Portada | Sobre nosotros | Comunícate | Donaciones    

Biograf�as Calendario
Noticias Tienda
   Untitled 1 San Juan, Puerto Rico

Don Manuel Méndez Ballester (1909-2009)
en su centenario

MMB
Manuel Méndez Ballester fue uno de los dramaturgos más prolíficos y exitosos del Siglo 20, pionero en varias fases del periodismo y uno de los gestores del Centro de Bellas Artes de Santurce.
(Archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Son muchos los nombres obligados cuando se aborda la historia del movimiento teatral en nuestro País durante el Siglo 20. Figuras como Emilio S. Belaval, Luis Rechani Agrait, Leopoldo Santiago Lavandero, Francisco Arriví, René Marques, Victoria Espinosa y Ramón Rivero “Diplo” – cuyo centenario también se conmemora este año – son los primeros que se pueden asomar a la memoria. Dentro de ese grupo es preciso ubicar una figura de trascendental importancia: Don Manuel Méndez Ballester, hombre cuyo legado va desde el llamado “arte de las tablas”, que fue la disciplina con la que más se le identificó, hasta su incansable labor en pro de la cultura en los medios masivos y en el campo político nacional.

Manuel Méndez Ballester vio la primera luz en Aguadilla, el 4 de agosto de 1909, en el seno de una familia originaria de San Sebastián del Pepino en la que abundaron los literatos y politicos destacados. Recibió educación esmerada e hizo sus pinitos como actor y escritor durante su etapa en la Universidad de Puerto Rico. En 1930, junto a Arriví, Belaval, Santiago Lavandero y Rafael Cruz Emeric creó la Sociedad Areyto que, en su momento, fue uno de los colectivos teatrales más activos en el recinto riopedrense. El arecibeño René Marqués se les uniría más adelante.

En 1940 escribió tres de sus obras consagratorias: las novelas “El clamor de los surcos” e “Isla cerrera” y el aclamado drama “Tiempo muerto” –

Ya adentrada aquella década comenzó a laborar de lleno en la Prensa diaria, sin abandonar la literatura y el teatro. En 1940 creó tres de las que serían sus obras consagratorias, de las cuales dos fueron novelas: “El clamor de los surcos” e “Isla cerrera”. La otra es considerada uno de los grandes clásicos de la dramaturgia puertorriqueña: “Tiempo muerto”, inspirada en las penurias económicas que asolaban a los campesinos trabajadores de los cañaverales luego de que terminaba cada zafra. Las tres fueron editadas por la Imprenta Baldrich. “Isla cerrera”, cuya historia se desarrolla en la época de la conquista y los albores de la colonización, se publicó en 1941. Se impone aclarar que, años más tarde, las dos novelas serían adaptadas al teatro.

Poco después se vinculó a WKAQ Radio como libretista y director de programas dramáticos y humorísticos. A partir de entonces se convertiría en mentor de buen número de nuevos valores artísticos, sobresaliendo, entre tantos más, Luis Odilia Font, a quien hizo debutar el la serie “El monge loco” cuando ella apenas contaba trece años de edad (1943).

En 1943 fundó una compañía que bautizó con el nombre de Sociedad General de Actores. Su primer montaje fue “Hilarión” – obra que recién le había editado la Imprenta Venezuela –, presentada en el Teatro Universidad de Puerto Rico bajo la dirección de Francisco Arriví con Rafael Benliza y María Judith Franco en los papeles protagónicos. Le siguió “Nuestros días”, pieza que al reponerse en años posteriores otros productores identificarían con el título de “El desamparado”.

En 1945 aportó el libreto a la zarzuela El misterio del Castillo”, cuya música fue creada por Arturo Somohano. Fue estrenada en el Teatro Tapia durante el mes de septiembre de aquel año con un reparto integrado, principalmente, por actores universitarios. Su éxito fue tan fenomenal, que registró un total de 35 funciones. Posteriormente volvería a ser montada – la mayoría de las veces por compañías menores o estudiantiles – y representada en centros culturales y teatros de municipios de las regiones Sur y Oeste. A nivel profesional, posiblemente la última vez que se llevó a la escena fue en el Centro de Bellas Artes de Santurce, entre el 26 de diciembre de 1981 y el 2 de enero de 1982, por Mario Pabón, Luis Reyes y Producciones Roma, compañía presidida por Manolito Rodríguez. El elenco fue integrado por Víctor Arrillaga, Annie Cátala, Tino García, Edmundo Rivera Álvarez, Luigi Rivera, Mike Román, Cucho Viera y el propio Pabón.

Fue mentor de gran número de actores que alcanzaron renombre –

En mayo de 1965 parte del elenco de Bienvenido Don Goyito celebraba su estreno en el Octavo Festival de Teatro Puertorriqueo. Al centro el actor protagonista Eln Ortiz.
En mayo de 1965 parte del elenco de “Bienvenido Don Goyito” celebraba su estreno en el Octavo Festival de Teatro Puertorriqueño. Al centro el actor protagonista Elín Ortiz.
(Foto Archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Mientras tanto, para 1948 este incansable aguadillano había mudado se centro de operaciones a WEMB / Radio El Mundo, ejerciendo las mismas funciones que en WKAQ. Aquí dio a conocer o, en algunos casos, impulsó las carreras de Eva Alers, Alicia Bibiloni, Laura Martell, Ray Francisco Quiñones, Manuel Pérez y el entonces niño Miguelángel Suárez, entre otros actores que alcanzarían renombre. No pocas veces, él también actuaba… aunque limitándose a personajes secundarios.

Durante el primer lustro de la década de 1950 llevó a los principales escenarios sanjuaneros, entre varias piezas más, “La condición humana” – que ya había sido estrenada en el Teatro Tapia, en 1947 –, “El paraíso perdido”, “Este desamparo” y “Un fantasma decentito”, que dantan, precisamente, de 1950, y “Es de vidrio la mujer” (1952). En algunas no sólo fue director, sino también actor.

En 1957, su obra “El milagro” lo hizo acreedor al Premio Fernando García al resultar triunfadora en un certamen auspiciado por el Ateneo Puertorriqueño. Dicha pieza, que se estrenaría al año siguiente, 1958, en el Teatro Tapia, es señalada por no pocos conocedores como una de las más representativas del denominado “teatro del absurdo” en la dramaturgia nacional.

Precisamente 1958 marcaría el punto de partida de una racha de éxitos resonantes en su trayectoria como maestro de la escena. Aquel año el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) inició el que sería tradicional Festival de Teatro Puertorriqueño. Y, Manuel Méndez Ballester estaría representado en la mayoría de sus temporadas anuales con piezas montadas, casi siempre, en el Teatro Tapia bajo la dirección de Leopoldo Santiago Lavandero. Para la edición inaugural de este evento, celebrado durante el mes de mayo, se seleccionaron cuatro obras: “La hacienda de los cuatro vientos” (de Emilio S. Belaval); “Los soles truncos” (de René Marqués); “Vegigantes” (de Francisco Arriví) y “Encrucijada”, del autor que ahora nos ocupa. Conformaron el elenco Eva Alers, Roberto Rivera Negrón, Luis Antonio Rivera, Ruth Cains, Benjamín Morales, Raúl Carbonell, Josefina del Mar y Sally Jessy.

La antes mencionada y galardonada “El milagro” constituyó su representación en la cartelera del 18 de mayo de 1961. En esta oportunidad, el reparto fue integrado por José Miguel Agrelot, José Ubaldo Aponte, Ónix Báez, Efraín Berríos, José De San Antón, Vicente Hernández, José Manuel Miranda, Juan Miranda Alfonso, Benito Palermo y Ricardo Palmerola.

El Quinto Festival de Teatro Puertorriqueño trajo del vuelta al candelero a su aclamado drama “Tiempo muerto” la noche del 10 de mayo de 1962. Esther Sandoval, Víctor Arrillaga, Benjamín Morales, Horacio Olivo, Myrna Vázquez y Alberto “Beco” Zayas fueron los protagonistas. Ese mismo año, el Instituto de Cultura Puertorriqueña publicó el compendio de su obra.

La sexta temporada fue inaugurada el 9 de mayo de 1963 con su pieza “La feria”, que plantea la lucha del hombre por adaptarse a los avances tecnológicos de la vida moderna. Este montaje tuvo un elenco bastante nutrido: José Luis “Chavito” Marrero, Gladys Aguayo, Juan Carlos Santa Cruz, Ángel F. Rivera, Olga de Carlo, Fernando J. Bezares, Zhaydée Betances, Mario Alfonso, Luis Antonio Cosme, Crucita del Moral, Mona Durand, Juan González, Charlie Gibbs, Lydia María González, Horacio Olivo, Francisco Prado, Jaime Ruiz Escobar, Carlos Ramírez, Allan Sagué Jr., Carlos Vellones y Luis Vera.

A Elín Ortiz Reyes, el personaje titular de “Bienvenido don Goyito”
le significó el de mayor trascendencia en su carrera actoral –

Don Manuel Mndez Ballester (al centro) posa para el lente junto al elenco de la obra Tiempo muerto. De izquierda a derecha aparecen los actores Angel Domenech, Jorge Dieppa, Jos Luis Chavito Marrero, Mercedes Sicardo, Ernesto Concepcin hijo y Blanca Lissette Cruz.
Don Manuel Méndez Ballester (al centro) posa para el lente junto al elenco de la obra “Tiempo muerto”. De izquierda a derecha aparecen los actores Angel Domenech, Jorge Dieppa, José Luis “Chavito” Marrero, Mercedes Sicardo, Ernesto Concepción hijo y Blanca Lissette Cruz.
(Archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

El Octavo Festival de Teatro Puertorriqueño vio nacer, la noche del 6 de mayo de 1965, a uno de los personajes más emotivos y queridos que han aparecido en un escenario de nuestra patria: el titular de “Bienvenido don Goyito”, cuyo texto satiriza la corrupción y el deterioro de los valores morales que nos inculcaron nuestros padresy abuelos. Al gran actor Elín Ortiz Reyes le significó su papel de mayor trascendencia. Este histórico montaje tuvo como director al insigne José Luis “Chavito” Marrero, fallecido recientemente. El elenco fue completado por Marcos Betancourt, Alicia Bibiloni, Walter Buxó, Ruth Cains, Raúl Carbonell, Gilda Galán, Charlie Gibbs, Martita Martínez, Esther Marí, Alicia Moreda, Jorge Ortiz, Edmundo Rivera Álvarez, Francis Santiago Del Río, Estrella Artau, Luis Umpierre y el propio director Marrero. Ante su éxito, al año siguiente, 26 de mayo de 1966, retornó al Teatro Tapia, como parte del programa del Noveno Festival, básicamente con el mismo elenco, aunque tres de los actores del primer montaje fueron reemplazados por Félix Antelo, Mercedes Menéndez y Mercedes Sicardó.

Es importante subrayar que, constantemente, por lo menos la mayoría de las obras de Manuel Méndez Ballester se llevaban a otros escenarios por productores independientes y colectivos estudiantiles. Estos últimos las preferían por el carácter costumbrista – o puertorriqueñista – de sus textos.

El estreno de la farsa en tres actos “¡Arriba las mujeres!”, que dirigió José Luis “Chavito” Marrero, con Myrna de Casenave y Ofelia D’Acosta como protagonistas, hizo latente su presencia en la undécima temporada del Festival de Teatro Puertorriqueño (1968).

Don Manuel fue uno de los primeros analistas políticos y promotores culturales en la radio y en la televisión de Puerto Rico –

Paralelamente a su incesante quehacer como dramaturgo, también desempeñaba una notable actividad cultural en todos los medios de Comunicación. En 1970, por ejemplo, fue colaborador habitual del programa “La gente y su cultura”, que el presentador y productor argentino Augusto Bonardo mantenía en Telemundo / Canal 2. Ese mismo año, su nombre volvió a brillar en el Festival – edición 13 –, que le estrenó “La invasión” – subtitulada “Asomante” –, bajo la dirección de Alberto Machuca. Esta misma pieza se repondría catorce años más tarde, marzo de 1984, en la temporada número 25, producida por la Compañía Teatral La Máscara y dirigida por Axel Anderson. Encabezaron el elenco: María Judith Franco, Ángel Domenech, Ángela Meyer, Juan Carlos Santa Cruz y Carlos Aníbal Vázquez. Por otro lado, se recuerda que, casi paralelamente al estreno de “La invasión” también aconteció el de “Jugando al divorcio”.

En 1974, “Tiempo muerto” volvió a ser incluida en la cartelera del Festival de Teatro Puertorriqueño – edición 16 – montada por la Compañía Teatral Ponceña en el Teatro La Perla. Tres años después, 1977, en el marco de la edición 19 del mismo evento, regresó al Teatro Tapia producida por Tablado Puertorriqueño. En 1986 se presentó en la Sala Experimental René Marqués del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, en Santurce, bajo la dirección de Dean Zayas. Otra vez, en el mismo escenario, producida por la Compañía Teatral Ponceña de Benito Mateo, con Víctor Arrillaga, Idalia Pérez Garay, José Luis “Chavito” Marrero, Alba Nydia Díaz, Pedro Orlando Torres, Jaime Montilla y Braulio Castillo, hijo, a partir del 4 de marzo de 1987. Finalizó el Siglo 20 en su sala más tradicional, el Teatro Tapia, producida por la Compañía Teatro del ’60 y dirigida por Alexis Gueito entre el 17 y el 26 de septiembre de 1999.

La temporada número 41 del Festival, mayo de 2000, con que “Tiempo muerto” recibió el nuevo milenio en la Sala Experimental René Marqués del Centro de Bellas Artes de Santurce, volvió a tener como figuras protagónicas a los esposos José Luis “Chavito” Marrero y Mercedes Sicardó. El 12 de enero de 2002, la compañía Tablado Puertorriqueño la trajo de vuelta a este recinto con un elenco conformado por “Chavito”, Johanna Rosaly, Yamil Collazo, Kidany Lugo y René Monclova. En febrero de 2007 fue llevada al Centro de Bellas Artes de Caguas. Alba Nydia Díaz y Braulio Castillo, hijo, encarnaron personajes protagónicos en esta versión.

Pero, siguiendo la cronología del Festival, antes de las referidas reposiciones de “Tiempo muerto”, en 1975, la Compañía Teatral La Máscara había presentado “Los cocorocos” en la cartelera de la temporada 17 que, como era habitual, tenía como principal escenario el Teatro Tapia. La dirección fue asumida por Axel Anderson, mientras que el elenco fue integrado por Miguel Ángel Álvarez, Iris Martínez, Horacio Olivo, Delia Esther Quiñones, Orlando Rodríguez y Luis Vera. La producción general estuvo a cargo de Helena Montalbán. En 1980, el mismo colectivo actoral volvió a presentarla allí, básicamente, con el mismo reparto y, en 1981, la Compañía Tierraviva la montó como parte del Tercer Festival de Teatro de Caguas. Trece años después, 1994, en la Sala Experimental René Marqués, del CBA de Santurce, Productora de Comedias Inc. la presentaría bajo la dirección de Rafael Gilot.

En el interín, 1979, la compañía Nueva Comedia, Inc. le estrenó “El circo”, comedia en dos actos que se incluyó en el programa del Vigésimo Festival, en el que también se repuso “Bienvenido don Goyito”, dirigida por Iván Avilés Morris.

En 1987 se le dedicó la edición número 28, cuya cartelera volvió a incluir a “Tiempo muerto”, bajo la dirección de Dean Zayas, y “Los cocorocos”, dirigida por Rafael Gilot. Ambos montajes se realizaron en el Centro de Bellas Artes de Santurce. Durante las mismas fechas, en el Teatro de la Universidad del Sagrado Corazón subió a escena “¡Arriba las mujeres!”, bajo la dirección de Edgar Quiles Ferrer.

Por su parte, el productor Manuel “Maíto” Fernández Cortines llevó a la Sala Experimental René Marqués, de CBA, otra versión de “Bienvenido don Goyito” el 14 de abril de 1988, con “Chavito” en el personaje principal. Mercedes Sicardó, Raquel Montero, Darisabel Isales, Mara Croatto, Gilda Galán, Tito Negrón, Nellie Jo Carmona, Rocky Venegas, Ronald Flores, Piolo Hernández, José Morena y Carlos A. Ruiz integraron el reparto.

A él se le acredita el primer intento legislativo para la construcción
del Centro de Bellas Artes de Santurce, mientras era miembro de la Cámara de Representantes, en 1966 –

En ocasin de ser reconocido por el Crculo de Crticos de Teatro de Puerto Rico, don Manuel Mndez Ballester comparte con la actriz Helena Montalbn y los crticos Ileana Cidoncha y Thomas Noel.
En ocasión de ser reconocido por el Círculo de Críticos de Teatro de Puerto Rico, don Manuel Méndez Ballester comparte con la actriz Helena Montalbán y los críticos Ileana Cidoncha y Thomas Noel.
(Foto Archivo Fundación Nacional para la Cultura Popular)

En 1991, el ICP editó la obra, en dos tomos, “Teatro de Manuel Méndez Ballester”, escrita por Francisco Arriví. Su imparable creatividad culminaría ya en el umbral del venidero milenio y cuando ya se aproximaba a los 90 años de edad. “Julia de Burgos y su amante secreto” y “Las agues turbias del pasado – o “Encrucijada refundida” – son ejemplos de sus últimos trabajos (1998). Ya para entonces, varias de sus obras, establecidas como clásicas o estándares, se habían presentado en salas de Nueva York y de otras plazas hispanas de Estados Unidos.

Es importante añadir el dato de que don Manuel Méndez Ballester fue militante fundador del Partido Popular Democrático (PPD) y, a pesar de que durante largos años no aspiró a ejercer cargo político alguno – su única participación dentro de la política era a través de sus columnas de análisis en la Prensa diaria y en revistas como “Alma Latina” y “Bohemia”, así como en su desempeño como comentarista en programas radiales y televisivos –, a partir de 1960 entró de lleno a este campo. En 1962 fue designado para ocupar el escaño dejado vacante por Federico Cordero en la Cámara de Representantes y, en los comicios de 1964, fue elegido para un nuevo término.

A él se le atribuye el primer intento legislativo para la construcción del Centro de Bellas Artes de Santurce, habiendo radicado el proyecto correspondiente en 1966. El mismo fue aprobado, tanto por la Cámara como por el Senado, al año siguiente. Desafortunadamente, el gobernador de turno, Roberto Sánchez Vilella, lo vetó alegando que su aprobación fue “prematura”.

Don Manuel Méndez Ballester falleció en San Juan, el 23 de enero de 2002, a la edad de 92 años.


24/jul/09

 

^regresar arriba


Portada | Biografías | Calendario | Noticias | Tienda
Sobre nosotros | Comunícate | Donaciones

©2014 Fundación Nacional para la Cultura Popular



Pijuan
Abanderado 2014





Web premiada con el Premio OX