El Topo celebra sus 45

Por Edgar Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

La Sala Felipe “La Voz” Rodríguez del Centro de Bellas Artes de Caguas fue el escenario en el cual cantautor Antonio Cabán Vale, “El Topo”, recibió el pasado sábado el abrazo de un público entusiasta, que lo recibió de pie.

Al son del tema “Traigo en mi voz el cantar”, el compositor nacido en Moca, marcó el inicio de un espectáculo con el que cual marcaba la celebración de sus 45 años en la música.

Durante una hora y 20 minutos, el veterano intérprete abordó sus canciones emblemáticas – y algunos nuevos temas – para complacer a sus fieles admiradores.

“Estoy un poquito nervioso, pero es parte de la entrada. Estoy muy feliz y contento de estar aquí con ustedes… La música tiene el poder de armonizar las opiniones, las creencias”, manifestó con sinceridad el vocalista, que prosiguió con un popurrí compuesto por “Las manos del campo” y “Expresa lo que sientes”.

El poeta de la nueva canción boricua subrayó su sentir ante la presencia del público. “Gracias por estar aquí. Se los agradezco un montón, después de la pausa esa”, dijo refiriéndose a sus contratiempos de salud tras tres “bypass” a los que fuera sometido en el Hospital Cardiovascular en Río Piedras, en mayo de 2011, y sus subsiguientes complicaciones.

Tanto Adeán Cabán, hijo de “El Topo”, como el pianista Carlos “Tato” Santiago fueron dirigiendo al protagonista de la noche en este encuentro escénico, en el que estuvo acompañado por Vicente Ascencio en el bajo, José Eric Cabán en la batería, Javier Hernández en la percusión, Pedro Guzmán en el cuatro, A. Vázquez en el trombón y José Flores en la guitarra y coros junto a Benitza Flores. Adeán formó parte del coro y, también, fue telonero con un popurrí que incluyó “Porque tu mano es la mía” y “Canción del pueblo”, además de la pieza “Querida mía”.

“El Topo” dio sus primeros pasitos de baile al compás del “Seis milonguero”, logrando captar la atención de los asistentes, que no llenaron el recinto, pero sí tuvieron el mismo ímpetu de una multitud.

Antonio Cabán Vale “El Topo” se presentó en concierto en el Centro de Bellas Artes de Caguas. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)
Antonio Cabán Vale “El Topo” se presentó en concierto en el Centro de Bellas Artes de Caguas. (Foto Edgar Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular)
De principio a fin del concierto, Cabán Vale narró a la audiencia cómo fue su proceso de recuperación, a la vez que resaltó, “me siento contento y me hacía falta este reencuentro”.

La primera parte del espectáculo cerró con el cantante entonando “Dónde vas María”, “Amante corazón” y un popurrí de plenas.

El dúo Flor de Viento, compuesto por José Flores y Benitza Flores, impactó, entonces, a la concurrencia con “En un café de estudiante”, “Velero de amor” y el clásico “Antonia”, todas composiciones de El Topo.

En la segunda parte del espectáculo, Antonio Cabán Vale cantó -solo acompañado por su pianista- la danza “Paraíso de Luz”. Inmediatamente, interpretó la pieza “Caminando, caminando” junto a su guitarra: su principal cómplice.

La audiencia se estremeció con los temas -que ya son clásicos- “Solina, Solina”, “Flor de Amapola” y “Verde luz”, arrancando lágrimas y fuertes aplausos.

Con su blanca cabellera, símbolo de experiencia y -en su caso- entrega, y con más fuerza, tras recuperarse del peligroso percance de salud, el cantor seguirá aportando al pentagrama musical . Así lo expresó a su gente, resaltando que seguirá “trabajando y escribiendo” hasta que Dios se lo permita.

“Qué bonita Luna” y “Seis chorreao”, esta última junto al trovador Edgardo Degado, pusieron punto final al recital en medio de una ovación.

Total
0
Shares
Deja un comentario
Noticias relacionadas
Total
0
Share