

honras fúnebres en el Ateneo Puertorriqueño.

“En esta sala han dejado el último calor de sus cuerpos Julia de Burgos, Pedro Albizu Campos, Juan Antonio Corretjer, Lolita Lebrón, Marcos Betancourt y, recientemente, Emilio Díaz Valcárcel. ¡Los grandes de nuestra patria han dejado el último calor de sus cuerpos en esta salita que estamos!”, comenzó diciendo Ramos-Perea en su alocución.

Indicó que “Braulio Castillo, padre, nos honra con el último calor de su cuerpo a estas cuatro paredes que encierran ‘La Casa de la Patria’, que fue fundada por don Alejandro Tapia y Rivera… Braulio tiene un merecidísimo espacio en ese muro de héroes, en ese muro de patriotas, en ese muro de personas que dieron mucho más de lo que tenían por obligación que dar al servicio de esta patria”.

La primera guardia de honor estuvo a cargo de los artistas Sandra Rivera, Luz María Rondón, Joffre Pérez, Cordelia González, Orvil Miller y José Félix Gómez.

Frente al féretro -arropado por la bandera puertorriqueña- desfilaron colegas, funcionarios del Gobierno y el pueblo que lo consideró un ídolo.

La actriz Cordelia González afirmó que Castillo Cintrón deja “un legado importantísimo en términos de su proyección en Latinoamérica… He tenido más relación con Braulio, hijo, quien es como mi hermano y le dije que el legado y la historia se van a continuar haciendo a través de su persona. Es una familia que es como mi familia. A nivel personal es una gran pérdida, también a nivel profesional. Pero, nos deja un legado tan fuerte, un ejemplo tan fuerte, que tenemos que celebrar la vida de don Braulio”.

El veterano histrión José Félix Gómez recalcó que “aunque la carrera de Braulio tuvo un alto, en el momento que

Cordelia González, Sandra Rivera y Orvil Miller fueron algunos de los artistas que honraron la memoria de Braulio Castillo en el Ateneo Puertorriqueño. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)
Cordelia González, Sandra Rivera y Orvil Miller fueron parte de la representación artística que honró la memoria de Braulio Castillo en el Ateneo Puertorriqueño. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)

ocurre, ya había hecho doblaje, radio, televisión local a nivel alto, pasa a Panamericana Televisión y cubre todo el Continente, y luego a México que era la Meca del Cine en aquel entonces. En ese sentido, recorre todos los medios de forma artística. Aunque las circunstancias del teatro y de los medios han cambiado, creo que nosotros no tenemos un galán de esa envergadura. Hay otros con sus méritos, pero de esa envergadura no tenemos, por eso, hay que honrarlo como figura nacional”.

El productor Jorge Luis Ramos, quien asistió también al velorio en el Ateneo, aseguró que “don Braulio era el padre entrañable de nuestro querido Braulio y una especie de padre artístico para todos nosotros. Se va una figura realmente cimera, pero nos deja el legado de su trabajo y lo más importante es que nos deja su hijo representando ese legado y haciendo lo propio”.

Los restos de don Braulio fueron llevados posteriormente -el mismo miércoles- al teatro que lleva su nombre en Bayamón, pueblo que lo vio nacer.

El eterno galán recibiría cristiana sepultura el jueves, en una ceremonia privada, en el cementerio Porta Coeli en Bayamón.

Total
0
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Leer más

David Begnaud: aliado boricua

Por Edgar Torres Para Fundación Nacional para Cultura Popular Minuto a minuto el corresponsal estadounidense de la cadena…
Total
0
Share